anécdota

(redireccionado de anécdotas)
También se encuentra en: Sinónimos.

anécdota

(Del gr. anekdota, plural de anekdotos, inéditos < ekdidomi, publicar.)
1. s. f. Relato oral o escrito de algún suceso divertido, extraño o curioso la periodista la invitó a relatar alguna anécdota de su vida profesional.
2. Suceso que se cuenta en dicho relato.
3. Suceso circunstancial o irrelevante su desmayo fue simple anécdota, no tuvo mayor trascendencia.

anécdota

 
f. Relación de algún rasgo o suceso particular más o menos notable.

anécdota

(a'nekdota)
sustantivo femenino
1. narración corta de un suceso extraño experimentado por quien lo cuenta Siempre nos reímos con sus anécdotas.
2. hecho irrelevante y poco conocido Dejemos las anécdotas de lado y vayamos a los resultados.
3. trama de una obra La anécdota de esta película se basa en una historia real.
Traducciones

anécdota

анекдот

anécdota

anekdoto

anécdota

anecdote, petite histoire

anécdota

anekdote

anécdota

anedota

anécdota

轶事

anécdota

軼事

anécdota

anekdote

anécdota

אנקדוטה

anécdota

逸話

anécdota

일화

anécdota

anekdot

anécdota

SFanecdote, story
este cuadro tiene una anécdotathere's a tale attached to this picture
Ejemplos ?
Debido a una singular disposición, todos los padres tenían aquel día a su hija en sus canapés, cosa que no los asustó de ningún modo, y la Duelos prosiguió así: Como no me habéis exigido, señores, que os rindiese exacta cuenta de lo que me sucedió día a día en casa de la Guérin, sino que me refiriese simplemente a acontecimientos un poco singulares que hayan podido señalar algunos de mis días, dejaré en silencio algunas anécdotas poco interesantes de mi infancia que sólo nos ofrecerían repeticiones monótonas de lo que ya habéis oído, y os manifestaré que acababa de cumplir dieciséis años, no sin tener una gran experiencia del oficio que ejercía, cuando me cayó en suerte un libertino cuya fantasía diaria merece ser contada.
En cuanto al caso que lo deja boquiabierto de admiración ante nuestro primer polizonte, más parece artificio de maleantes que fenómeno extraño al orden natural, y por eso mismo, porque debe de tratarse de hechos naturales, nos atrevemos a pronosticar que Barraba, sabueso sin olfato, no dará nunca, pero nunca jamás, con el 'busilis'». Seguían las anécdotas contadas en la farmacia, con otras más que no hacen al caso.
CUANDO ELLA VIVÍA ¿Por qué tuvo que irse? ¿Por qué ya no podré escuchar la ternura de su voz contándome anécdotas de otras épocas?
Explicaba Manolo las ausencias con cacerías, comidas, expediciones y giras en compañía de sus amigos, y Dolores, fiel a su sistema de tolerancia cariñosa, llegaba hasta animarle para que no faltase, y celebraba a la vuelta las anécdotas y lances de la función, referidos por Manolo con humorística gracia porque el hábil engañador tenía cuidado de no mentir siempre y de concurrir no pocas veces, en efecto, a las distracciones adonde decía que concurría, por tener -si su mujer preguntaba o hacía indagaciones- más elementos para justificarse en cualquier caso.
Cada episodio de este género daba pretexto a Deslauriers para divertir largos ratos en la zapatería, sentado sobre una silla medio desvencijada, charlando y refiriendo, con labia y acento francés, si bien en muy inteligible castellano, anécdotas de la guerra, cuentos chistosos, que hacían reír de bonísima gana a Elviña...
Al mismo tiempo se repartía y vendía por los pasillos del teatro un periodiquín tirado en una imprenta microscópica y enriquecido con una larga e insulsa biografía de la Duchesini, versos a la Duchesini, agudezas y anécdotas, en, con, por, sobre la Duchesini, pronósticos de que la Duchesini eclipsaría a las más refulgentes estrellas del arte musical..., y un fotograbado que representaba a la Duchesini...; pero, ¡ay!, a la Duchesini...
ué horas tan dulces son las que siguen a una comida de amigos entusiastas, rociada grandemente de manzanilla, cuando el humo de los cigarros envuelve ya a los comensales, elevándose la imaginación tras sus giros voluptuosos; mientras el dedo de la memoria hojea melancólicamente el libro de lo pasado, y los secretos se desbordan de todos los corazones, y la máscara cae de todos los semblantes, y llueven las anécdotas, los chistes, los cuentos, las historias, los dramas y los poemas.
¿En qué piensan nuestros ediles?» Después Homais inventaba anécdotas: «Ayer, en la cuesta del Bois Guillaume, un caballo espantadizo...» Y seguía el relato de un accidente ocasionado por la presencia del ciego.
La señora forastera, de temporada en el poblacho, obtuvo apenas fué conocida la gran fama como narradora, no tanto por su repertorio, y su verba pintoresca, cuanto por la mímica y los remedos con que solía, por dar realce a sus anécdotas, transfigurar la fealdad caricaturesca de su vejez.
Contaba anécdotas, daba información; no se conocía con exactitud la fortuna del notario y «estaba también la casa Tuvache» que eran muy pedantes.
Tras siete años y medio, si no puedo ingeniármelas para evitarlas, no debo… (Risas.) Si no tienen preguntas, les puedo contar muchas anécdotas interesantes.
Charlaba con la posadera a incluso contaba anécdotas entremezcladas con bromas, con juegos de palabras que Hipólito no comprendía.