andaluz

(redireccionado de andaluces)

andaluz, a

1. adj. Que es de la región española de Andalucía.
2. s. Persona natural de esta región.
3. s. m. LINGÜÍSTICA Variedad del español que se habla en esta región española.

andaluz

 
adj.-s. De Andalucía.
m. ling. Dialecto del castellano hablado en Andalucía.
Traducciones

andaluz

андалусец, андалуски

andaluz

andaluz

andaluz

Andaluzyjski

andaluz

Andaluský

andaluz

アンダルシア

andaluz

A. ADJ & SM/FAndalusian
B. SM (Ling) → Andalusian
Ejemplos ?
Segunda compañía, formada por navarros y aragoneses: 128 hombres. Tercera compañía, andaluces: 144 soldados. Cuarta compañía, vizcaínos: 130 plazas.
No faltan viajeros remilgados y descontentadizos que miran estos objetos con afectado desdén; los andaluces...
Jamás intentó aquella sagaz diplomática un golpe contra los castillos y pazos; al revés de los bandidos andaluces -¡profunda diferencia de las razas!-, Pepona sólo robaba a los pobres trajinantes, arrieros o labriegos que llevaban al señor su canon de renta.
citio otras, que las de Tarija, de q e tengo ablado: doscientos hombres bien instruidos, armados, disciplinados del Provicional de Potosí, ciento de Lansa del partido de Porco, todos los cuales hago ya en camino según las ordenes q e anteriormente he dado, doscientos con regular instrucción, y vien acreditados de la Provin a de Chichas, q e tiene de ochenta, a cien fuciles, los que se incorporarán en el camino; y ciento y cinquenta en dos compañias llamados de voluntarios del Rey que antes eran de Montañeses, y Andaluces...
Los veteranos, y voluntarios del Rey es la única fusilería que hasta ahora ha entrado en acción, y con tanta ventaja que atravesando la quebrada de Portugalete desalojaron a los enemigos de una altura en que se hallaban, tomándoles un prisionero del cuerpo de Andaluces, el que me dice que su fuerza consiste en novecientos hombres, un obús y un cañón de ocho, pero este último calibre es falso, pues las balas que he recogido son de a cuatro.
Hombres de España poliforme, finos andaluces sonoros, amantes de zambras y toros, astures que entre peñascos, aprendisteis a amar la augusta Libertad, elásticos vascos como hechos de antiguas raíces, raza heroica, raza robusta, rudos brazos y altas cervices, hijos de Castilla la noble rica de hazañas ancestrales; firmes gallegos de roble; catalanes y levantinos que heredasteis los inmortales fuegos de hogares latinos; iberos de la península que las huellas del paso de Hércules visteis en el suelo natal: ¡he aquí la fragante campaña en donde crear otra España en la Argentina universal!
Trabucazos, alaridos y protestas más lejos. Los comunistas andaluces. Mucho más lejos aún: el tango habanero en el estampido de la artillería: es la insurrección de Cuba.
Pero destas cosas no dice nada el autor desta novela, porque, así como dejó puesto a caballo a Pedro Alonso, volvió a contar de lo que les sucedió a Avendaño y a Carriazo a la entrada de Illescas, diciendo que al entrar de la puerta de la villa encontraron dos mozos de mulas, al parecer andaluces, en calzones de lienzo anchos, jubones acuchillados de anjeo, sus coletos de ante, dagas de ganchos y espadas sin tiros; al parecer, el uno venía de Sevilla y el otro iba a ella.
Encantadora fue su luna de miel en aquellos campos andaluces, salpicados de flores, embovedados con árboles frondosos; palacios naturales que musican los pájaros, y adornan los huertos, y refrescan los arroyuelos y las fuentes.
enetrado que hubieron en el cenador, defendido de la curiosidad de los que transitaban por la polvorienta carretera, por una a modo de tupida y laberíntica red de trepadoras y de campanillas azules, sentáronse aquellos tres próceres de los barrios andaluces alrededor de la amplia mesa, no sin antes haberse despojado de las americanas y de los amplios paveros.
Sería suicida no recoger el deseo de los trabajadores de las diferentes regiones, para dar a esta ansia federativa de los pueblos, un estado de conformidad para que aquellas libertades conquistadas por y para el pueblo sean disfrutadas por todos para evitar el hecho vergonzoso y doloroso a la vez que, siendo hermanos los gallegos, asturianos, vascos o andaluces, por unos grados de mayor inconciencia, tengan que vivir en condiciones de inferioridad en el orden político y económico.
Así, por ejemplo, actualmente en Chile, donde hay muchos vascos, hay una tendencia conservadora; en Buenos Aires hay más andaluces, predomina el populacho, hay una tendencia democrática más pronunciada que en Chile.