amenazar

(redireccionado de amenazaron)
También se encuentra en: Sinónimos.

amenazar

1. v. tr. Manifestar una persona a otra la intención que tiene de hacerle daño o perjudicarle. conminar
2. v. tr. e intr. Dar indicios de la inminencia de un daño o peligro esta empresa amenaza un fatal desenlace. presagiar
NOTA: Se conjuga como: cazar

amenazar

 
tr.-intr. Dar a entender [a uno] la intención de hacerle algún mal.
Dar indicios de estar inminente [una cosa mala o desagradable].

amenazar

(amenaˈθaɾ)
verbo transitivo-intransitivo
1. avisar a alguien de la intención de dañarlo o perjudicarlo Me amenazó con pegarme si desobedecía.
2. representar un riesgo para alguien o algo La televisión amenaza a la lectura.
3. indicar que pronto sucederá algo malo La crisis amenaza problemas en el gobierno.

amenazar


verbo impersonal
presagiar un daño, existir indicios de algo malo En las noticias dicen que amenaza lluvia.

amenazar


Participio Pasado: amenazado
Gerundio: amenazando

Presente Indicativo
yo amenazo
tú amenazas
Ud./él/ella amenaza
nosotros, -as amenazamos
vosotros, -as amenazáis
Uds./ellos/ellas amenazan
Imperfecto
yo amenazaba
tú amenazabas
Ud./él/ella amenazaba
nosotros, -as amenazábamos
vosotros, -as amenazabais
Uds./ellos/ellas amenazaban
Futuro
yo amenazaré
tú amenazarás
Ud./él/ella amenazará
nosotros, -as amenazaremos
vosotros, -as amenazaréis
Uds./ellos/ellas amenazarán
Pretérito
yo amenacé
tú amenazaste
Ud./él/ella amenazó
nosotros, -as amenazamos
vosotros, -as amenazasteis
Uds./ellos/ellas amenazaron
Condicional
yo amenazaría
tú amenazarías
Ud./él/ella amenazaría
nosotros, -as amenazaríamos
vosotros, -as amenazaríais
Uds./ellos/ellas amenazarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo amenazara
tú amenazaras
Ud./él/ella amenazara
nosotros, -as amenazáramos
vosotros, -as amenazarais
Uds./ellos/ellas amenazaran
yo amenazase
tú amenazases
Ud./él/ella amenazase
nosotros, -as amenazásemos
vosotros, -as amenazaseis
Uds./ellos/ellas amenazasen
Presente de Subjuntivo
yo amenace
tú amenaces
Ud./él/ella amenace
nosotros, -as amenacemos
vosotros, -as amenacéis
Uds./ellos/ellas amenacen
Futuro de Subjuntivo
yo amenazare
tú amenazares
Ud./él/ella amenazare
nosotros, -as amenazáremos
vosotros, -as amenazareis
Uds./ellos/ellas amenazaren
Imperativo
amenaza (tú)
amenace (Ud./él/ella)
amenazad (vosotros, -as)
amenacen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había amenazado
tú habías amenazado
Ud./él/ella había amenazado
nosotros, -as habíamos amenazado
vosotros, -as habíais amenazado
Uds./ellos/ellas habían amenazado
Futuro Perfecto
yo habré amenazado
tú habrás amenazado
Ud./él/ella habrá amenazado
nosotros, -as habremos amenazado
vosotros, -as habréis amenazado
Uds./ellos/ellas habrán amenazado
Pretérito Perfecto
yo he amenazado
tú has amenazado
Ud./él/ella ha amenazado
nosotros, -as hemos amenazado
vosotros, -as habéis amenazado
Uds./ellos/ellas han amenazado
Condicional Anterior
yo habría amenazado
tú habrías amenazado
Ud./él/ella habría amenazado
nosotros, -as habríamos amenazado
vosotros, -as habríais amenazado
Uds./ellos/ellas habrían amenazado
Pretérito Anterior
yo hube amenazado
tú hubiste amenazado
Ud./él/ella hubo amenazado
nosotros, -as hubimos amenazado
vosotros, -as hubísteis amenazado
Uds./ellos/ellas hubieron amenazado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya amenazado
tú hayas amenazado
Ud./él/ella haya amenazado
nosotros, -as hayamos amenazado
vosotros, -as hayáis amenazado
Uds./ellos/ellas hayan amenazado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera amenazado
tú hubieras amenazado
Ud./él/ella hubiera amenazado
nosotros, -as hubiéramos amenazado
vosotros, -as hubierais amenazado
Uds./ellos/ellas hubieran amenazado
Presente Continuo
yo estoy amenazando
tú estás amenazando
Ud./él/ella está amenazando
nosotros, -as estamos amenazando
vosotros, -as estáis amenazando
Uds./ellos/ellas están amenazando
Pretérito Continuo
yo estuve amenazando
tú estuviste amenazando
Ud./él/ella estuvo amenazando
nosotros, -as estuvimos amenazando
vosotros, -as estuvisteis amenazando
Uds./ellos/ellas estuvieron amenazando
Imperfecto Continuo
yo estaba amenazando
tú estabas amenazando
Ud./él/ella estaba amenazando
nosotros, -as estábamos amenazando
vosotros, -as estabais amenazando
Uds./ellos/ellas estaban amenazando
Futuro Continuo
yo estaré amenazando
tú estarás amenazando
Ud./él/ella estará amenazando
nosotros, -as estaremos amenazando
vosotros, -as estaréis amenazando
Uds./ellos/ellas estarán amenazando
Condicional Continuo
yo estaría amenazando
tú estarías amenazando
Ud./él/ella estaría amenazando
nosotros, -as estaríamos amenazando
vosotros, -as estaríais amenazando
Uds./ellos/ellas estarían amenazando
Sinónimos

amenazar

intransitivo y transitivo
amagar, conminar, coaccionar, enseñar los dientes (col.), decir a uno cuántas son cinco (col.), tener en jaque.
Amagar supone solo un indicio o comienzo de amenaza o de actitud amenazadora. Conminar es intimar a alguien el cumplimiento de algo, so pena de producirle un daño; es mandar amenazando.
Traducciones

amenazar

threaten, menace, to threaten, impend, loom

amenazar

amenaçar

amenazar

menacer, gronder

amenazar

groziti

amenazar

ameaçar

amenazar

vyhrožovat

amenazar

true

amenazar

απειλώ

amenazar

uhata

amenazar

prijetiti

amenazar

脅す

amenazar

위협하다

amenazar

dreigen

amenazar

true

amenazar

zagrozić

amenazar

hota

amenazar

ขู่เข็ญ

amenazar

tehdit etmek

amenazar

đe dọa

amenazar

威胁

amenazar

威脅

amenazar

לאיים

amenazar

A. VTto threaten
amenazar a algn de muerteto threaten to kill sb
me amenazó con despedirmehe threatened to fire me
una especie amenazada de extincióna species threatened with extinction
la tarde amenazaba lluviait looked like rain in the evening
amenazar violenciato threaten violence
B. VIto threaten, impend
amenazar con hacer algoto threaten to do sth

amenazar

vi. to threaten.

amenazar

vt, vi to threaten
Ejemplos ?
Afirmaban que la duodécima hora, que se quería arrebatar al capitalista, era precisamente la única en que éste obtenía su ganancia. Amenazaron con el descenso de la acumulación, la subida de los precios, la pérdida de mercados, el decrecimiento de la producción, la reacción consiguiente sobre los salarios y, por último, la ruina.
En la sofoquina se le cayó al pobrecito el cinto con los dos mil ducados, ¡pero ni por esas se aplacaron esos diablos! Lo amenazaron con secuestrarlo en el subterráneo y robarle, mientras estuviera preso, el tesoro de la Virgen.
Simpatizantes del gobierno igualmente hostigaron y amenazaron a representantes de los medios de comunicación privados y cometieron actos vandálicos contra sus instalaciones y los equipos que allí se encontraban.
Por Dios y su Madre Piadosos abrid; Si no, a vuestra puerta, Me veréis morir Apenas estas palabras Sollozaba el huerfanito, Cuando dentro del palacio Sonó de un can el ladrido; Cien esclavos acudieron; Y amenazaron al niño, Si en mal hora el dueño adusto Despertaba a sus gemidos.
El 10 de mayo, los agentes de la DIM detuvieron a un reportero, a un fotógrafo y a un conductor en una barrera policial, los golpearon y los amenazaron con pistola en mano, les confiscaron sus cámaras, grabadores, radios y credenciales de prensa.
El gobernador, echándola de autoridad, dijo que siendo el punto contencioso, ahí estaba él para tomar posesión del tesoro en nombre del rey. Los interesados lo amenazaron entonces con papel sellado y con ocurrir hasta la Real Audiencia si la cosa apuraba.
Cual no sería su estupor que cuando sus gruesas y pesadas botas para vencer la gravedad, y no flotar, se posaron en un suelo arenoso de color rojo, un tumulto de seres (¿Qué está pasando?), pequeños como duendes, lo amenazaron con fulgurantes rayos atómicos y le dijeron en perfecto lenguaje terrestre (inglés, obvio): ¡Welcome to Mars!
Verificó bien esta dotrina Marco Bruto; pues, no sacando afuera de las almas de los confederados la resolución, la cerró tan oculta, que burló el crédito a los astrólogos que amenazaron a César, con día señalado, su fin; a los animales, que, muertos, con entrañas introducidas a la profecía (por la superstición), se le predijeron; y a tantas señales y agüeros que le amonestaban de su riesgo.
En tanto ya los males y dolores, soldados indolentes, que militan bajo el pendón sombrío de la muerte, volteando en torno de la real cabeza una tan cara vida amenazaron.
Juan Duende, cochero del presidente general Gamarra, y Quintín Quintana, que ejerció idéntico oficio con el presidente general Castilla, amenazaron a los empresarios con resucitar el pleito; pero ambos ciudadanos cocheros eran unos peines sin pizca de respeto por los altos fueros del pescante, y transigieron, previa la promesa de que en cada tarde de lidia se les acudiría con cuatro pesos, cuatro copas y cuatro butifarras.
Durante el año, muchos seguidores del Gobierno interpretaron estas declaraciones como una aprobación tácita de la violencia, y amenazaron, intimidaron e incluso hirieron físicamente a varios individuos de grupos opositores a Chávez.
Continuaron las amenazas y los ataques contra defensores de los derechos humanos, funcionarios de la administración de justicia, sindicalistas y periodistas En junio de 2003 hombres armados irrumpieron en el hogar de José Rubén Zamora, presidente del diario El Periódico, y lo amarraron y amenazaron junto a familiares.