Ejemplos ?
Se ha encontrado por aquellos andurriales huesos humanos y, sobre todo, medias lunas de hierro de las que habían llevado a los sarracenos en sus turbantes como enseña del mahometismo.
Mató a tantos que, aunque hasta no hace mucho tiempo, se encontraba por aquellos andurriales huesos de los muchos sarracenos caídos.
En español son pluralia tantum las palabras albricias, altibajos, alicates, ambages, andadas, andurriales, anteojos, anales, aledaños, afueras, alrededores, andas, añicos, arras, bártulos, bermudas, bruces, carnestolendas, celos, comestibles, comicios, creces, cosquillas, enseres, entendederas, entrañas, esponsales, exequias, facciones, fauces, gafas, gárgaras, gules, hemorroides, hilas, honorarios, maitines, miras, modales, natillas, nupcias, preces, quimbambas, redaños, resultas, tragaderas, trizas, tinieblas, trébedes, vacaciones, vituallas, víveres.
Algunas palabras usan solamente el plural (pluralia tantum), como víveres, comestibles, resultas, andurriales, anales, aledaños, gárgaras, trizas, tinieblas, modales, trébedes, enseres, exequias, afueras, alrededores, nupcias, entendederas, facciones, vituallas, honorarios, andas, añicos, arras, albricias, esponsales, maitines, creces, alicates, fauces, y otras solamente en singular (singularia tantum): cariz, oeste, este, tez, caos, cenit, salud, sed, grima, fénix, vejez, vulgo, virus etcétera.
Sustantivos que sólo admiten la forma plural (pluralia tantum): las gafas, las nupcias, las vacaciones, los víveres, los andurriales, los anales, los aledaños, las gárgaras, trizas, tinieblas, modales, trébedes, enseres, exequias, afueras, entendederas, facciones, vituallas, honorarios, andas, añicos, arras.
La princesa y sus amigas, atraídas por la fama de su virtud, y de su ciencia, anduvieron buscándole siete días por aquellos vericuetos y andurriales.
Las de San Felipe de Real, -más conocido por Salta-, bellas, de rostro atezado, con largas cabelleras que les cubrían las caderas, trenzadas con hermosas cintas de colores. ¡Cuántos amores no habrán dejado por aquellos andurriales de Dios!.
-Y que no es sólo el Muleto el que anda ahora por estos andurriales -exclamó el dueño de la venta con acento lleno de ironía-; que no es ése sólo, que si antes teníamos un cangro en er partío, ahora tenemos dos cangros, poique, sigún parece, se ha corrío jacia acá dende la serranía e Ronda el Niño del Vizcaíno.
¿Qué no dirían las malas lenguas del lugar si yo me fuese sola por esos andurriales con un mozuelo de veinte años a lo más, y que, si mal no he reparado, es guapote y atrevido?
Ello es que, cobrando mayor confianza, habló así Silveria: -Aunque me moteje de sobrado curiosa, ¿quiere su merced decirme qué diantre ha venido a hacer por estos andurriales?
Las crónicas se encuentran llenas de sucesos portentosos, tales como la conversión en el Cuzco del libertino Selenque que, como el capitán Montoya de la leyenda de Zorrilla, asistió sin saberlo a sus propios funerales; rarezas del terremoto de 25 de noviembre de 1604 en Arequipa, fenomenales efectos de los rayos, resurrección de muertos, arrepentimiento de un fraile cuya barragana dejaba como las mulas las huellas del herraje, apariciones de almas de la otra vida que venían a dar su paseíto por estos andurriales, y pongo punto a la lista que, a seguirla, sería cuento de nunca acabar.
-Ahora mismito lo acabo de dejar camino de calle Huerto de Monjas, que yo no sé lo que a mi compadre se le habrá perdío en esa calle, que desde jace dos días no jace más que rondarla más que un sereno su distrito. -Será algún chapú que le habrá caío que jacer al mozo por aquellos andurriales.