Ejemplos ?
-¡Pero, señor! ¿Qué ha hecho ese hombre para que lo persigan ansina? La gente, descorazonada con el anuncio de ser falsa la noticia, desahogó su mal humor contra el que hacía inocentemente la pregunta.
Deje nomás que entre Oribe y tome a Montevideo, que hemos de tener bureo como Rosas me lo escribe. Conque ansina, dotorcito, a todas digamelés, que he de volver otra vez, ¡que me anden con cuidadito!
Güeno..., vah'a buscar toditos loh' enamoraos; ai está el mulato Serbiliano, y los dos teros, y Filomeno, lo mesmo que el chueco y Mamerto y Anacleto... Güeno: el rancho va'star solo, ansina que te lo yevás todos, y al que le guste que le prienda; pero con la alvertencia...
Mira bien que os cuadre que ansina lo oyera, Que Dios no pudiera hazerla más que madre; El qu'era su Padre, oy d'ella nasçió, Y el que la crió, su Hijo se dixera.
-Es malo mesmo el sol... El estanciero, lleno de compasión por aquella pústula, protestó: —Ciego, es una herejía dejar vivir a un bicho ansina.
Rezusitando vinchas y melenas, Como dijo el Fiscal el día e la vista, Pa encajarme diez años de condena?... ¡Y qué hacerle al dolor si soy ansina, Y ansinita he de ser hasta que muera!...
¿Que es esto dir p'atrás como el cangrejo, Resucitando vinchas y melenas, Como dijo el Fiscal el día e la vista, Pa encajarme diez años de condena? ¡Y qué hacerle al dolor si soy ansina, Y ansina he de seguir hasta que muera!
MAURICIO BALIENTE Ansina yo me he esplicao por la queja que usté dio, no es el general, crealo quien nos deja tan tiraos; son unos cuantos letraos mala plaga de este país, que el diablo les diera mais en vez de pluma y tintero; o alfalfa de algún potrero y otras yerbas, ¡e ainda mais!
Ella no se considera viuda del todo, hasta que pueda ponerse luto. —Sin embargo socio, usté compriende que ansina la firma no va a poder seguir...
Si es cosa que hace rabiar ¡Cómo esos hombres, canejo con tan cobardes manejos nos quieren embozalar! CENTURIÓN Si han hecho lo que han querido, algo ansina me ha pasao, fi por ver al condenao del Juez de Paz del Perdido...
Pero que tiempo sobraba si quería arrepentirse, porque él antes de morirse tenerlo a su lao desiaba, y en calzando, le ofertaba el bocao más dulce y tierno que haber pueda en el Gobierno para que ansina callara, y tan fiero no lo ajara con su lengua del infierno.
A poco de negociar Y cuando usté ni se sueña, Se le atracan ala dueña Del potrerito arrendáo Y le pagan al contáo Casas y campo y monte y leña. Y toditos son ansina; Mientras no hayan güena suegra Se arranchan con cualquier negra Que de balde les cocina.