amito


También se encuentra en: Sinónimos.

amito

(Del lat. amictus < amicire, cubrir.)
s. m. RELIGIÓN, INDUMENTARIA Y MODA Vestidura blanca, con una cruz en medio, que el sacerdote católico se pone bajo el alba.

amito

 
m. liturg. Vestidura blanca que el sacerdote se pone debajo del alba.
Traducciones

amito

Amikt

amito

amice

amito

amict

amito

amict

amito

amikt

amito

amitto
Ejemplos ?
El día 6 a las cinco de la mañana se lleva en procesión al niño del Belén a la capilla San Roque, por todos los mayordomos, orquestas y bandas al son de danzas y contradanzas del niño perdido a la una de la tarde se lleva a cabo la pascua de reyes donde todos los negritos se presentan con sus vestimentas de color blanco y realizan el famoso pascuarito, luego de su bailes característicos el mayordomo hace entrega de cargo al amito chiranday (nuevo mayordomo) y se degusta de las ricos ponches, quemaditos calientitos y un gran almuerzo preparado por las casampaireras (cocineras) donde se puede comer en cualquier ccarpuna o casa de los mayordomos.
Dicha lápida contenía la inscripción: "Cadus Pedaccianus Pentovio Aulcigun amito suo et Amio filio an(norum) XXX.", interpretada como: "Cado Pedacciano erigió este monumento a su amigo Pentovio de la gente de los Avóleigos, y a su hijo Amio de 30 años de edad." Consultado el 22 de enero de 2009.;Período cántabro De la primera civilización que se tiene constancia es del pueblo Cántabro, ya conocido en el siglo III a.
El día 8 luego de ganar el alva de la misa y de recorrer por las diferentes calles haciendo el wasikay (visita a las casas y tiendas) recolectando toda clase de productos a cambio de sus bailes y contradanzas vuelven a su ccarpuna, para que luego se alisten y retomen al belén y realicen el cima paskay (desate de cinta) ofreciendo sus mejore números de danza y contradanza el día 9 a las cuatro de la mañana retorna el niño a la iglesia san José, acompañado por las canchas de negritos, orquestas, bandas, amito pasmado...
Y el difunto viste, entre otras prendas, palio, por su condición de arzobispo, estola, amito, manípulo y unos guantes con una «orla decorada».
ndumentaria eclesiástica es la denominación genérica para las vestiduras distintivas que usan los sacerdotes ministeriales, tanto durante el culto (casulla, dalmática, alba, hábito, amito, estola, cíngulo, etc.) como fuera de él (sotana, manteo, muceta -sólo determinadas dignidades-, clergyman, alzacuellos, etc.), momentos en los que pueden llevar cualquier vestimenta, aunque el canon 284 del Derecho Canónico católico indica que los clérigos han de vestir un traje eclesiástico digno, según las normas dadas por la Conferencia Episcopal y las costumbres legítimas del lugar.
En las sílabas átonas, los diptongos resultantes se simplificaron: amicas 'amikai' 'amiche', donde el término latino 'amicae' nominativo plural dio lugar a 'amito' en lugar de amiche amici.
Un único corporal, dos purificadores, tres paños de patena, un solo amito, una casulla de cada color, un cordón de seda punzó, un frontal morado en mal estado, una capa negra de coro con galón de oro, un cuadro grande de lienzo pintado al óleo representando a Ntra Sra.
En estas dudas iba, cuando percibo a mi espalda blando rumor de pisadas descalzas. Un indio ensabanado se me acerca -¿No tiene mi amito cosita que me ordenar?
Pero en vez de la intimación breve e Imperiosa que esperaba, le escuché murmurar con su eterna voz de esclavo -No se llegue, mi amito, que puede clavarse...
En seguida armó una mesita de campaña que en el equipaje venía, tendió sobre ella finísimo mantel, puso cubiertos y copas de plata; abrió cajas de conservas, alineó botellas de excelentes vinos, y cuando el cocinero se presentó con su contingente, avisaron al amito que la cena lo espetaba.
A bordo viene un moreno que mata los tiburones en el agua con el trinchete. ¡Suba, mi amito, no se dilate...! Y desaparece velozmente, como esos etíopes carceleros de princesas en los castillos encantados.
Y mientras el látigo silbaba sobre sus lomos, enroscándose en torno de su cuerpo como una culebra, el paciente caía y se levantaba exhalando sin interrupción el grito ronco: -¡Perdón, amito, perdón, amito!