aminoglucósido


Búsquedas relacionadas con aminoglucósido: tetraciclinas
Traducciones

aminoglucósido

m aminoglycoside
Ejemplos ?
Otra terapia recomendada es un beta-lactámico como los ya descritos más un aminoglucósido intravenoso como la gentamicina o tobramicina, más un macrólido como la azitromicina o la fluoroquinolona no-pseudomona ciprofloxacina.
Los antibióticos más usados son una combinación de una penicilina (por lo general, la ampicilina) y un aminoglucósido (por lo general, la gentamicina).
Entre los microbios que modifican los antibióticos se encuentran el Pseudomonas aeruginosa y el Acinetobacter baumannii, resistente al aminoglucósido.
En la primera fase, el ingreso a la célula depende del potencial transmembrana generado por el metabolismo aerobio. La segunda fase es de ingreso acelerado, y se ve favorecida por la unión previa del aminoglucósido al ribosoma bacteriano.
La gentamicina sigue siendo el aminoglucósido de elección para las infecciones intrahospitalarias por enterobacteriáceas en instituciones con mínima resistencia bacteriana a la misma.
La gentamicina es un aminoglucósido. Se emplea como antibiótico para erradicar infecciones contra bacterias sensibles. Sirve para tratar diversas enfermedades graves de piel, pulmón, estómago, vías urinarias y sangre, así como heridas cutáneas y en el ojo.
Por ello, esta bacteria presenta una resistencia primaria a las penicilinas y cefalosporinas de tercera generación El tratamiento puede realizarse con fluoroquinolonas (ciprofloxacino, levofloxacino), carbapenemas (ertapenem, imipenem, meropenem), o más frecuentemente cefalosporinas de tercera y cuarta generación (cefotaxima, cefepime), generalmente asociado a un aminoglucósido.
En casos de septicemias causadas por Pseudomonas, estas penicilinas antipseudomónicas suelen ser administradas conjuntamente con un aminoglucósido (por ejemplo, gentamicina o netilmicina), puesto que poseen un efecto sinérgico.
La nitrofurazona no suele ser activa en infecciones por Pseudomonas, en cuyo caso suele preferirse la gentamicina (un antibiótico aminoglucósido).
Sin embargo, está contraindicada la cirugía en lugares críticos cercanos a la órbita o los genitales. Los antibióticos más efectivos son la rifampina combinada con un aminoglucósido, fluorquinolona, macrólido o dapsona.
En pacientes con una historia de hipersensibilidad o de reacciones tóxicas severas a los aminoglucósidos, puede contrain­dicarse el uso de cualquier otro aminoglucósido, debido a la sensibilidad cruzada con este tipo de medicamentos.
El tratamiento específico debe orientarse por las pruebas de sensibilidad in vitro, pero el tratamiento empírico frente a las infecciones graves sería un b-lactámico (p. ej., ceftacidima, imipenem) y un aminoglucósido.