anhélito

anhélito

s. m. Respiración corta y fatigosa.

anhélito

 
m. Respiración, principalmente corta y fatigosa.
Ejemplos ?
El tercero modo de orar es que con cada un anhélito o resollo se ha de orar mentalmente diciendo una palabra del Pater noster o de otra oración que se rece, de manera que una sola palabra se diga entre un anhélito y otro, y mientras durare el tiempo de un anhélito a otro, se mire principalmente en la significación de la tal palabra, o en la persona a quien reza, o en la baxeza de sí mismo, o en la differencia de tanta alteza a tanta baxeza propia; y por la misma forma y regla procederá en las otras palabras del Pater noster; y las otras oraciones, es a saber: Ave María, Anima Christi, Credo y Salve Regina hará según que suele.
XIV Anhélito solar, ansia de vuelo, me enredo en tu estratósfera tejida entre fugaces perlas –estrellas volanderas– viajeras desahogadas de su jaula y me asfixio en tu universo de vitales alas para matar mi muerte y revivir la vida en el placer de la volanza unida, triángulo dialéctico de cielos, espiral de fogatas convencidas, que se propone conquistar esferas apenas si soñadas por espigas.
Vi preceder, larga, ante mis pies su sombra si no es que mi temor aquello veía, 615 pero con seguridad el sonido de sus pies me aterraba y el ingente anhélito de su boca soplaba mis cintas del pelo.
Anhélito solar, pulso de luces, me fundo en tu linterna que me ciega de armonías en búsqueda de alturas y trasciendo cantatas egoístas para fusionar mis notas chirimías al arduo día de las galaxias prometidas en otras tierras...
La segunda es que quien quisiere detenerse más en la oración por compás, puede decir todas las sobredichas oraciones o parte dellas llevando la misma orden del anhélito por compás, como está declarado.
De repente, el loco de mente normal comenzó a murmurar pesaroso, afligido: - Solo, solo y triste, envuelto en los abismos infinitos del arcano. Solo, solo y triste, con el alma inflamada del anhélito de un sueño...
70 Muchas veces, cuando estaban apostados de aquí Tisbe, Píramo de allí, y por turnos fuera buscado el anhélito de la boca: “Envidiosa”, decían, “pared, ¿por qué a los amantes te opones?
“Llega a los pobres colonos con daño más grave la peste y en las murallas señorea de la gran ciudad. Las vísceras se queman a lo primero, y de la llama escondida indicio el rubor es y el producido anhélito.
No canto como oropéndola, ni cual jilguerillo orgánico; más lamento como tórtola cuando está sola en el páramo. Como fue mi amor platónico, y en él no fue el fuego tácito, no quiso, con fino anhélito, ser trueno, sino relámpago.
660 Oh cuántas veces, cuando ya podía pasarlo, demoróse, y contemplado mucho tiempo su rostro a su pesar lo dejó atrás. Árido, de su fatigada boca le llegaba su anhélito, y la meta estaba lejos.