andrón

andrón

 
m. Departamento de los hombres en la casa griega.
Ejemplos ?
El nominativo de su nombre latino, Iuppiter, compuesto de Dyeus y de pater, coincide punto por punto con el de Dyaus pita del sánscrito (y tiene muchas concomitancias con la locución griega homérica, aplicada a Zeus: patér andrón de theón te (padre de los hombres y de los dioses).
Pero la habitación más característica, de formas menos lujosas en al menos un tercio de las casas de Olinto, se encuentra al oeste: es el andrón, la sala de los banquetes masculinos.
La riqueza decorativa (mosaicos en la antesala, con la entrega de las armas de Aquiles, y en el andrón, con el triunfo de Dioniso en el carro) y su posición apartada definen a esta sala como la más importante de la casa, allí donde se reunían los phíloi -amigos- unidos por estrechos vínculos de pertenencia al ambiente aristocrático.
En las ricas casas de época helenística, la función del andrón pasará a los grandes peristilos reservados al hombre, compuestos por grandes salas, bibliotecas y pinacotecas en las que, sin embargo, la ostentación de la riqueza y la imitación de las mansiones reales parece haber sido más importante que la función para banquetes de la época clásica.
La Casa de Hermes en Delos es la única casa helenística de la isla que posee un andrón totalmente semejante a los de Olinto. Liddell & Scott, Greek-English Lexicon, (1889/1996).
Originalmente era un militar y científico de Andrón, pero fue expulsado de su país y cayó en la grieta de Japón donde se topó con los Hombres del Mar.
El tañido ornamentado y el tamaño de la caña rápidamente se pusieron de moda en las fiestas de la gente de un cierto estátus: Ifícrates contrató a Antigénidas para su boda con la hija del rey Cotis I. Otro auleta tebano, Andrón de Catania, añadió a la ejecución movimientos corporales, que se llamó ejecución «siciliana».
Preferiblemente estas estancias estaban en la segunda planta de las mismas. Esta sala era la contraposición al Andrón. Daban los griegos este nombre a la habitación de las mujeres: generalmente ocupaban estas la parte alta, quedando los pisos bajos para los hombres; pero en los tiempos de más cultura, cuando las casas fueron construidas con más esplendidez, se reservaba a las mujeres una habitación retirada en el mismo piso que los hombres.
Carondas, el legislador, fue nativo de la ciudad; el poeta Estesícoro vivió y murió allí; el filósofo Jenófanes vivió allí sus últimos años. El introductor del baile en la música de flauta, Andrón, nació en la ciudad.