anascote

anascote

(Del fr. ant. anascot.)
s. m. TEXTIL Tela de lana o seda parecida a la sarga.

anascote

 
m. Tejido asargado con urdimbre de estambre, usado para hábitos religiosos.
Ejemplos ?
Desde donde se obtiene fabulosa vistas panorámicas La ciudad catamarqueña y argentina de Belén es célebre desde hace siglos por sus diversos tejidos artesanales realizados en telares, aparte del anascote, de la barchila, el barracán y el picote se destacan los célebres ponchos belichos.
Pedro Antonio de Alarcón en sus Viajes por España (1883) y describiendo la indumentaria de las mujeres de las Alpujarras granadinas cuenta que: Anascote Falda Indumentaria femenina en España Manteo de debajo Saya
El anascote era originario de Hondschoote, actualmente comuna francesa, pero parte de Flandes bajo la Monarquía Hispánica los siglos XV-XVI.
Sin embargo, existían anascotes de distintas calidades y precios. España era el punto que por sí solo consumía mas anascote que todos los países reunidos.
El anascote o añascote es una tela cruzada «Tela cruzada» se refiere a una tela asargada; esto es, tejida con ligamento sarga. de lana peinada, lisa, áspera, tejida en crudo y teñida en piezas.
Este anascote se fabricaba principalmente de lino, especie ampliamente cultivada en la zona de Hondschoote. Debido a la Guerra de los Ochenta Años, la ciudad pasa a manos fracesas y los tejedores se refugian en Bélgica e Inglaterra, donde siguen con la industria del anascote.
En el siglo XVII, se importaba de Brujas un anascote negro bastante apreciado por las damas del momento. Más tarde, se recibía este artículo en España desde Inglaterra en cantidades considerables en piezas.
En esa época la economía de Tinogasta ya se centraba en la producción de vid, olivo, nuez, higo, con modestas producciones de trigo, así como en la ganadería también de europea de origen —ovinos y caprinos— y la industrialización artesanal de sus productos derivados —vino, aceite de oliva, quesillos, dulces, lana— y, con la lana, la producción en telares de diversos géneros: barracán, anascote, picote, barchila, así como el tejido de mantas, frazadas y ponchos.
En todo caso durante la colonización española se emprende la introducción masiva del cultivo de algodón en el oeste santiagueño, la producción de vinos, olivos, lanas de ovejas y cabras, la cría de mulas y caballos (particularmente en Salta, Tucumán y Jujuy) para abastecer, junto con Tarija las demandas del Alto Perú; el sistema económico entonces desarrollado implicó una primera industrialización: -por ejemplo- carretas, talabarterías, aguardientes en Tucumán. ponchos y diversos lienzos (barracán, picote, barchila, anascote) en Santiago del Estero, Catamarca, La Rioja, Salta y Jujuy.
POLONIA Ella está ahora comprando a una vizcaína viudeces, si no mortajas, que la enfadan tocas bajas y a lo nuevo determina ser ya viuda garrafal, si lo ha sido recoleta: en gorgorán la bayeta, porque el peso le hace mal; media seda el anascote, que otros tiempos fue contray; y espumillas con cambray, por el ruan.
Prometiósele para otro día, y, como se le tuviesse de anascote, que es lo que dan las buenas almas, le dixo: «Ay, hermano, queríale yo de soplillo.» «Ansí, pues, buelva mañana por él.» Buelta, le dixo: «Hermanita, aquí tuve el manto, mas, como era de soplillo, llevósele el ayre.» Sáquese de lo moralizado, que si uno destos que por amor se casaron llevaran hazienda, que no padecieran detrimento tan de llorar.
Al volver, que volvió, Monipodio, entraron con él dos mozas, afeitados los rostros, llenos de color los labios y de albayalde los pechos, cubiertas con medios mantos de anascote, llenas de desenfado y desvergüenza: señales claras por donde, en viéndolas Rinconete y Cortadillo, conocieron que eran de la casa llana; y no se engañaron en nada.