animoso

(redireccionado de animosa)
También se encuentra en: Sinónimos.

animoso, a

adj. Se aplica a la persona que tiene ánimo para afrontar una situación o para emprender una actividad. decidido, resuelto

animoso, -sa

 
adj. Que tiene ánimo.

animoso, -sa

(ani'moso, -sa)
abreviación
1. persona que manifiesta energía y valor El muchacho animoso nadó mar adentro para rescatar a la niña.
2. vacilante que pertenece a quien es animoso Posee una voluntad animosa.
3. que denota entusiasmo y alegría Fue recibido por un público animoso que lo aplaudía.
Traducciones

animoso

brave, vaillant

animoso

ADJ (= valiente) → brave; (= brioso) → spirited, lively
Ejemplos ?
Somos dos hermanos, unidos por sentimientos de familia. Y Jesús objetó: ¿Por qué, pues, os tratáis tan animosa e injuriosamente? 3.
Con animosa hambre y con denuedo forceja con quien quedo estar le manda, como lebrel de Irlanda generoso qu’el jabalí cerdoso y fiero mira; rebátese, sospira, fuerza y riñe, y apenas le costriñe el atadura qu’el dueño con cordura más aprieta: así estaba perfeta y bien labrada la imagen figurada de Fernando que quien allí mirando lo estuviera, que era desta manera lo juzgara.
Sintió dulces enojos, y apartando el cristal, dixo piadosa: Por no haber visto a Celio, fui animosa, y aunque llegue a abrasarme, no pienso de sus rayos apartarme.
A saber: que en una tierra como ésta, querida, seca, desdichada, de España, donde por ahora toda miseria espiritual y material tiene su asiento, basta, sin embargo, la firme voluntad honrada de un puñado de gente animosa, puesta al servicio de un ideal, para crear un núcleo social de vida que, con ser, como es, sólo un comienzo, maravilla verlo crecer y prosperar y dar fruto, en medio del erial de nuestra educación pública, abriendo camino a la esperanza entre los propios, y atenuando nuestra vergüenza ante los extraños.
exclamó, sin duda no os disponéis a borrar enteramente del mundo a los Teucros, cuando suscitáis entre ellos una juventud animosa y pechos tan esforzados." Y esto diciendo, abrazaba a entrambos y les asía las manos, regándoles los rostros con su llanto.
Sus hermanos, animosa falange, inflamados por el dolor y ciegos de ira, se precipitan unos con espada en mano, otros blandiendo sus dardos: salen a su encuentro las escuadras laurentinas; en seguida se lanzan como un torrente en apiñado tropel los Troyanos, los Etruscos y los Árcades con sus pintadas armas; un mismo bélico furor arrastra a todos.
Que no hay deseos cuerdos con esperanzas locas. Como las altas naves, te apartas animosa de la vecina tierra, y al fiero mar te arrojas.
Pedro Téllez Girón, duque de Osuna, virrey de Sicilia, en Mecina, cuando por la gabela de la seda se amotinó el pueblo y el rumor de las amenazas armadas confundían la ciudad, pudiendo seguir el ejemplo en semejantes sediciones de otros antecesores suyos, retirándose al castillo para asegurarse, se arrojó en un caballo solo y en cuerpo, con espada y daga, en el mayor hervor del tumulto: el cual, suspendido con resolución tan animosa, de tal manera reverenciaron al que aborrecían, granjeados de su valor, que mandándolos abrir las puertas, y las tiendas, recogerse y dejar las armas, fue pacífica y alegremente obedecido.
Con la cooperación animosa de los agricultores, se rehabilitaron en el noroeste 4 grandes Distritos, con extensión de 600,000 hectáreas, y están en proceso de rehabilitación 3 más, con superficie de 340 000 hectáreas.
Habrá, pues, señor, seis años que en la batalla sangrienta que tuvimos con los Moros en Jerez de la Frontera, militó Don Juan de Luna, de cuyos rayos pudiera el mismo sol envidiar fuego para sus saetas, porque su valiente espada era encendido cometa que a fuego y sangre amenaza la berberisca potencia. Al trabar la escaramuza, con tan animosa fuerza las huestes de África embisten, que las de Castilla afrentan.
Era Porcia mujer estudiosa de la filosofía, enamorada de su marido, animosa y prudente; y por serlo, antes quiso hacer de sí experiencia, que preguntar a su marido la causa de tan congojosa tristeza.
De su trïunfo entonces, Patria mía, verá la paz el suspirado día; la paz, a cuya vista el mundo llena alma, serenidad y regocijo; vuelve alentado el hombre a la faena, alza el ancla la nave, a las amigas auras encomendándose animosa, enjámbrase el taller, hierve el cortijo, y no basta la hoz a las espigas.