andén


También se encuentra en: Sinónimos.

andén

(Del lat. andagine, probablemente de indago, cerco.)
1. s. m. Plataforma a los lados de una vía de ferrocarril, muelle o metro, destinada a la circulación de pasajeros y mercaderías el andén estaba atestado de pasajeros por el retraso del tren.
2. Corredor o sitio destinado para andar.
3. Anaquel o estante.
4. Parapeto o pretil.
5. Amér. Merid. AGRICULTURA Bancal en las laderas de un monte para establecer cultivos.
6. Colomb., Amér. Central Acera, orilla de la calle destinada al paso de peatones el mercado se instalaba en los andenes.

andén

 
m. Corredor, acera o sitio destinado para andar, a lo largo de una calle, un muelle, la vía de un ferrocarril, etc.
Acera de un puente.
Anaquel.
Parapeto, pretil.

andén

(anˈden)
sustantivo masculino
acera o plataforma al lado de la vía del tren para transitar Esperé en el andén a que llegara el próximo tren.
Traducciones

andén

quai

andén

Plattform

andén

platform

andén

platforma

andén

платформа

andén

平台

andén

Platforma

andén

platform

andén

プラットフォーム

andén

플랫폼

andén

plattform

andén

แพลตฟอร์ม

andén

SM
1. (Ferro) → platform
andén de salidadeparture platform
andén de vacíoarrival platform
2. (Náut) → quayside
3. (CAm, Colombia) (= acera) → pavement, sidewalk (EEUU)
Ejemplos ?
Por ejemplo, esta bandada de muchachos que, cuando volvimos, estaba en el andén de la estación, esperando el tren; con mirarlos un momento, se conoce que los irlandeses han de haber poblado fuerte la comarca, pero no solos; y es una mezcla realmente sabrosa, la de estos ojos azules con estas cabelleras negras, de estas pecas, en caras que hubieran querido ser trigueñas, con estas narices arremangadas encima de bocas anchas, de las cuales salen, sin el mínimo acento inglés, a pesar de los dientes largos, el idioma criollo, en toda su flor.
Desde las dos hasta las dos y media de ese día tuve que estar en el andén central de Clapham Junction vestido de presidiario y esposado, a la vista del mundo entero.
El portero del andén no le reconoció y quiso detenerle para pedirle el billete, pero el conde rechazó con un ademán y pasó sin darle explicación alguna.
Un individuo que gusta de expresarse en formas abstractas e indeterminadas, hallándose, por lo demás, dotado de un vivo ingenio, sueña, dentro de un más amplio contexto, que se encuentra en una estación y ve llegar un tren. Pero luego presencia cómo el andén es acercado al tren, el cual permanece inmóvil, absurda inversión de la realidad.
ENTRE LLUVIAS... O EN MEDIO DE SMOG... BAJO UN PUENTE... O EN CUALQUIER ANDÉN... EN ESE BAR... EN AQUEL CAFÉ... EN UN BURDO CINE..
Aquel hombre no mentía, y sintióse tan amigo de él, que ahora hubiera querido conversar indefinidamente, narrarle los pormenores más íntimos de su vida desgraciada, y sólo atinó a decir: –Sí, estoy muy contento. El Astrólogo se detuvo un momento en el andén de la estación.
En los pueblitos de campaña, la hora del tren es el gran momento del día, y si no cae muy temprano o muy tarde, si no coincide con las horas del almuerzo o de la comida, el andén de la estación viene a ser el paseo de moda, donde exhiben las bellezas locales, sus más vistosos atavíos, sus más atrevidas elegancias, haciendo gala de arrogantes posturas, al ostentar las últimas obras maestras de sus modistas ingenuas y bien intencionadas.
Desde media hora atrás vamos corriendo el tren 248. Mi máquina, la 129. En el bronce de su cifra se reflejan al paso los pilares del andén. Perendén.
Los tres amigos descendieron en la estación de Pompeya, riendo entre ellos de la mezcolanza de lo antiguo y lo moderno que ofrecen espontáneamente al espíritu estas palabras: Estación de Pompeya. ¡Una ciudad grecorromana y un andén de ferrocarril!
n trozo de andén de la estación de Témperley estaba débilmente iluminado por la luz que salía de una puerta de la oficina de los telegrafistas.
Cuando después de atravesar a gatas por entre las tablas del despedazado vagón, me encontré en el andén delante de un funcionario que parecía el jefe de estación, lo único que se me ocurrió decir fue: -¿Cuánto gana el cambiador?
Los dos Moloch -Responsabilidad y Deber- le reclaman, le sujetan, le oprimen más y más. ¡Al andén, a la oficina! ¡A la oficina, al andén!