anexidades

anexidades

 
f. pl. Derechos y cosas anexas a otra principal. Ús. con la voz conexidades, como fórmula en los instrumentos públicos.
Ejemplos ?
La inmensa cantidad de información circulando por el internet trae consigo sus propias consideraciones morales y trae sus propias anexidades, la cantidad de información es tal que es imposible de digerir y asimilar de manera óptima.
En 1776 repitió la expedición al lugar, trayendo consigo varias muestras. Levantó un plano «de la situación, circunstancia, anexidades y figura del expresado planchón».
ARTÍCULO 81.- Si los muebles e inmuebles federales utilizados para fines religiosos y sus anexidades están considerados como monumentos históricos o artísticos conforme a la ley de la materia o la declaratoria correspondiente...
Siguiendo lo convenido antecedentemente se ha también ajustado y estipulado aquí espresamente entre su Majestad católica y su Alteza real, que si los descendientes varones de dicho señor duque de Saboya y todos los varones de la casa de Saboya llegasen á faltar (lo que Dios no permita), en tal caso de defecto de varones de la dicha casa, el reino de Sicilia é islas dependientes, sus pertenencias, dependencias, y anexidades aquí cedidas, volverán de pleno derecho á la corona de España.
ARTÍCULO 82.- Los gobiernos de los estados y del Distrito Federal, en auxilio de la Secretaría de Gobernación y de la Secretaría, podrán en los términos de los convenios de colaboración o coordinación que celebren, ejercer las siguientes facultades en relación con los inmuebles federales utilizados para fines religiosos y sus anexidades...
También se obliga y promete su Alteza real por sí y sus descendientes varones y por todos los varones de su casa á no poder jamás vender, ceder, empeñar, trocar, ni dar bajo de cualquier pretesto de subrogación ú otros, ni en ninguna manera empeñar en todo ni en parte el dicho reino de Sicilia é islas dependientes, sus pertenencias, dependencias y anexidades á otros sino á los reyes de España: lo que se ha de observar en todo en conformidad del referido acto de cesión del dicho reino de Sicilia, hecho por su Majestad en 10 de junio último pasado, y hasta que la corona de España recaiga en un príncipe de la casa de Saboya y que sea rey de España.
Y este fin se obliga su Majestad á que ratificándose por su Alteza real el presente tratado, y luego después del cambio de las ratificaciones, revestirá y dará á su Alteza real la plena, real y actual posesión del dicho reino de Sicilia é islas, dependientes, sus pertenencias, dependencias, y anexidades; declarando desde ahora su Majestad, mediante el presente tratado, que ha dejado y se ha despojado, deja y se despoja del dicho reino de Sicilia é islas dependientes, sus.
pertenencias, dependencias y anexidades y que del todo ha revestido y reviste á su Alteza real, para no tener su Majestad desde el cambio de dichas ratificaciones el dicho reino de Sicilia, ni sus islas dependientes y pertenencias, dependencias y anexidades en su nombre; y se tendrá entonces en nombre de su Alteza real por el marques de los Balbases, que es actualmente virey de aquel reino, quien lo entregará á su Alteza real, ó á sus órdenes cuando mejor le pareciere á su Alteza real hacer tomar la posesión de dicho reino de Sicilia, reconociendo su Majestad al dicho duque de Saboya como único y lejítimo rey de Sicilia en ratificando por su parte el presente tratado y desde el reciproco cambio de las referidas ratificaciones.
VII.- Construir con sus propios recursos, cuando las características del inmueble lo permitan, columbarios para el depósito de restos humanos áridos y cenizas, debiendo obtener previamente la autorización de la Secretaría y, en su caso, de la Secretaría de Educación Pública, así como cubrir los derechos que por este concepto establece la Ley Federal de Derechos; VIII.- Permitir el depósito de restos humanos áridos y cenizas en los templos y sus anexidades que tengan autorizados columbarios, con sujeción a las disposiciones sanitarias y municipales correspondientes, previo acreditamiento del pago de los derechos respectivos por parte de los interesados.
Y entretanto los frutos, tributos y rentas de aquel reino, sus dependencias y anexidades, se recaudarán por los mismos ministros ó arrendadores que actualmente los perciben bajo de las órdenes y disposiciones del dicho virey, y servirán para la subsistencia y manutención de las tropas que tiene su Majestad en aquel reino, por el tiempo que queden allí esperando que su Alteza real envié otras; como también para el gasto de las embarcaciones necesarias para el trasporte de ellas á España.
Su Majestad manda también espresa y perentoriamente al virey de Sicilia, consigne y entregue á su dicha Alteza real, ó á quien diputare el dicho reino de Sicilia, sus islas dependientes, pertenencias, dependencias y anexidades y le de la real posesión de él...
ARTÍCULO 80.- Respecto de los inmuebles federales utilizados para fines religiosos y sus anexidades...