anhelante

(redireccionado de anhelantes)
Búsquedas relacionadas con anhelantes: condescendiente, presto
Traducciones

anhelante

avid, eager

anhelante

avide, haletant

anhelante

ADJ
1. (= jadeante) → panting
2. (= ansioso) → eager
esperar anhelante algoto long for sth
Ejemplos ?
En el corredor volvía a resonar el golpe de la pata de palo, y un murmullo de voces. A poco entran dos mujeres muy rebozadas y anhelantes, con un vaho de humedad en los mantos.
Y de mi esencia desolada que en un día naufragó en el arenal de las ausencias, habrán de florecer iluminantes, respirando inmensidades, anhelantes de universos, los nuevos soles...
—protestó Lucio. Podíamos escuchar nuestras anhelantes respiraciones. Lucio involuntariamente apagó la linterna y esto, aunado al espanto primero, nos detuvo en la posición de acecho, sin el atrevimiento de un gesto, con las manos temblorosas y extendidas.
Y ello es que entrada la noche fue a la calleja y no volvió a dar cuenta de la empresa a sus camaradas que lo esperaban anhelantes.
Allí al abrirlo, uno se enfrenta a un primer desgajamiento icónico: rictus de manos y de labios anhelantes y sedientos ilustran el primer poema:“Agua interior en creciente / para mi sequía / sólo, llevas / al secado surco de mis labios.
Se incendia el campo, se incendia Rojo ya de un largo estío. Sobre bestias, anhelantes, Van los oscuros gigantes. Cruzan llanos y quebradas Machacan los macachines; Las margaritas del campo Mueren de asombro y tristeza.
De la Osa al Nilo, Del Catay a Marruecos, y de Goa A Boston, vi correr reinos, ducados E imperios, anhelantes tras las huellas De la felicidad y asirla casi Por los flotantes rizos, o a los menos Por la cola del manto.
Subimos a él sin tardanza, enterrándonos en ceniza caliente hasta las rodillas y tropezando con grandes peñascos de lavas, y al llegar a su cumbre se presentó a nuestros anhelantes ojos la más grande, la más magnífica escena del mundo.
Profanado en tanta audacia se rompió su arquitectura al frenético golpeo del arma... Revolcándose en su miedo, sin más pasos anhelantes se derrumba sobre el lecho de su guarda...
si la llama que mi mente alumbra Diera también su ardor a mis sentidos, Al rayo vencedor que los deslumbra, Los anhelantes ojos alzaría, Y en tu semblante fúlgido atrevidos Mirando sin cesar los fijaría.
Como una luz de estrella, como una voz sin nombre traída por el sueño, como el paso de algún corcel remoto que oímos anhelantes, el oído en la tierra; como el mar en teléfono...
¿Quién hace que así se duela y se alegre el corazón? Decid, ¿qué secreto instinto os mantuvo siempre errantes, siempre inquietas y anhelantes de otro mas bello lugar?