anteayer


También se encuentra en: Sinónimos.

anteayer

adv. En el día anterior al de ayer anteayer finalizó el plazo para presentar las instancias.

anteayer

 
adv. t. En el día que precedió inmediatamente al de ayer.

anteayer

(anteaˈʝeɾ)
adverbio
en el día anterior al de ayer el debate de anteayer
Traducciones

anteayer

thedaybeforeyesterday, the day before yesterday, day before yesterday, ereyesterday

anteayer

vorgestern

anteayer

avant-hier

anteayer

eergisteren

anteayer

anteontem

anteayer

前天

anteayer

前天

anteayer

předevčírem

anteayer

i forgårs

anteayer

그저께

anteayer

ADVthe day before yesterday

anteayer

adv. the day before yesterday.

anteayer

adv the day before yesterday
anteayer 
Ejemplos ?
En una parte de ella había unos paquetes de cecina de atún, y en la otra un par de docenas de crustáceos rojos, el bicho antipático que es todo tripa y tenazas. El vendedor me ofreció su mercancía, diciendo: -Lo más fresco. Anteayer andaban estos cangrejos en los peñascos de la Isla...
-No; es dinero -dijo míster Peggotty desplegando a medias diez libras-; como puede usted ver, hay escrito por dentro del envoltorio: « De parte de una amiga verdadera». Pero la primera carta la habían echado por debajo de la puerta y esa ha venido por correo anteayer.
yo no soy hombre de palabras de ayer ni de anteayer, ni aun desde que tú hablas á tu siervo; porque soy tardo en el habla y torpe de lengua.
Hace ya tiempo que yo andaba tras él por borracho y ratero. Anteayer, sin ir más lejos, robó una docena de botones en una tienda.
Alteza, ya sois un hombre, pero, desde muchacho y aun desde niño, estáis en contacto con lo mejor y más granado de España: anteayer con los militares y los trabajadores, ayer con los marinos y los deportistas, hoy con los aviadores y los poetas, mañana con los universitarios y los estudiosos y siempre con los españoles que viven y sueñan a nuestro mismo compás, a ese compás que —bien mirado— no es nuestro ni de ellos, sino común y compartido.
Ello reviste especial importancia para el Gobierno de las Fuerzas Armadas, entre las cuales desde anteayer debe incluirse oficialmente al Cuerpo de Carabineros de Chile, ya que dice relación con un aspecto capital.
Así murmura: «donde está usted estuvo anteayer el señor secretario de la Dirección General de la Estadística», o si no, con más siglo aún: «vino a consultarme una persona que desempeñó trascendental papel en los sucesos políticos de fines del 89».
no; fue anteayer, el médico se me acercó y después de hacerme jurar por todos los santos que no te diría una palabra, me dijo que tuviera cuidado porque a pesar de tu buen aspecto estabas gravemente tuberculoso...
¿Se anima a que vayamos mañana a echar una ojeada a su yerba? —Muy bien; así veo yo también cómo anda eso —concluyó Morán, agregando para sí—: Ahora sé por qué ibas anteayer a saludarme...
Este mozo que digo, viniendo allá anteayer del baño, vio estar sentado en casa de un barbero, y como vio que lo afeitaban, mandome a mí que secretamente tomase de los cabellos que le habían cortado y estaban en el suelo caídos; los cuales, como yo comencé a coger a hurto, el barbero me vio, y como nosotras somos infamadas de hechicerías, arrebató de mí riñendo y deshonrándome, diciendo: «Tú, mala mujer, no cesa cada día de hurtar los cabellos de los mancebos bien dispuestos que aquí se afeitan; por Dios, si de esta maldad no te apartas, que sin más tardanza lo digo a los alcaldes y te pongo delante de ellos.» Diciendo y haciendo, lanzó la mano en medio de mis pechos con gran ira, y buscando sacó los cabellos que ya yo tenía allí escondidos.
Creí que no llegaría nunca, tanta era la prisa que tenía por estar en tus brazos; una hora antes de partir, he temblado de miedo a que fuera imposible venir; mi madre se oponía rotundamente a este delicioso viaje; pretendía que no era conveniente que una joven de mi edad viniese sola; pero mi padre la había golpeado tanto anteayer que una sola de sus miradas ha dejado anonadada a la señora de Mistival; ha terminado por consentir lo que me concedía mi padre, y he acudido corriendo.
¡Qué dolor de cabeza!... Bueno. Estábamos casados desde hacía siete meses y anteayer murió. ¿No es esto?... Es la mancha hiptálmica.