ansias


También se encuentra en: Sinónimos.

ansias

('ansjas)
sustantivo femenino plural
efecto de molestia estomacal que puede terminar en vómito El paseo en barco le produjo grandes ansias.
Sinónimos

ansias

sustantivo femenino plural
Ejemplos ?
Qué rústica flora sembrar poesía al dolor que añora su ausente armonía. Qué voz tan dispersa en mi ruta de ansias. Qué locas vagancias, mis letras perversas.
Así con largo afán tras la mentira recorren la mansión sin fruto alguno; y tantas son sus ansias y deseos que no saben partir y quedan reos.
Y una hora después, en tanto que el señor Cristóbal les veía partir con el júbilo retratado en el rugoso semblante desde un corte de terreno, en las afueras del pueblo, y las dos viejas lloraban silenciosas, cada una en un rincón de una de sus habitaciones, mirándose mutuamente de cuando en cuando con insondable tristeza; a los rientes rayos del sol, en un ambiente primaveral y bajo un cielo radiante, cruzaba la polvorienta carretera flanqueada por ventas blanquísimas, por copudos árboles y por apiñados pencares, al airoso trote castellano de su gallardo Cartujeño, Paco Cárdenas, a cuya cintura aferrábase Clotilde con ansias de amor y de caricias...
Y profundamente melancólico, vacilando en los senos de las dificultades y las amenazas de los riesgos, no pudo engañar la atención afectuosa de su mujer, que en su fatiga conoció padecía interiormente las ansias de alguna determinación dificultosa y intrincada.
Con estas ansias diferidas la dio un desmayo que, no pudiendo tenerse en pie, entre sus criadas cayó sin algún sentido, tan mortal en la color y falta de voz y respiración, que juzgándola por muerta las mujeres que la asistían, mezclaron los llantos en un rumor desconsolado y lastimoso, de que se ocasionó decir los que le oían que Porcia era muerta; y llegando esta nueva, Bruto, no la creyendo, con ánimo invencible, no quiso dejar el negocio público por el suyo, aunque le era de tan inmenso dolor.
Granada era tu lecho de muerte, Doña Juana: Los cipreses tus cirios, La sierra tu retablo. Un retablo de nieve que mitigue tus ansias ¡Con el agua que pasa junto a ti!
A llorar nos había condenado Enemigos feroces me quitaban Cuanto deseaban Mis ansias tiernas Iras eternas Han perseguido Mi pecho herido Y hoy sobre el tanto males dan de nuevo, Y hasta las heces su amargura prueban.
GOÍSTAS: ¿veis las olas esas que al náufrago arrancan la tabla de que se asiera en sus agónicas ansias, hundiéndole para siempre del abismo en las entrañas?
CELESTINA Ya te escucho; empieza tu amarga historia. DOÑA ANA De un amante di atención a las ansias amorosas. CELESTINA Poco a poco, que estas cosas piden gran cuenta y razón.
Ante la catástrofe, se establecería la absoluta igualdad, vanamente soñada desde el origen de la especie. El rey, el millonario, el mendigo, a una misma hora exhalarían el suspiro postrero, entre idénticas ansias.
El temor, la cobardía, el miedo a tu desprecio, a la tortura de no poder continuar mirando tu rostro y tu cuerpo... cuerpo prohibido para mis manos y para mis ansias, me lo impide.
-murmuró como si hubiera hallado el complemento de sus ansias y su voz, ufana y sin cadenas, resonó en el espacio, embriagada de felicidades inefables, resurgir de opresos lares, vibración etérea, esencia verdadera de la humanidad - ¡Al fin!