amatorio

(redireccionado de amatorias)
También se encuentra en: Sinónimos.

amatorio, a

1. adj. Del amor me gusta la poesía amatoria.
2. Que incita a amar.

amatorio, -ria

 
adj. Relativo al amor.
Que induce a amar.
Sinónimos

amatorio

, amatoria
adjetivo
Traducciones

amatorio

amatorio

amatorio

ADJlove antes de s
poesía amatorialove poetry
Ejemplos ?
El Diccionario de autoridades la define como:: La que tiene varios lances y empeños, y es representada y compuesta entre damas y galanes, figurados en personas no reales, sino en la esfera de nobles y caballeros El dramaturgo Francisco Bances Candamo, en su Theatro de los theatros de los passados y presentes siglos, cuya primera versión redactó en 1689-90, clasifica la comedia española del momento en dos grandes grupos: amatorias e historiales.
Durante los años siguientes, el propio Granados le acompañó al piano en varios conciertos por toda Cataluña y le hizo estrenar su obra Canciones amatorias en la Sala Granados de la avenida Tibidabo de Barcelona en 1913.
Las comedias amatorias las divide en «comedias de fábrica» y «comedias de capa y espada», y estas últimas las define como: Aquellas cuyos personajes son solo caballeros particulares, como Don Juan y Don Diego etcétera, y los lances se reducen a duelos, a celos, a esconderse el galán, a taparse la dama, y en fin a aquellos sucesos más caseros de un galanteo.… Estas de capa y espada han caído ya de estimación, porque pocos lances pueden ofrecer la limitada materia de un galanteo particular que no se parezcan unos a otros, y sólo Don Pedro Calderón los supo estrechar de modo que tuviesen viveza y gracia, suspensión en enlazarlos y travesura gustosa en deshacerlos.
Además de abusar de toda mujer que podía, vivía en concubinato con una de sus esclavas y cuando se cansó de ella, se amancebó con una hija de esta esclava, a la que llamaban Francisquita, una hermosa indiecita de tez canela y ojos verdes. Es posible que en las artes amatorias, Juan Suárez de Figueroa, heredara las mañas de algunos de sus antepasados extremeños.
Fue Luciano el primero que a las conversaciones amatorias las llamó milesias, y Marciano Capella infligió este nombre a determinadas ficciones poéticas.
Con todo, se cuenta que no exprimió demasiado sus dotes amatorias y que era más bien conservador como pareja: muy celoso y desconfiado.
Habitual en las crónicas de sociedad por sus frecuentes romances, la tradición popular le otorgó características legendarias a sus capacidades amatorias.
Ciclos posteriores en otros idiomas incluyen a Pierrot Lunaire de Arnold Schoenberg, "Sea Pictures" de Edward Elgar, Canciones amatorias y Tonadillas de Enrique Granados, Canciones epigramáticas de Amadeo Vives, Siete canciones populares españolas de Manuel de Falla, Ajedrez I y II, Ligia Lieder y Viejas palabras de Juan María Solare, Poèmes pour Mi, Chants de terre et de ciel y Harawi de Olivier Messiaen, Songfest de Leonard Bernstein, Cinco canciones negras de Xavier Montsalvatge, Combat del somni de Federico Mompou, Hermit Songs y Despite and Still de Samuel Barber, y Paroles tissées y Chantefleurs et Chantefables de Witold Lutoslawski.
Las imágenes de dioses y diosas forman el cuarto grupo y suelen estar situadas al fondo del templo o en los nichos situados bajo los salientes. Finalmente se encuentran las figuras femeninas y las que representan a parejas amatorias.
Finalmente, no se llega a arrojar al atemorizado poeta sardo y, tras encontrarse con un bajel de malos poetas, a quienes Apolo castiga utilizando la fuerza de Neptuno, que los hace naufragar (aunque su furia es aplacada luego por las artes amatorias de Venus), el ejército llega a la falda del monte Parnaso, beben las aguas de la fuente de Castalia y son recibidos por el propio Apolo, dios de la poesía.
Compuso también recopilaciones de canciones (Cinco canciones del corazón, 1927; Punsolenques, 1949; Cinco canciones amatorias, 1964) obras corales (Colección espiritual, 1945; catalanas, 1951; La Cruz del Canigó (1953), Poemas corales, 1978), piezas inspiradas en el folclore catalán (Ballets del Maresme, 1963; El riesgo del pastor, 1971), así como un gran número de sardanas.
Convocó entonces al también compositor Emigdio Ayala Báez (en esta travesía europea escribirían juntos ambos compañeros, la guarania “Oración a mi amada”, una de las canciones amatorias más populares del Paraguay) y al arpista Albino Quiñónez.