ameno

(redireccionado de amenos)
También se encuentra en: Sinónimos.

ameno, a

(Del lat. amoenus.)
1. adj. Que alegra, divierte o ayuda a pasar el tiempo agradablemente ese chico es muy ameno; su compañía resulta amena. entretenido aburrido
2. Se aplica al lugar que tiene una serie de características que lo hacen agradable para la estancia. placentero, deleitable

ameno, -na

 
adj. Grato, placentero, deleitable.

ameno, -na

(a'meno, -na)
abreviación
1. aburrido que entretiene y hace pasar el tiempo un programa de televisión ameno
2. lugar que resulta placentero y agradable un paisaje ameno
Traducciones

ameno

příjemný

ameno

behagelig

ameno

nautittava

ameno

zabavan

ameno

楽しい

ameno

즐길 수 있는

ameno

trevlig

ameno

ที่สนุกสนาน

ameno

zevkli

ameno

thú vị

ameno

ADJ (= agradable) → pleasant, agreeable, nice; [estilo] → engaging; [libro] → enjoyable, readable; [lectura] → light
prefiero una lectura más amenaI prefer lighter reading
es un sitio amenoit's a nice spot
la vida aquí es más amenalife is more pleasant here

ameno-a

a. pleasant, affable.
Ejemplos ?
Inmensa hermosura aquí se muestra toda, y resplandece clarísma luz pura que jamás anochece: eterna primavera aquí florece. ¡Oh, campos verdaderos! ¡Oh, prados con verdad frescos y amenos! ¡Riquísimos mineros!
José María Segura, uno de los hombres más simpáticos y de los conversadores más amenos e ingeniosos que he conocido, me dijo si no me acordaba de un cierto Angel Ganivet a quien en Madrid había conocido y me dio unas correspondencias escritas por éste desde Gante a El Defensor de Granada.
-Ahí tengo un prólogo empezado para una obra que pienso escribir, en el cual trato de decir modestamente que no aspiro al título de sabio; que las largas convulsiones políticas que han conmovido a la Europa y a mí a un mismo tiempo, las intrigas de mis émulos, enemigos y envidiosos, y la larga cadena de infortunios y sinsabores en que me he visto envuelto y arrastrado juntamente con mi patria, han impedido que dedicara mis ocios al cultivo de las musas; que habiéndose luego el Gobierno acordado y servídose de mi poca aptitud en circunstancias críticas, tuve que dar de mano a los estudios amenos que reclaman soledad y quietud de espíritu...
Por el Ecuador, cuyo Presidente Flores se ha visto en batallas cerradas con Washington, viene, como para dar prueba viva de que aun allí van ya amenos las revoluciones porque en el norte desdeñan la otra América, el Presidente a quien Flores acaba de sustituir, incisivo con la pluma y poderoso en la costa liberal: José María Caamaño.
Palomas de los valles, prestadme vuestro arrullo; Prestadme, claras fuentes, vuestro gentil rumor; Prestadme, amenos bosques, vuestro feliz murmullo, Y cantaré á par vuestro la gloria del Señor.
Partido así el espíritu en amores contradictorios e intranquilos; alarmado a cada instante el concepto literario por un evangelio nuevo; desprestigiadas y desnudas todas las imágenes que antes se reverenciaban; desconocidas aún las imágenes futuras, no parece posible, en este desconcierto de la mente, en esta revuelta vida sin vía fija, carácter definido, ni término seguro, en este miedo acerbo de las pobrezas de la casa, y en la labor varia y medrosa que ponemos en evitarlas, producir aquellas luengas y pacientes obras, aquellas dilatadas historias en verso, aquellas celosas imitaciones de gentes latinas que se escribían pausadamente, año sobre año, en el reposo de la celda, en los ocios amenos del pretendiente en corte...
Lo más del día se les pasaba espulgándose o remendando sus abarcas; ni entre ellos se nombraban Amarilis, Fílidas, Galateas y Dianas, ni había Lisardos, Lausos, Jacintos ni Riselos; todos eran Antones, Domingos, Pablos o Llorentes; por donde vine a entender lo que pienso que deben de creer todos: que todos aquellos libros son cosas soñadas y bien escritas para entretenimiento de los ociosos, y no verdad alguna; que, a serlo, entre mis pastores hubiera alguna reliquia de aquella felicísima vida, y de aquellos amenos prados...
De las tres hijas que dejó en el palacio bien construido, Crisotemis, Laódice e Ifianasa, llévate la que quieras, sin dotarla, a la casa de Peleo, que él la dotará espléndidamente como nadie haya dotado jamás a hija alguna: ofrece darte siete populosas ciudades —Cardámila, Enope, la herbosa Hira, la divina Feras, Antea, la de los amenos prados, la linda Epea, y Pédaso, en viñas abundante—, situadas todas junto al mar, en los confines de la arenosa Pilos, y pobladas de hombres ricos en ganado y en bueyes, que te honrarán con ofrendas como a un dios y pagarán, regidos por tu cetro, crecidos tributos.
Este lugar es lindísimo; los fértiles campos que le rodean hacen un paraíso de sus cercanías, y sus habitantes son amenos y regocijados.
Palomas de los valles, prestadme vuestro arrullo; prestadme, claras fuentes, vuestro gentil rumor; prestadme, amenos bosques, vuestro feliz murmullo; y cantaré a par vuestro la gloria del Señor.
Gobernaban su familia tres mujeres muy hermosas, cuyo esposo era; y cuando no se recreaba con sus mujeres, se ocupaba en filosofar. Vivía junto a su casa que era hermosa, bien alhajada y con amenos jardines, una india vieja, beata, tonta, y muy pobre.
De los ríos sólo faltó el Océano; y de cuantas ninfas habitan los amenos bosques, las fuentes de los ríos y los herbosos prados, ninguna dejó de presentarse.