antepuesto

antepuesto, -ta

 
adj. Que está colocado delante de algo.

antepuesto, -ta

(ante'pwesto, -ta)
participio
puesto delante de otro El prefijo antepuesto denota negación.
Traducciones

antepuesto

ADJpreceding, coming before
Ejemplos ?
Ahora deja que quien la buscó, por quien no es huérfana esta vejez, se lleve lo que por sus méritos y con la voz se ha pactado, y que él no a ti, sino a una cierta muerte antepuesto fue, entiende” Él nada repuso, sino que tanto a él como a Perseo con rostro 30 alternativo mirando, si acuda a éste ignora o a aquél, y demorándose brevemente, blandida con las fuerzas su asta cuantas la ira le daba, inútilmente, a Perseo le manda.
Ella, tan pronto como maduró en sus casaderos años, 335 antepuesto a todos, al Laurente entregada, a Pico, fue, rara ciertamente por su faz, pero más rara por su arte del cantar, de donde Canente se le llamaba: los bosques y las rocas mover y amansar las fieras y las corrientes largas demorar con la boca suya, y los pájaros errantes retener, solía.
Nuestra economía no podía tolerar por más tiempo la subordinación que implicaba tener más del 80% de sus exportaciones en manos de un reducido grupo de grandes compañías extranjeras, que siempre han antepuesto sus intereses a las necesidades de los países en los cuales lucran.
47 Porcio y Socratión, las dos siniestras de Pisón, sarna y hambre del mundo / pura, ¿a vosotros ha antepuesto a mi Veraníolo y a mi Fabulo el capullo de Priapo aquel?
Desde que fuimos llamados a esta sede de Pedro, no por nuestros méritos sino por la divina misericordia, hemos sabido que sois reyes y príncipes verdaderamente católicos, como siempre supimos que erais y como lo demuestran a casi todo el mundo vuestras obras conocidísimas, ya que no habéis antepuesto nada a ella...
Fundado en estas razones, Labeón opinó que debíamos colocar y contar a Platón entre los semidioses, como a Hércules y Rómulo; y respecto de los semidioses, les pospone o coloca en el orden siguiente a los héroes, aunque a unos y otros coloca entre los dioses; pero Platón, a quien llama semidiós, no dudo debe ser preferido y antepuesto, no sólo a los héroes, sino a los mismos dioses.
Escila, después que al estrecho bajadas nadar las quillas, y que no le aprestaba ese general los premios a ella de su crimen, vio, 105 consumidas las súplicas, a una violenta ira pasó y tendiendo sus manos, furibunda, esparcidos sus cabellos: “¿A dónde huyes”, exclama, “a la autora de estos méritos abandonando, oh, antepuesto a la patria mía, antepuesto a mi padre?
A la que tal intentaba: “Antes –dice– en la superficie frondas –Glauco–, y en los supremos montes nacerán algas, que en vida de Escila se muten nuestros amores.” Se indignó la diosa, y por cuanto dañarle a él mismo 40 no podía –ni quería, amándole–, se encona con la que a ella habíase antepuesto, y de su Venus por el rechazo ofendida en seguida infames pastos de horrendos jugos juntos maja, y triturados hecateios encantos les mezcla y de azules velos se viste y a través de su tropel 45 de fieras aduladoras sale de mitad de su aula y dirigiéndose, opuesto contra las rocas de Zancle, hacia Regio, entra en el bullir de las hirvientes olas, en las cuales como en sólida tierra pone sus huellas y recorre sobre lo alto las superficies a pies secos.
Así, pues, si el padre prolonga por un momento su reposo es en obsequio de esta realización de deseos. El sueño quedó antepuesto aquí a la reflexión del pensamiento despierto porque le era dado mostrar al niño nuevamente en vida.
A los cuales, sin embargo, en los libros de las cosas divinas, dijo que, según el orden analítico que habla observado en escribir, con razón los, había antepuesto, así como debe ser preferido el pintor a la tabla pintada, el arquitecto al edificio, confesando con toda claridad que estas cosas divinas, igualmente que la pintura y el edificio, son instituciones que deben su erección a los hombres.
Que osó también él solo a lanzarse de Héctor contra las armas 275 se cree él, olvidado del rey, de los jefes y de mí, noveno él en ese servicio, y antepuesto por regalo de la suerte.
¿Acaso inanes palabras los vientos llevan, y los mismos, ingrato, tus quillas? 135 Ya, ya no es admirable que Pasífae un toro haya antepuesto a ti: tú más fiereza tenías.