ananás


También se encuentra en: Sinónimos.

ananás

(Voz guaraní.)
1. s. m. BOTÁNICA Planta bromeliácea, vivaz, originaria de los trópicos americanos, con fruto en forma de piña y terminado en una corona de hojas, carnoso y de buen sabor.
2. BOTÁNICA Fruto de esta planta.
NOTA: Nombre científico: (Ananas sativus.)
NOTA: También se escribe: ananá
NOTA: En plural: ananás

ananás

 
m. bot. Ananá.

ananás

(anaˈnas)
sustantivo masculino
1. botánica planta tropical de hojas grandes y espinosas y fruto en forma de piña El ananás crece en zonas cálidas.
2. fruto de esta planta, comestible, con forma de piña y corteza áspera y carne jugosa de color amarillento ananás en lata
Sinónimos

ananás

sustantivo masculino
Traducciones

ananás

pineapple

ananás

ananas

ananás

أناناس

ananás

ананас

ananás

pinya

ananás

ananas

ananás

ananas, kogle

ananás

Ananas

ananás

ananaso

ananás

آناناس

ananás

ananas

ananás

ananas

ananás

אננס

ananás

अनननस

ananás

ananas

ananás

ananász

ananás

nanas

ananás

ananas

ananás

パイナップル

ananás

ananasas

ananás

ananas

ananás

ananas

ananás

ananas

ananás

ananás

ananás

ananas

ananás

ананас

ananás

ananas

ananás

ananas

ananás

ананас

ananás

dứa

ananás

菠萝
Ejemplos ?
684-686: BERETTA, M. E.; RITTER, M. R.; BRACK, P. 2011. Ananas bracteatus - Ananás-ornamental, p. 735-736: BERETTA, M. E.; RITTER, M. R.; BRACK, P.
Ya se sabe que la isla Padrabranca está a cinco grados de la línea, y que en ella se encuentran los cocos mas gordos y los mejores ananás del mundo; y era muy agradable vivir en ella mientras que en otra parte se degollaba a la nación querida; mas el eseniano lloraba considerando que tal vez no quedaban mas judíos que ellos sobre la tierra, y que la simiente de Abraham se iba a acabar.
Confieso, dijo el judío que esto sería un crimen en Jerusalén, donde encontraría otras mujeres; pero en la isla de Padrabranca, donde no veo más que cocos, ananás y ostiones, creo que la cosa es muy permitida.
Hay en estas islas muchos plantíos que tienen cercados de bosques, de donde sacan abundancia de frutas, como patatas, bananas, racoven, ananás y otros muchos, según la constitución del país, cerca de los cuales no tienen casas para sus moradas.
En las tierras cálidas y azules donde tu Dios te ha hecho carne, Tu tarea es la de encender la pipa de tu amo, Colmar los frascos de aguas frescas y de perfumes, Arrojar lejos del lecho los mosquitos vagabundos, Y, en cuanto la mañana hace cantar los plátanos, Comprar en el bazar ananás y bananas.
también las mieses, los rebaños cante, el rico suelo al hombre avasallado, y las dádivas mil con que la zona de Febo amada al labrador corona; donde cándida miel llevan las cañas, y animado carmín la tuna cría, donde tremola el algodón su nieve, y el ananás sazona su ambrosía; de sus racimos la variada copia rinde el palmar, da azucarados globos el zapotillo, su manteca ofrece la verde palta, da el añil su tinta, bajo su dulce carga desfallece el banano, el café el aroma acendra de sus albos jazmines, y el cacao cuaja en urnas de púrpura su almendra.
Las frutas que con abundancia crecen allí, no rinden feudo de menores ni menos estimadas que las otras islas circunvecinas; contaré algunas de las más ordinarias y comunes, como son: Magniot, Patatas, Manzanas de Acajou, Yañas, Bacones, Paquayes, Carasoles, Mamayns, Ananás y otros muchos géneros, que por no ser molesto dejo de especificar.
Para tus hijos la procera palma su vario feudo cría, y el ananás sazona su ambrosía; su blanco pan la yuca; sus rubias pomas la patata educa; y el algodón despliega al aura leve las rosas de oro y el vellón de nieve.
Te manda el cielo que el laurel del Pindo trasplantes a los climas de occidente, do crece el ananás y el tamarindo; do en nieves rebozada alza la frente el jayán de los Andes, y la vía abre ya a nuevos hados nueva gente.
A la hora del baile se presentan unos viejos conocidos y su presencia no gusta nada a la ardiente reina Ananás, que monta en cólera y agarra su lanza.
Nº 13. Ananás y Robinson, ´´yo soy la africana´´. Nº 15. Ananás y Guayaba, Leona, El negro, Robinson, Hambrón y Matatías y coro, ´´Silencio, Da principio´´.
Los súbditos de la reina Leona no tienen el mismo ardor guerrero que sus contrincantes femeninos, y cuando Ananás se presenta en el campo de batalla para recuperar su botón se vislumbra una guerra desigual, si no fuera por la alegre marinería, que provoca una cierta conmoción entre los presentes.