Ejemplos ?
y de este hermoso y vivífico sol, alma del mundo, no volver a la luz, sino allá cuando ceñida en lauro de victoria ostente la dulce patria su radiosa frente, el astro del saber termine su conocido giro al occidente, y el culto del arado y de las artes, más preciosas que el oro, haga reflorecer en lustre eterno, candor, riqueza y nacional decoro, y leyes de virtud y amor dictando, en lazo federal las gentes todas adune la alma paz, y se amen todas...
Ya es mi manía: decid a vuestros niños, ya sin su abuelo, que esta poesía es su muerto abuelito quien se la envía… ¡De allá, del cielo!… Tal vez ni ellos me vean ni yo les vea nunca: pero que me amen: esa es mi idea.
Durante casi todo lo que va del siglo XX, en un afán obsesivo por lograr que los alumnos “amen” la lectura, el enfoque lecturista de la clase de español pasó a primer término.
El ingenio no consiste en decir cosas nuevas, maravillosas y nunca oídas, sino en eternizar, en formular las verdades más sabidas; que dos amantes se amen y muera uno por otro es efectivamente idea tan poco nueva, que apenas hay comedia, anécdota o cuento cuya intriga no gire sobre la exageración o los excesos del amor; pero el ingenio no está en el asunto sino en el autor que le trata; si en el asunto pudiera estar, la comedia de Montalbán que trata la misma tradición hubiera sido buena, o mala la de Hartzenbusch.
La expedición del Reglamento para la Planeación, Control y Vigilancia de las Inversiones de los Fondos Comunes Ejidales, obra y propósito del Ejecutivo, representa igualmente provechosa medida que amen de resguardar el ejido y ponerlo a cubierto del abuso, la injusticia y la explotación lo convertirá, para bien de todos, en diversificada unidad de producción económica, vinculada al desarrollo general del país.
De mi madre se cuenta que llevaba siempre en la cintura, a guisa de espada, una pretina de siete ramales, y no por puro lujo: que a lo mejor del cuento, sin fórmula de juicio, la blandía con gentil desenfado, cayera donde cayera; amen de unos pellizcos menuditos y de sutil dolor con que solía aliñar toda reprensión.
A la Virgo gloriosa todos graçias rendamos, De qui tantos miraclos leemos e probamos: Ella nos dé su gratia que servirla podamos, E nos guie fer cosas por ond salvos seamos.Amen.
Sócrates: ¿No estamos también de acuerdo, en que lo que es amable a los dioses, no lo es porque ellos lo amen, y que no es cierto decir que ellos lo aman porque es amable?
96 Si algo a los mudos sepulcros grato y acepto acaecer, Calvo, de nuestro dolor puede, por la nostalgia con que renovamos los viejos amores, y aun, otrora perdidas, lloramos las amistades, ciertamente no tan gran dolor por su muerte inmadura tiene Quintilia, cuanto se goza del amor tuyo. 97 No –así los dioses me amen– que algo importaba, pensé, si la boca o el culo yo le oliera a Emilio.
Respetuoso de las opiniones de los demás, al asumir el Poder declaramos nuestra decisión invariable de mantener la concordia entre los mexicanos que amen verdaderamente a la patria y laboren por mejorar sus destinos.
Tal vez esto os parezca sueño de un loco… de nadie mis chocheces en mal redundan: a él no le conocieron ni a mí tampoco: que nos identifiquen, que nos confundan: que me amen vuestros niños: y cuando lleguen a ser ya grandecitos, cuando pregunten su historia y de saberla derecho aleguen, que los datos y señas delos dos junten; que cuando de su abuelo sepan la historia con la mía la fundan en su memoria: que cuando de él lindezas y bien les digan, que con él me recuerden y me bendigan, y cuando por él recen al acostarse, que también por mí recen cuenta sin darse; mi poesía que aprendan cuando crezcan Pepe y María.
III Ruega, hija, por tus hermanos, los que contigo crecieron, y un mismo seno exprimieron, y un mismo techo abrigó. Ni por los que te amen sólo el favor del cielo implores: por justos y pecadores, Cristo en la Cruz expiró.