anclado


También se encuentra en: Sinónimos.
Sinónimos

anclado

, anclada
adjetivo
(marina) fondeado.
Traducciones

anclado

ancorato
Ejemplos ?
En lugar de maniobrar para poder realizar un abordaje, que era la táctica naval estándar de la época, el corvus consistía en un puente móvil que se dejaba caer y quedaba firmemente anclado gracias a unos garfios de hierro situados en su parte inferior.
Fedra al acecho. Hipólito al volante... como quien huye y yace anclado... en crucifijos... HUMO Ayer que contemplé tu osamenta descarnada, tirada al cuervo y a los buitres comiteros, sentí la pena de tu efigie al viento...
HUMEDAS Llueven granizos en mi espera socavada durante el llanto de una tarde larga y anclado en la ausencia que me hierve me desangro en los huecos de mis llagas.
El secreto es desgraciadamente demasiado seguro, y no hay libertino anclado en el vicio que no sepa en qué medida el asesinato influye en los sentidos y en qué medida determina una descarga voluptuosa.
Ésta se había convertido en una superflua decoración del buque. "Precisamente, La Nuit hacía dos días que había anclado en Tánger.
No valía la pena de ir a almorzar a un vapor anclado en la bahía, por bueno que fuese el almuerzo, si antes era preciso atravesar la vorágine de los vientos y de las olas.
Sin la ligera oscilación de la lámpara colgada de la ennegrecida techumbre, nos hubiéramos creído en tierra firme y muy lejos del “Delfín”, anclado a una milla de la costa.
El guardián de San Francisco se encargó de arreglar la fuga, y con toda cautela comprometió al patrón de un bergantín, anclado a la sazón en el Callao y expedito para dirigirse a Nicaragua.
Los reveses excitan la saña de los conquistadores y comienzan las prisiones y los confinamientos en el bergantín de guerra "Pirajá", que anclado en Montevideo, llena cumplidamente los más siniestros designios de Lecor.
Son cuestiones profundamente arraigadas, que pertenecen muchas veces al inconsciente porque han anclado en nuestra personalidad durante toda nuestra socialización.
Jaime Ir una persona hasta el punto donde espera El Escocia, coger a bordo lo necesario para proporcionarnos caballos en la costa y venir con ellos y unos cuantos hombres de la tripulación, que allí, anclado el buque, son inútiles y que a nosotros nos servirán de mucho.
Artículo 318.- El marino que abandone su buque, sin motivo legítimo para ello o sin permiso de sus superiores, será castigado: I.- Con dos meses de prisión si el buque estuviere anclado en un puerto de la República o en aguas territoriales de ella; II.- con tres meses de prisión, si el buque estuviere anclado en puerto extranjero o en aguas territoriales de potencia amiga o neutral; III.- con la pena de un año y seis meses de prisión en los casos de las dos fracciones anteriores, si el abandono se efectúa en campaña.