anacronía


Búsquedas relacionadas con anacronía: anacronismo, prolepsis

anacronía

1. s. f. Atribución a un hecho o suceso de una fecha distinta a la verdadera, presentándolo como propio de una época a la que no corresponde. anacronismo
2. Condición de lo que es intemporal o independiente del curso del tiempo. intemporalidad
Traducciones

anacronía

anachrony

anacronía

anacronia

anacronía

SFanachronism
Ejemplos ?
Los anacronismos intencionales no podrían considerarse historia alterna cuando el autor no pretende explicar por qué la anacronía existe.
En teoría literaria se llama anacronía a la alteración del orden cronológico de los sucesos en el relato. En un texto narrativo, los acontecimientos de una historia pueden ser ordenados en forma cronológica, es decir, siguiendo la línea temporal (pasado-presente-futuro) o recurriendo a la anacronía, la cual no sigue una secuencia temporal lógica.
Por tanto, el tiempo del relato (¿cómo presento los hechos?) no necesariamente se ajusta con el tiempo de la historia (¿cómo ocurrieron los hechos?). La anacronía puede ser un movimiento hacia adelante o hacia atrás en el tiempo con respecto al presente de la narración.
De un modo mucho más evidente, la recreación posterior del género, que es lo que se ha venido a llamar el Romancero, sí tiene esa característica, tanto por la mayor distancia cronológica como por los mayores elementos de fantasía (a lo que se suma una mayor anacronía).
Cuando los acontecimientos no suceden de forma lineal, se le llama anacronía, de la cual hay dos formas: - Analepsis o restrospección: La narración comienza in media res, es decir, se omitieron sucesos previos, pero serán relatados más adelante.
El orden cronológico, dado en el plano de la historia es la secuencia temporal de los sucesos que la conforman; sin embargo, el tiempo del discurso puede seguir un orden diferente, ya sea natural (sin alteraciones en la línea cronológica), o bien estar alterado por la anacronía o saltos en el tempo.
Toda narración ofrece una anacronía de orden general, puesto que la linealidad del lenguaje obliga a un orden sucesivo para hechos que quizá son simultáneos.