angelote

(redireccionado de angelotes)
También se encuentra en: Sinónimos.

angelote

1. s. m. Representación de gran tamaño de un ángel.
2. coloquial Niño gordinflón de carácter tranquilo.
3. coloquial Persona bondadosa y apacible.

angelote

 
m. Aum. de ángel.
Figura grande de ángel.
fig.Niño muy gordo y apacible.
Persona muy sencilla y apacible.
zool. Pez condroictio de la familia escuatínidos (Squatina squatina), de cuerpo deprimido dorsiventralmente y grandes aletas.
Traducciones

angelote

Engelshaie

angelote

angel shark

angelote

SM
1. (= niño) → chubby child
2. (LAm) (= persona) → decent person
3. (= pez) → angel fish
Ejemplos ?
También son relevantes La Madonna Doria de Parmigianino, El descendimiento de Cristo de Giorgio Vasari, Dido de Dosso Dossi, Lucha de angelotes de Guido Reni, Alegoría de la Virtud de Antonio Allegri da Correggio y un busto en mármol esculpido por Alessandro Algardi (Retrato de Olimpia Maidalchini Pamphili).
Igualmente se crean formas nuevas, como la columna abalaustrada, nuevos órdenes de capiteles o decoraciones que si bien se inspiran en la Antigüedad han de adaptarse al uso religioso de las iglesias. Así, los amorcillos clásicos que acompañaban a Venus en las representaciones griegas o romanas pasan a ser angelotes (putti).
La relación con Francisco de Herrera el Mozo, cuya influencia se advierte en figuras situadas a contraluz e imágenes de angelotes, viene además atestiguada por Palomino, para quien «es fama, que ayudó a Don Francisco de Herrera en la pintura de la cúpula de Nuestra Señora de Atocha», obra desaparecida con el viejo convento dominico, en la que estuvo ocupado en 1664.
Posee un retablo también de estilo barroco, obra de Churriguera, con seis columnas salomónicas en el cuerpo central, adornado con angelotes y profusa vegetación.
En el centro de la estancia se encuentra el sepulcro de don Pedro González de Alderete, obra de Gaspar de Tordesillas, de 1550, documentada. El difunto se halla con traje militar y tiene a su alrededor una ornamentación de angelotes o niños dormidos sobre calaveras.
Durante la restauración del siglo XVIII, se colocó un falso entablamento adornado con angelotes y frutos policromados, así como con un escudo de Castilla en el muro occidental.
Lo completan sendas estatuas de Santiago el Mayor y Braulio de Zaragoza situadas en hornacinas a los flancos. Asimismo, en el sotabanco aparecen escudos heráldicos sostenidos por angelotes y medallones.
Junto a él divisamos una puerta dieciochesca, de sabor rococó, con decoración de rocallas y perinolas doradas que cierra el comulgatorio de las monjas. En su interior destacan pinturas de angelotes con racimos de uvas y haces de espigas, símbolos eucarísticos.
La decoración se concentra en torno a los vanos de la planta noble, donde se observan variados motivos vegetales y figurativos (grutescos, guirnaldas, angelotes, etc.), que según algunos autores, como Santiago Sebastián, encerrarían un pensado programa iconográfico de corte humanístico, que calificaría al palacio como morada regia.
Cierra el coreto una verja de jaspe y bronce de 1792 rematada con famas y angelotes de madera pintada imitando mármol de José Sanz y un medallón con el anagrama de la Virgen.
Un vano con arco de medio punto se enmarca en doble arquivolta, la interior decorada con mofletudos rostros de angelotes y la exterior con más querubines de cuerpo entero y en una gran variedad de posturas y actitudes: sentados, reclinados, vistos de frente y perfil… Por las jambas caen candelieri cuyos florecimientos vegetales nacen en cráteras y rematan en motivos animalísticos y rostros masculinos.
Adosados a sus gruesos muros de mampostería, está la sacristía junto al altar mayor, y una capilla, adosada a este, con bóveda barroca con adornos de angelotes y lambrequines.