anarquía


También se encuentra en: Sinónimos.

anarquía

s. f.
1   Anarquismo.
2   Desorganización en un organismo por falta de una autoridad.

anarquía

 
f. Falta de todo gobierno en un Estado.
Perturbación de la vida pública por ausencia o relajación de la autoridad.
fig.Desorden, confusión.

anarquía

(anaɾ'kia)
sustantivo femenino
1. ausencia de estructura gubernamental en un estado La anarquía es una idea impracticable.
2. desorden o confusión causada por la falta de reglas El motín instauró la anarquía en la prisión.
Traducciones

anarquía

Anarchie

anarquía

anarchy

anarquía

anarchie

anarquía

anarki

anarquía

anarquia

anarquía

アナーキー

anarquía

anarchie

anarquía

אנרכיה

anarquía

الفوضى

anarquía

anarchie

anarquía

anarki

anarquía

無政府狀態

anarquía

SFanarchy
Ejemplos ?
La libertad fructifica conjugada indispensablemente con el orden. La libertad sin orden, anarquía, y orden sin libertad, es dictadura.
Dentro de las leyes vigentes y con los recursos de que pudimos disponer, hemos hecho el máximo esfuerzo por satisfacer demandas de la población campesina; pero ni hemos hecho demagogia de la cuestión agraria, ni mucho menos hemos permitido la anarquía en el campo, que ni es revolucionaria, ni es constructiva.
El Río de la Plata tiene que temer al Emperador y a la anarquía que se ha aumentado con la variación del gobierno de Buenos Aires.
Esta es la ciudad de los privilegios, construida en medio de la anarquía, con todos los inconvenientes, no tiene nada de racional.
Motivos que no hay por qué reseñar, pues son harto conocidos además de ingratos, había puesto a nuestra asociación al borde de lamentable anarquía.
No hay País alguno en la tierra, que no esté expuesto a sufrir la desgracia de abrigar en su seno, esos abominables monstruos, que enmascarados, con el simulado disfraz, de amor de la Religión, de la Patria y del bien público, solo intentan por su particular interés, la desorganización, la anarquía y el desorden.
No han sido ni un régimen nuevo disconforme con las costumbres, ni el aislamiento, ni la ignorancia, ni otros hechos semejantes, los que mantuvieron y aún mantienen en parte a las repúblicas que nacieron a la vida en el primer cuarto de este siglo que concluye, en un perpetuo vaivén entre la anarquía y el despotismo y apartadas del camino del progreso; ha sido la falta de moralidad pública, ha sido el olvido del deber por el funcionario y el abandono de la función pública para dar paso a las ambiciones personales, al odio, a la venganza, a la codicia y al interés de bandería.
Por cuanto la sociedad está próxima á disolverse, expuesta á que la despedace la anarquía, para venir en último resultado á ser presa de un déspota cualquiera, los militares que no pueden permanecer insensibles á la suerte de sus semejantes y de la patria, y que ven el origen de los males que han producido el descontento general en la inobservancia de las leyes, en los abusos de la administración y en la desconfianza pública que justamente han merecido algunos agentes del poder, se creen constituídos en la sagrada obligación de contribuir por su parte á que se pongan en práctica los medios de salvación y proteger y dar impulso á la opinión general que ha manifestado de un modo muy preciso el origen de los males y la naturaleza del remedio.
Importantísimo comunicado: El pueblo de la República de Guinea Ecuatorial, desde hace casi 11 años, viene soportando la situación caótica impuesta por el régimen dictatorial del Presidente Macías Nguema Biyogo, que ha sumido al País bajo un estado de total anarquía, terror, asesinatos, mala administración, miseria; con la violación sistemática y persistente de los derechos fundamentales del ciudadano guineano y extranjero.
Para él, la estricta división de los poderes del Estado protegía a la República de los peligros de la anarquía y la tiranía, en tanto las presuntas debilidades de la democracia podían ser compensadas con el augusto patriotismo de un senado hereditario (en el discurso de Angostura) o los poderes vitalicios de un ejecutivo fuerte (constitución boliviana).
Dice así: “Al saber en 1810, la disolución de los Gobiernos de España por la ocupación de los ejércitos franceses se pone en movimiento ( Venezuela) para preservarse de igual suerte y escapar a la anarquía y confusión que le amenaza.
Hablo de la moralidad que da eficacia y vigor a la función del estado y sin la cual ésta se perturba y se anula hasta el punto de engendrar el despotismo y la anarquía y como consecuencia ineludible, la opresión y el despotismo, todo en daño del bienestar común, del orden público y del adelanto nacional.