anciano

(redireccionado de ancianos)
También se encuentra en: Sinónimos.

anciano, a

(Del ant. adv. romance anzi < lat. ante, antes.)
1. adj./ s. Se dice de la persona que tiene muchos años la víctima de la broma fue una anciana ciega. viejo
2. s. m. RELIGIÓN Judío miembro del sanedrín o consejo.
3. RELIGIÓN Persona que se encargaba de gobernar las iglesias.

anciano, -na

 
adj.-s. Díc. del hombre o la mujer de edad avanzada. Añade a la idea de viejo la actitud respetuosa por parte del que habla.
m. Miembro del Sanedrín judío.
En las órdenes militares, el freire más antiguo.

anciano, -na

(anˈθjano, -na)
abreviación
persona de edad avanzada, que ha cumplido muchos años una mujer muy anciana

anciano, -na


sustantivo masculino-femenino
persona de mucha edad La sociedad debe ocuparse de los ancianos.
Sinónimos

anciano

, anciana
adjetivo y sustantivo
viejo, abuelo, cano, vejestorio (desp.), carcamal (desp). joven.
Anciano solo se dice de las personas, no de los animales ni de las cosas.
Traducciones

anciano

aged, elderly, old, elder, elderly person, old person, dean

anciano

postarší

anciano

ældre

anciano

iäkäs

anciano

stariji

anciano

年配の

anciano

나이가 지긋한

anciano

bejaard

anciano

starszy

anciano

idoso, velho

anciano

äldre

anciano

สูงวัย

anciano

yaşlılar

anciano

cao tuổi

anciano

/a
A. ADJold, aged
B. SM/F [de mucha edad] → old man/woman, elderly man/woman (Rel) → elder

anciano-a

m., f. old man, old woman.

anciano -na

adj old, elderly; m old man, old person; f old woman
Ejemplos ?
Legislar y promover medidas de acción positiva que garanticen la igualdad real de oportunidades y de trato, y el pleno goce y ejercicio de los derechos reconocidos por esta Constitución y por los tratados internacionales vigentes sobre derechos humanos, en particular respecto de los niños, las mujeres, los ancianos y las personas con discapacidad.
Los guías habían desaparecido hacía mucho tiempo. A ninguno de los ancianos mentales les importaba la juvenil aventura desquiciante para cultivarla en brotes de cogollos nuevos.
El viejo abrió su libro de cánticos, y allí estaba la flor de saúco, fresca y lozana como si acabase de cogerla; y el Recuerdo hizo un gesto de aprobación, y los dos ancianos.
En tiempo de paz, las Altas Partes Contratantes y, después del comienzo de las hostilidades, las Partes en conflicto, podrán designar en el propio territorio y, si es necesario, en los territorios ocupados, zonas y localidades sanitarias y de seguridad organizadas de manera que se pueda proteger contra los efectos de la guerra a los heridos y a los enfermos, a los inválidos, a los ancianos, a los niños menores de quince años, a las mujeres encintas y a las madres de niños de menos de siete años.
El Estado organiza instituciones tales como círculos infantiles, seminternados e internados escolares, casas de atención a ancianos y servicios que facilitan a la familia trabajadora el desempeño de sus responsabilidades.
Artículo 48°- El Estado protege, mediante la asistencia social, a los ancianos sin recursos ni amparo y a cualquier persona no apta para trabajar que carezca de familiares en condiciones de prestarle ayuda.
Sacándose luego dos flores de su corona, las besó, y ellas relucieron primero como plata y después como oro; y cuando las puso en las cabezas de los ancianos, cada flor se transformó en una áurea corona.
Hombres y mujeres, jóvenes y ancianos, nobles y vulgares, mezclados indistintamente, avanzaban con lentitud, sin compasión, por no saber lo que podrían prestarles a cambio de un reloj, de un radio, de una máquina de escribir, de una joya ilusionada, de un libro de premeditada fama o de un abrigo.
Las Partes en conflicto harán lo posible por concertar acuerdos locales para la evacuación, desde una zona sitiada o cercada, de los heridos, de los enfermos, de los inválidos, de los ancianos, de los niños y de las parturientas, así como para el paso de ministros de todas las religiones, del personal y del material sanitarios con destino a esa zona.
Artículo 9°- El Estado apoya el papel patriótico de los jefes, ancianos y los otros miembros de tribus en el asegura­miento de la paz, la hermandad, la tranquilidad y la defensa de las fronteras de la República Democrática de Afganistán y sus zonas pobladas y contribuirá a la realización eficiente de esas nobles actividades.
Qué vergüenza! Es cosa seria, nosotros, los ancianos, no hacemos más que jugar. (Séneca utiliza “mus” en lugar de “ratón”, de ahí el juego de palabras) Imagínate que no puedo resolver este sofisma; ¿qué peligro me amenaza, ni que inconveniente, por esta ignorancia?
Los ancianos se hicieron maduros, los maduros se convirtieron en jóvenes, los jóvenes se volvieron niños y los niños se hicieron nenes que se empequeñecían hasta volverse otra vez fetos y terminar desapareciendo evaporados.