amarillo

(redireccionado de amarillos)
También se encuentra en: Sinónimos.

amarillo, a

(Del lat. hispánico amarellus, diminutivo del lat. amarus, amargo.)
1. adj. Del color del oro, limón o plátano los amarillos campos de la meseta castellana.
2. s. m. Color que es el tercero del espectro solar, entre el naranja y el verde.
3. adj./ s. coloquial Se refiere a la persona cuya piel se caracteriza por la pigmentación amarilla o cobriza de su piel los chinos son amarillos.
4. adj. Referente a la persona, indica que está pálida por alguna enfermedad está amarilla por la hepatitis.
5. SOCIOLOGÍA Se aplica a la organización sindical controlada por los patronos en oposición al sindicalismo obrero.
6. s. m. ZOOLOGÍA Adormecimiento extraordinario de los gusanos de seda, especialmente en tiempo de niebla.
7. Sustancia que se utiliza para teñir de color amarillo.
8. peligro amarillo POLÍTICA Supuesta amenaza representada por los países asiáticos en razón de su crecimiento demográfico.
9. prensa amarilla PERIODISMO La de tipo sensacionalista.

amarillo, -lla

 
adj.-m. Díc. del color de oro, del limón, de la flor de retama, etc.; es el tercero del espectro solar.
adj. De color amarillo.
m. Adormecimiento de los gusanos de seda, esp. en tiempo de niebla.

Amarillo

 
Ciudad de E.U.A. en el NO de Texas; 157 165 h.

amarillo

(amaˈɾiʎo)
sustantivo masculino
1. color primario parecido al oro o el plátano El amarillo simboliza al sol.
2. persona de la raza que tiene piel cobriza y ojos rasgados Los amarillos pueblan casi toda Asia.

amarillo, -lla

(amaˈɾiʎo, -ʎa)
abreviación
1. que tiene un color parecido al oro o el limón La flor de la retama es amarilla.
2. persona que tiene la piel amarilla porque está enferma Recuéstate un rato que te has puesto amarillo.
3. persona que tiene la piel amarilla o cobriza por su raza En Asia muchas personas son de raza amarilla.
4. prensa que ofrece noticias impactantes Los diarios amarillos tienen grandes fotos de mujeres o accidentes.
Sinónimos

amarillo

, amarilla
adjetivo y sustantivo
ambarino, jalde*, gualdo, ocre, pajizo, dorado, rubio, leonado, áureo.
Jalde se utiliza cuando se trata de un amarillo subido; dorado, rubio, leonado y áureo se refieren más bien al color del oro, parecido al amarillo.
Traducciones

amarillo

yellow

amarillo

geel

amarillo

жълт

amarillo

groc

amarillo

gelb

amarillo

keltainen

amarillo

jaune

amarillo

sárga

amarillo

gulur

amarillo

giallo

amarillo

flavus

amarillo

geel

amarillo

amarelo

amarillo

galben

amarillo

rumen

amarillo

gul

amarillo

gul

amarillo

žlutý

amarillo

gul

amarillo

žut

amarillo

黄色の

amarillo

노란색의

amarillo

żółty

amarillo

ที่เป็นสีเหลือง

amarillo

sarı

amarillo

vàng

amarillo

黄色的, 黄色

amarillo

黃色

amarillo

צהוב

amarillo

A. ADJ [color] → yellow; [semáforo] → amber, yellow (EEUU)
V tb prensa, sindicato
B. SM
1. (= color) → yellow
amarillo canariocanary yellow
amarillo limónlemon yellow
amarillo mostazamustard yellow
amarillo pajastraw colour o (EEUU) color
2. (Caribe) → ripe banana
V tb amarilla

amarillo-a

a. yellow.
atrofia ___ del hígado___ atrophy of the liver;
fibras ______ fibers;
fiebre ______ fever.

amarillo -lla

adj yellow
Ejemplos ?
El viejo respiraba congojosamente. Se oía el choque de sus dientes amarillos. Sus ojos espantados se desviaban de las horribles caras de sombra.
En el testero, como a una vara de altura, se levantaba un tabladillo, y sobre él un Nacimiento, el Belén clásico español, con su musgo en las praderías, sus pedazos de vidrio y de hojalata imitando lagos y riachuelos, sus selvas de rama de romero, sus torres puntiagudas de cartón, sus pastorcicos de barro, sus dromedarios amarillos y sus Magos con manto de bermellón, muy parecidos a reyes de baraja.
Rosalía, sentada en una antigua butaca forrada de yute, contemplaba con pupilas en que la fiebre ponía un fuego abrasador la serena perspectiva; extendidos tonos violáceos circuían sus ojos, y las rosas de sus pómulos hacían resaltar los intensamente amarillos que habían sustituido los nacarinos con que en días más felices había dado envidia a los nardos de sus macetas; sus labios entreabiertos constantemente, ponían una mueca de dolor en su pálido semblante.
-Es magnífico aquí el otoño -volvió a exclamar la muchachita. El aire era aún más alto y más azul, y el bosque presentaba una bellísima combinación de tonos rojos, amarillos y verdes.
El recluso se había transformado en un guiñapo. La barba crecida, amarillos los ojos, temblorosos y entre abiertos los labios; adolorido, amoratado, casi muerto...
Mil arbolillos de sangre le cubren toda la espalda y oponen húmedos troncos al bisturí de las llamas. Centuriones amarillos de carne gris, desvelada, llegan al cielo sonando sus armaduras de plata.
Solía también pasearme por el mercado, donde había infinita variedad de infieles, algunos con los dientes laqueados de negro, otros con la cabeza rapada, los dientes limados y las narices perforadas, así como chinos de túnicas floreadas, sacerdotes con mantos amarillos, cingaleses conduciendo vacas gibosas y campesinos seguidos de sus lagartos domesticados.
Desde arriba hasta el bosque, sonreía un bellísimo jardín, repleto de todos los colores, que rodeaba al castillo como un anillo mágico. Todos los árboles y los setos, encendidos por los tonos violentos del otoño, aparecían purpúreos, amarillos oro y rojos fuego.
Casco a la Romana. Cabos amarillos. La montura como la Guardia Nacional, su armamento el que le corresponde por su instituto, con la diferencia que en el cinturón del sable será de dos tiros.
Y cuentan que llenóse asimismo aquel sitio de flores marinas, de carrizales, los cuales se cubrieron de diferentes géneros de tordos y urracas; unos colorados, otros amarillos, que con su canto y chirriar hacían gran armonía, y alegraron tanto ese lugar ameno y deleitoso, que los AZTECAS parecieron olvidar el sitio prometido por HUITZILOPOCHTLI y se pusieron a cantar y bailar, sin acordarse que todo aquello era una visión ideada por su guía para darles un panorama de como sería el lugar donde fundarían su gran población, la nueva TOLLAN-MESHICO.
En todos los campos de aquellos contornos crecían cereales, tanto centeno como cebada y avena, esa magnífica avena que, cuando está en sazón, ofrece el aspecto de una fila de diminutos canarios amarillos posados en una rama.
Pos no pueo pensar lo que va a pasar cuando se entere Joseíto, y a ese es a quien hay que tenelle lástima ahora, poique es que el mozo no veía er cielo azul, ni amarillos los madroños, si ella no le dicía que eran dambas cosas de aquellos mesmos colores.