Ejemplos ?
Cuando descubre que es capaz de encauzar el Poder se autoconvence de que es el Dragón Renacido y que debe demostrarlo. Es capturado por las Aes Sedai en la frontera noroeste de Murandy y llevado a la Torre Blanca para ser amansado.
No fue designado un nuevo presidente, sino que las competencias del canciller y el presidente se combinaron en el cargo de Führer. Esto, y un gobierno amansado sin partidos que se opusieran, permitió a Adolfo Hitler un control absoluto del poder legislativo.
El mar, amansado de la tormenta y tempestad, y depuesto el rumor e hinchazón de las ondas, estaba templado y con muy grandísimo reposo.
–Primero amenazó y luego fue cambiando el tono por uno más tranquilizante. Amansado, lo llevó a la acera dicha y como si estuvieran en un plácido parque, se sentaron allí y permanecieron en silencio unos minutos.
Él parece el león que es amansado, y en la bella mujer que lo somete parece Doraliz representada, hija de Estordilán, rey de Granada; aquella que raptó, cuando allá andaba, Mandricardo, y a quién y en dónde os dije.
Vino Sancta Maria con abito onrrado, Tal que de omne vivo non serie apreçiado, Methieselis in medio a él e al peccado, El toro tan superbio fue luego amansado.
No tardó Psiches, que luego se fue al monte Tenaro, y tomados aquellos dineros y aquellas sopas como le mandó la torre, entrose por aquella boca del infierno, y pasado callando aquel asnero cojo, y pagado a Carón su flete por que le pasase, y menospreciado asimismo el deseo de aquel viejo muerto que andaba nadando, y también no curando de los engañosos ruegos de las viejas tejedoras, y habiendo amansado la rabia de aquel temeroso perro con el manjar de aquella sopa...
Don Juan José bajó los ojos al suelo y parecía amansado y dispuesto bien, cuando entró al calabozo con voces descompuestas el padre Pedernera, gritándole que se iban los momentos, y que mirase a su Dios, que traía en la mano.
El pago inmediato de las otras joyas había amansado al mismo Berándiz, y Avelino, presintiendo el gran día, de venta gorda, se liquidaba, se deshacía, probando las sartas a la cliente con gestos de fervor.
Durante toda aquella noche el Tíber había amansado sus hinchadas olas y abajádose, refluyendo en su silencioso cauce, a manera de un estanque o de una apacible laguna, para que no opusiesen al remo sus aplanadas y serenas aguas resistencia alguna.
Este, pampa neto, vuelto, a los años, vestido de gente y bastante instruido, -como bagual buscando la querencia, después de amansado-, a los pagos ocupados antes, o más bien dicho, recorridos por sus antepasados, y de los cuales lo había arrebatado la conquista, niño aún, había establecido una importante casa de negocio en aquellos despoblados confines de la civilización, donde el efímero dominio de cada choza era todo un condado, de varias leguas.
Él, como vio que le haría bien, más por necesidad suya que por mi persuasión, amansado del enojo, sacó al adúltero medio vivo y echolo en una calleja cerca de su casa.