antibiótico

(redireccionado de antibióticos)
Búsquedas relacionadas con antibióticos: antibiotica

antibiótico, a

1. adj. BIOLOGÍA Que combate las bacterias y otros microorganismos patógenos las propiedades antibióticas de una sustancia.
2. s. m. FARMACIA Sustancia química producida por microorganismos, o fabricada por síntesis, capaz de eliminar o inhibir el crecimiento de otros organismos.

antibiótico, -ca

 
adj. Destructor de la vida.
m. biol. y med. Sustancia producida por un microorganismo y que utilizada a muy grandes diluciones paraliza o impide el desarrollo de otras especies microbianas. Con el progreso de la farmacología la definición de antibiótico se ha visto ampliada, puesto que actualmente muchos de ellos son de origen sintético.

antibiótico, -ca

(antiˈ��jotiko, -ka)
abreviación
farmacología que combate los microorganismos que producen infecciones la acción antibiótica de la penicilina

antibiótico


sustantivo masculino
farmacología sustancia química para combatir infecciones El médico me recetó un antibiótico.
Traducciones

antibiótico

antibiotic

antibiótico

Antibiotikum

antibiótico

antibiotique

antibiótico

antibioticum

antibiótico

antibiotika, antibiotikum

antibiótico

antibiotikum

antibiótico

antibiotika

antibiótico

antibiootti

antibiótico

antibiotik

antibiótico

抗生物質

antibiótico

항생 물질

antibiótico

antibiotikum

antibiótico

antybiotyk

antibiótico

antibiótico

antibiótico

ยาปฏิชีวนะ

antibiótico

antibiyotik

antibiótico

thuốc kháng sinh

antibiótico

抗生素

antibiótico

антибиотик

antibiótico

抗生素

antibiótico

אנטיביוטיקה

antibiótico

ADJ & SMantibiotic

antibiótico -ca

adj & m antibiotic; — de amplio espectro broad-spectrum antibiotic
Ejemplos ?
140. Enfermedades producidas por la exposición a antibióticos. (Penicilina, estreptomicina y otros similares de amplio o mediano espectro).
Una vez diseminadas por las vías respiratorias, estas bacterias se adaptan al medio y desarrollan resistencia a los antibióticos convencionales.
Alrededor de un 5% a un 30% de las personas que sufren la legionelosis fallecen, especialmente si se han retrasado los tratamientos antibióticos.
En tratamientos prolongados, varios de los antibióticos más comunes (como la tobramicina y la vancomicina) pueden causar pérdida de audición por ototoxicidad o problemas en los riñones.
El moco glutinoso estimula el desarrollo de microambientes bacterianos (biofilms) que resultan difíciles de penetrar para las células inmunes y los antibióticos.
En cuanto al retraso en el crecimiento, se procura contrarrestarlo mediante la inserción de un tubo de alimentación (gastrostomía) para aumentar así la ingesta de calorías a partir de nutrición adicional; también se administran con este fin inyecciones de hormona de crecimiento. Las infecciones de los senos paranasales suelen tratarse con un prolongado régimen de antibióticos.
Además de la infección bacteriana, los pacientes con FQ están predispuestos a la colonización fúngica por la capacidad que tiene algunos hongos de colonizar la vía respiratoria inferior y por los frecuentes ciclos de antibióticos que precisan para el control de la enfermedad.
Un aspecto fundamental en la terapéutica de la Fibrosis Quística es el control y tratamiento del daño pulmonar causado por el moco espeso y por las infecciones, con el objeto de mejorar la calidad de vida del paciente. Para el tratamiento de las infecciones crónicas y agudas se administran antibióticos por vías intravenosa, inhalatoria y oral.
Los antibióticos se prescriben siempre que exista sospecha de neumonía o se constate deterioro en la función pulmonar. Habitualmente, se los escoge en función del historial de infecciones que afectaron al paciente previamente.
Muchas de las bacterias comunes en la fibrosis quística son resistentes a gran cantidad de antibióticos y requieren semanas de tratamiento intravenoso con vancomicina, tobramicina, meropenem, ciprofloxacina y piperacilina.
Asimismo, es frecuente la indicación simultánea de antibióticos administrados por inhalación, como la tobramicina, la colistina y la gentamicina, por varios meses, con el objeto de mejorar la función pulmonar impidiendo la proliferación bacteriana.
Algunos antibióticos orales como la ciprofloxacina o la azitromicina se utilizan a veces para ayudar a prevenir la infección o para controlarla una vez que está en curso.