amniocentesis

amniocentesis

 
f. med. Punción del útero grávido y de la membrana amniótica para obtener una muestra del líquido amniótico, que rodea al feto en desarrollo.
Traducciones

amniocentesis

Amniozentese

amniocentesis

amniocentesi

amniocentesis

amniocentèse

amniocentesis

амниоцентез

amniocentesis

Amniocentese

amniocentesis

بزل

amniocentesis

Amniopunkcja

amniocentesis

Amniocentéza

amniocentesis

Lapsivesipisto

amniocentesis

羊水穿刺

amniocentesis

Fostervattenprov

amniocentesis

SF INVamniocentesis

am·ni·o·cen·te·sis

m. amniocentesis, puncture of the uterus to obtain amniotic fluid.

amniocentesis

f (pl -sis) amniocentesis
Ejemplos ?
Sue va al médico para averiguar el sexo de su bebé, acompañada con Emma (Jayma Mays) y Will. El médico dice que Sue está teniendo una niña, pero sus resultados de la amniocentesis muestran "irregularidades".
Es posible el diagnóstico prenatal mediante ecografía, fetoscopia (procedimiento mediante el cual se puede observar directamente al feto dentro del útero, mediante el uso de un fetoscopio introducido a través de una incisión bajo anestesia local) y amniocentesis (procedimiento obstétrico mediante el cual se extrae una pequeña cantidad de líquido amniótico para su posterior análisis).
El diagnóstico se basa en la realización de un cariotipo en los casos sospechoso que muestra el cromosoma 8 extra. Es posible el diagnóstico prenatal realizando previamente una amniocentesis.
Chapel Hill, University of North Carolina Press. Rapp, Rayna (2000). Testing Women, Testing the Fetus: The Social Impact of Amniocentesis in America. New York: Routledge.
La AFP se encuentra normalmente elevada en pacientes afectados por ataxia telangiectasia, en los que la concentración de AFP se eleva normalmente con la edad si bien no suele superar los 400 ng/ml. Cuando se sospecha de alguna anormalidad en el feto, se puede realizar una amniocentesis.
Para ello, se toma una muestra de sangre, de la cual se separan los leucocitos o glóbulos blancos, se incuban y se hace un estudio de los cromosomas para detectar anomalías, como en este caso, la presencia de un cromosoma X extra. Otra forma de diagnosticar un Klinefelter de forma prenatal es por amniocentesis o por la muestra del villus coriónico (CVS).
A continuación se enumeran los diferentes técnicas disponibles en la actualidad para realizar ese diagnósticos precoz: Diagnóstico prenatal Triple prueba (11-13 semanas) Biopsia corial (11-13 semanas) Amniocentesis (14-16 semanas) Diagnóstico preimplantacional Biopsia embrionaria (Día 3 o día 6 del embrión) Diagnóstico preconcepcional Selección de espermatozoides Biopsia de corpúsculo polar La mujer debe someterse a un tratamiento hormonal para estimular la ovulación.
Por ende, cuando existen sospechas de una posible anormalidad a nivel clínico o de laboratorio, una mujer embarazada puede tener que someterse a pruebas no radiológicas tales como amniocentesis (la evaluación del fluido extraído del saco que rodea al bebé) o a un muestreo de la vellosidad coriónica (evaluación del tejido de la placenta) para determinar la salud del bebé, o puede que sea derivada por su médico de atención primaria a un perinatólogo (obstetra que se especializa en embarazos de alto riesgo).
También se incluyeron como factores determinantes: la baja tasa de diagnósticos tempranos durante el embarazo de distintos trastornos genéticos por amniocentesis, se incluyeron diversos embarazos a pre-termino en la región, y abortos previos como antecedente de la madre.
Las técnicas utilizadas para el diagnóstico prenatal de otros trastornos, como la amniocentesis y el estudio de vellosidades coriales, no sirven para detectar el déficit de la enzima Glucosa-6-fosfatasa (causa de la glucogenosis tipo I).
Por lo general, la cantidad de IgG Rh necesarios para el tratamiento después de la sensibilización con sangre fetal es de al menos 15 mcg/ml de eritrocitos fetales. Ocasionalmente se recurre a una amniocentesis para determinar a qué grado la sensibilización materna ha impactado al feto.
En noviembre de 2015, algunos informes del Ministerio de Salud de Brasil alertaron sobre un vínculo previamente desconocido entre el virus del Zika y casos de recién nacidos con microcefalia en el noreste del país, basándose en dos casos de fetos severamente afectados en los cuales las amniocentesis confirmaron la presencia del virus del Zika dentro del líquido amniótico.