anarquismo


También se encuentra en: Sinónimos.

anarquismo

s. m. POLÍTICA Doctrina política que defiende la absoluta libertad del individuo, una sociedad sin estado y la supresión de la propiedad privada.

anarquismo

 
m. Doctrina política y social. Preconiza la libertad total del individuo, la abolición de la propiedad privada y la desaparición del Estado y de toda autoridad política, y afirma la necesidad de conseguir la igualdad entre todos los hombres y de establecer una comunidad de tierras, de productos y de instrumentos de trabajo. El primer pensador anarquista fue William Goldwin (1756-1836); y, en el s. XIX, Proudhon (1809-64) y Bakunin (1814-76) fueron sus dos teóricos más importantes. Los anarquistas se separaron del movimiento comunista en el Congreso de La Haya (1872).
Sinónimos

anarquismo

sustantivo masculino
Traducciones

anarquismo

анархизъм

anarquismo

anarquisme

anarquismo

anarkisme

anarquismo

Anarchismus

anarquismo

anarchism

anarquismo

anarkiismo

anarquismo

anarchisme

anarquismo

anarchismo

anarquismo

anarchisme

anarquismo

anarchizm

anarquismo

anarquismo

anarquismo

anarhism

anarquismo

anarkism

anarquismo

無政府主義

anarquismo

Anarchismus

anarquismo

אנרכיזם

anarquismo

SManarchism
Ejemplos ?
Se trata en rigor de una síntesis del anarquismo y el sindicalismo revolucionario para impulsar el cambio de sociedad actual desde el mundo del trabajo.
No tema usted, amigo –y al decir esto le puso amablemente la mano sobre la rodilla–, no echo bombas. Mi anarquismo es puramente espiritual.
–exclamó don Fermín–. Dios... –Pero, hombre –le arguyó su mujer–, ¿cómo se compadece eso de Dios con el anarquismo? Ya te lo he dicho mil veces.
–Por lo de anarquista y esperantista... –Todo es uno, señor, todo es uno. Anarquismo, esperantismo, espiritismo, vegetarianismo, foneticismo...
- Ponencia (Federica Montseny): Yo represento en el seno de la Ponencia la concepción del anarquismo clásico que significan los camaradas de Hospitalet.
Pero el enfrentamiento no termina ahí, y como una oligarquía renovada había hecho suyas las consignas liberales, en su afán por acelerar la gran expansión de las exportaciones desde el último tercio del siglo XIX, los movimientos reformistas y revolucionarios del siglo XX se adscribirían a nuevas concepciones políticas, que en sus versiones latinoamericanas tendrían, salvo en las más doctrinarias manifestaciones del anarquismo y el socialismo, un denominador común: el nacionalismo.
Así como así, va usted a ayudarme a quitar a esa chiquilla un caprichito que se le ha metido en la cabeza... –¿Y la libertad? –insinuó don Fermín. –Cállate tú, hombre, y quédate con tu anarquismo. –¿Anarquismo? –exclamó Augusto.
¡Claro, no en balde me ha estado oyendo disertar un día y otro sobre la sociedad futura y la mujer del porvenir; no en balde le he inculcado las emancipadoras doctrinas del anarquismo...
Llegando aquí valdría la pena preguntarse: ¿hasta qué punto el nacionalismo latinoamericano, o aun el anarquismo y el pensamiento socialista –no aludimos a las normativas de la Tercera Internacional-, anulan el legado demoliberal?
Porque mi anarquismo consiste en eso, en eso precisamente, en que cada cual se sacrifique por los demás, en que uno sea feliz haciendo felices a los otros, en que...
–¡Pues bueno te pones, Fermín, cuando un día cualquiera no se te sirve la sopa sino diez minutos después de las doce! –Bueno, es que ya sabes, Ermelinda, que mi anarquismo es teórico...
El cadáver de la autoridad está bien frío. Y se proyectan legislaciones especiales contra el anarquismo. Se trata, a ejemplo de los suecos, aterrados por la elección de Estocolmo en 1909, de reprimir las huelgas, declarándolas ilegales dentro de plazos convenidos, o si se interrumpen servicios de importancia "vital"...