amarillento

(redireccionado de amarillentas)
También se encuentra en: Sinónimos.

amarillento, a

adj. Que tira a amarillo o es de color o tonos amarillos las amarillentas espigas de trigo. amarillejo

amarillento -ta

 
adj. Que tira a amarillo.

amarillento, -ta

(amaɾi'ʎento, -ta)
abreviación
que tiene un tono de amarillo luz amarillenta
Sinónimos

amarillento

, amarillenta
adjetivo
Traducciones

amarillento

yellowish

amarillento

gelblich

amarillento

jaunâtre

amarillento

geelachtig

amarillento

مصفر

amarillento

gullig

amarillento

צהבהב

amarillento

노란

amarillento

ADJ (= que tira a amarillo) → yellowish; [tez] → pale, sallow

amarillento-a

a. yellowish.

amarillento -ta

adj yellowish
Ejemplos ?
El rosal de la casa de Francisco extendía sus ramas cubierto de hojas amarillentas, mientras el otro las ostentaba frescas y verdes.
Reinaba un olor desagradable, y de cuando en cuando encontraron manchas amarillentas parecidas a quemaduras y restos de objetos carbonizados.
Poco a poco, corren más ligeras, más grandes, más tupidas, más numerosas, innumerables luego, y se juntan, tornándose de blancas, grises, amarillentas.
Otro frente lo constituía un paredón negruzco, lleno de grietas y hendiduras, en donde algunos reptiles asomaban su cabeza de ojos pequeños y brillantes por entre las hojas de musgo: un paredón altísimo formado de gruesos sillares, sembrado de huecos de puertas y balcones tapiados con piedra y argamasa, y a uno de cuyos extremos se unía, formando ángulo con él, una tapia de ladrillos, desconchada y llena de mechinales, manchada a trechos de tintas rojas, verdes o amarillentas, y coronada de un bardal de heno seco, entre el cual corrían algunos tallos de enredaderas.
El señor Lheureux, en efecto, tenía casa de empeños, y era a11í donde había guardado la cadena de oro de Madame Bovary, junto con los pendientes del pobre tío Tellier, quien, forzado al fin a vender, había comprado en Quincampoix una mísera tienda de alimentación, donde se moría de su catarro crónico, en medio de sus velas, menos amarillentas que su cara.
Luz excesiva, sombras amarillentas, calor silencioso de horno sobre la carne, que hace sudar al malacara inmóvil ante el bananal prohibido.
Dijo lo que sentía, herido por el mundo, desdeñado por la sociedad, minado por el hastío; el que lea sus composiciones, tiene que recordar, al juzgarlas, que son amargas y amarillentas, porque así ha hecho la Naturaleza a las flores que crecen en los cementerios y en las ruinas.
Releyendo viejas cosas y evocando cosas idas, entre amarillentas rosas y epístolas desvaídas, Encontrarás al acaso entre coplas del camino, como en el fondo de un vaso roto una mancha de vino.
-Para ellos, el eterno pavimento de brasas del infierno -murmuró Azerbaijan con disgusto, pues una multitud de túnicas amarillentas llenaba la calle de tierra.
i Ni cómo olvidar á Cristina Bustamante, la hada gentil de rizos cabellos y ojos fascinadores, que tan melódicos trinos arrancaba de su garganta de iruiseñor; á Rosa Mercedes Ri- glos de Orbegoso, la aristocrática dama, cuya pluma nos em- belesaba con escritos de académica corrección; á Rosa Ortiz de Cevallos, la magistral pianista; á Victoria Domínguez, la risueña joven, que cambió en breve su corona de azahares por las amarillentas flores del sepulcro; á Manuelita V.
Había trozos de raso y montones de crin esparcidos por el suelo barrido, como si alguien hubiera interrumpido súbitamente su tarea de restablecer en la torre la absoluta oscuridad de que gozó en otro tiempo. Las mismas quemaduras y manchas amarillentas se encontraban en la escalera de hierro que subía al chapitel de la torre.
A su vez, los ahijados de XÓLOTL, transmitieron la adoración adecuada para el TECPATL de donde nacía siempre el fuego protector y al que le fueron llamando XIUTECUHTLI Aunque cuando despedía llamas amarillentas cambiaba su nombre a IXCOCAUHQUI, es decir, el de cara amarilla.