anticiclónico

(redireccionado de anticiclónica)

anticiclónico, -ca

 
adj. Relativo al anticiclón.
Ejemplos ?
Por último, los cumulonimbos generan chubascos a su paso con lo que van perdiendo energía y se van deteniendo poco a poco, pero esos chubascos han dejado una huella ovalada acuosa en el suelo (charcas y lagunas) que actúa (lo mismo que los ríos en la imagen satelital de la desembocadura del Amazonas) como una área anticiclónica que impide que nuevos cumulonimbos descargue su lluvia allí: el cumulonimbo que sigue rodea por la derecha la zona ovalada dejada por la lluvia precedente dando origen así a una repartición bastante homogénea de las precipitaciones a lo largo y ancho de la cuenca amazónica.
Ello se debe a la situación anticiclónica típica en las noches y en las madrugadas (subsidencia de aire frío más pesado dejando el cielo libre de nubes), explicada en el artículo sobre la diatermancia.
La corriente en chorro subtropical suele situarse al sur de Andalucía, pero en verano la corriente en chorro subtropical puede dominar plenamente Andalucía generando una situación anticiclónica ligada al dominio del Anticiclón tropical de las Azores.
En él tiene lugar el encuentro frontal-alternado de masas de aire cálido- húmedo, de origen tropical- marítimo, procedente del anticiclón del Atlántico Sur con la masa de aire frio- seco, procedente de la célula anticiclónica del Pacifico Sur, dependiendo de tal juego las condiciones térmicas- hídricas del tiempo.
Ej: en Albuñol en 1973 cayeron 600 mm (320 entre las 11-12 horas y 280 mm entre las 16-17 horas), teniendo esta zona una precipitación media anual de 200 mm. Tipos de tiempo que genera: Pantanos barométricos: no hay una situación predominante ni ciclónica ni anticiclónica.
La presión normal a nivel del mar es de 1013 hPa, cuando está por debajo podemos hablar de una situación ciclónica y cuando está por encima de una situación anticiclónica.
En cuarto lugar, el trazado de las isóbaras a nivel de superficie no coincide exactamente con el de ese trazado a una altura de, por ejemplo, 15 km, ya que existe cierto desplazamiento en altura hacia el noroeste (nos referimos al hemisferio norte) debido a que a nivel de superficie, por la mayor presión atmosférica, el aire se mueve en sentido horario sobre una superficie extensa y alargada, mientras que el aire ascendente, más húmedo y cálido sube con un movimiento antihorario, desplazándose así hacia la zona anticiclónica del noroeste y extendiéndose en altura, fenómeno similar al de una explosión atómica.
Las dos corrientes ya fusionadas, se desprenden del borde continental y circulan con dirección sudeste alejándose del continente americano, para constituir la celda de recirculación anticiclónica del Atlántico Sur.
La corriente del Golfo nace en el estrecho de Florida. Es la corriente de borde oeste de la circulación anticiclónica del Atlántico norte.
Y en el caso de una típica vaguada ubicada entre el Caribe y el Atlántico, con un eje del suroeste al noreste, el área anticiclónica más estable y con mayor presión siempre es la del noroeste.
Estas plumas afectan a la Península Ibérica durante los meses cálidos, de Mayo a Septiembre, inducidas por la actividad anticiclónica estacional, y sólo se producen esporádicamente en primavera y otoño.
En la temporada que va aproximadamente de noviembre a abril, las variaciones del tiempo y el clima se hacen más notables, con cambios bruscos en el tiempo diario, asociados al paso de sistemas frontales, a la influencia anticiclónica de origen continental y de centros de bajas presiones extratropicales.