anteridios


Búsquedas relacionadas con anteridios: espora, gametofito, anterozoide, arquegonio

anteridios

 
m. pl. bot. Órganos sexuales masculinos de las plantas talofitas, briofitas y pteridofitas.
Ejemplos ?
Las microsporas también son diseminadas por el viento para germinar en el suelo formando el gametofito masculino haploide formador de anteridios.
Cuando los anterozoides maduran se desintegran las paredes de los anteridios, y salen al exterior y se quedan nadando en el agua.
En la madurez se forman cuerpos reproductivos en conceptáculos situados en el interior de receptáculos que se forman cerca de las puntas de las ramas. En estos conceptáculos se producen oogonios y anteridios y después de la meiosis son liberados.
Las espermatofitas o antofitas pueden definirse como cormófitas donde la alternancia de generaciones se da en forma enmascarada, ya que el gametofito se desarrolla dentro de las estructuras del esporofito (incluso en los grupos más primitivos todavía pueden observarse anteridios y arquegonios).
A diferencia de otras briofitas, el óvulo que producen los arquegonios y los espermatozoides que producen anteridios no están rodeados por hojas periquetiales u otros tejidos protectores.
Los órganos sexuales se sitúan en los ápices de las ramificaciones y habitualmente los masculinos suelen estar próximos a los femeninos, aunque en ciertas especies dioicas hay un dimorfismo sexual. Los anteridios se forman normalmente a partir de una célula superficial por bisegmentación.
El anteridióforo consta de un pedúnculo alargado rematado por un disco ancho octolobulado donde se hallan embutidos en criptas los anteridios.
Ann Arbor, University of Michigan Press Los órganos reproductivos tienen forma redondeada y forman hinchazones sobre las ramas, usualmente a pares. En los conceptáculos, después de la meiosis, se producen oogonios y anteridios que luego son liberados.
En todas las briófitas los órganos sexuales suelen encontrarse en la terminación de ramas especiales, más o menos protegidas. Sólo en ciertas hepáticas talosas y en los antocerotes, los anteridios y arquegonios se hallan empotrados en el talo.
Se informó por primera vez en 1993 en la Islas Aleutianas de plantas fértiles con anteridios y esporofitos, y las estructuras eran claramente de la forma que se encuentra en los musgos primitivos.
Además de poseer esporofito multicelular con etapa de embrión, las embriofitas se caracterizan por poseer estructuras reproductivas multicelulares tanto en el esporofito (los «esporangios») como en el gametofito (los «anteridios» y «arquegonios»), como también cutícula, y esporas de pared gruesa con característica marca trilete.
En años recientes, estudios paleobotánicos cuidadosos han revelado que algunos fósiles de embriofitas tempranas son en realidad los gametofitos haploides, portando anteridios y arquegonios (Remy 1982, Remy et al.