amorreo

amorreo, -a

 
adj.-s. Díc. del individuo perteneciente a un pueblo bíblico descendiente de Amorreo, hijo de Canaán.
Ejemplos ?
C. el reino amorreo de Mari impuso su dominio político sobre la zona. Además, los asirios fundaron algunas ciudades importantes en la zona durante el siglo XVIII a.
Bajo su mandato, en periodo de las invasiones amorreas sobre Mesopotamia, Larsa conquistó Ur e, incluso, Susa, convirtiéndose en una de las potencias locales inmediatamente anteriores al periodo paleobabilónico. El origen de Gungunum fue amorreo.
Las fechas varían según la cronología utilizada. Las aquí descritas, por otra parte, se corresponden con su periodo de gobierno.) fue un caudillo amorreo desde 1936 a.
Era hijo de Samium y hermano de Zabaya, cuarto rey amorreo de Larsa, a quien sucedió convirtiéndose, a la sazón, en quinto rey amorreo de Larsa.
Cuando Hammurabi (también amorreo) ascendió al trono de Babilonia, el imperio sólo consistía en unas pocas ciudades en los alrededores: Dilbat, Sippar, Kiš, y Borsippa.
Se sabe exclusivamente de los nombres no propios del Imperio acadio, que eran nombres propios registrados por nativos escribas acadios durante períodos de gobierno amorreo en partes de Mesopotamia (final del tercero y el comienzo del segundo milenio), y en particular de Babilonia, que fue en realidad fundada por los amorreos en 1894 a.C., y dirigidos por ellos hasta 1595 a.
En el siglo XXI a.C., una nueva civilización acadia, Asiria, había subido a la posición dominante en el norte de Irak. Luego, durante el siglo XIX a.C., al sur de Irak se formó un Estado amorreo contemporáneo, llamado Babilonia.
Una de las ciudades bajo gobierno Amorreo, fue Babilonia, que, si bien hacía ya mucho tiempo que estaba bajo dominio amorreo, no tenía dinastía propia.
según la cronología media), engrandecería colosalmente y extendería sus dominios, transformándola en la capital del Imperio Amorreo, que dominó toda la Mesopotamia.
El Código es una simple recopilación de leyes sumerias, hecha por un rey, Hammurabi, sexto de los reyes de la primera dinastía babilónica, amorreo y semita aunque no sumerio.
La lista de 70 nombres introduce por primera vez una serie de gentilicios conocidos y topónimos importantes de la geografía bíblica tales como los tres hijos de Noé: Sem, Cam y Jafet, desde los cuales se derivan semita, camita y jafetita; algunos de los nietos de Noé incluyendo Elam, Asur, Aram, Cus y Canaán, derivándose elamita, asirio, arameo, cusita y cananeo; así como otros descendientes incluyendo a Eber (de donde viene hebreo), el cazador-rey Nimrod, los filisteos y los hijos de Canaán incluyendo Het, Jebus y Amori, derivándose hitita, jebuseo y amorreo.
Siguiendo a los teóricos del movimiento racista völkisch, Rosenberg afirmaba que Jesús era un ario (específicamente un amorreo o hitita) y que el cristianismo original era una religión aria, pero que había sido corrompida y alterada (judaizada) por los seguidores de Pablo de Tarso y el catolicismo.