amacho

Traducciones

amacho

ADJ (CAm, Cono Sur) (= destacado) → outstanding; (= fuerte) → strong, vigorous
Ejemplos ?
Sus canciones picarescas describen siluetas y fisonomías con admirable exactitud y, jamás galán precavido pudo desorientarlo haciendo recorridos de laberinto para emplazarlo al pie de una ventana sin que al instante le hubieran identificado. Amacho es un cultor musical de grandes cualidades; organista de la parroquia, su voz tiene inflexiones místicas, se difunde en el templo como volutas de incienso, tiene angustias de penitencia y sus lamentos son como voces proféticas que hacen vibrar las bóvedas y estremecer el aterrido rebaño; farrista sempiterno, no desdeña ofertas ni escatima su buen humor y, mientras la melodía de su guitarra presta su embrujo a la fiesta sus canciones de fuerte sabor picaresco despabilan y ahuyentan recatos.
En el jaleo medra su lascivia y con voz frenética excita a las encandiladas parejas; en las caídas del ritmo algo así como un desmayo de la virtud o de la melodía parece suceder, para luego levantarse con aire de insatisfecha y triunfante sensualidad y para ungir la farra victoriosa. Tal Amacho, prototipo del juglar picaresco en quien la ambición acicatea en su empeño de suplantar galanes y hurtar doncellas".
No hay juerga sabrosa sin el arpa o el violín de Amacho. La naturaleza le negó el don de la vista y todas sus facultades se reconcentraron para la música.
Julio Olivera Ore () en un apunte sobre "La pintura y la música de Ancash" (Año 1969) escribe: "En Yungay Amacho Molina tiene fama bien ganada de virtuoso y juglar.
Algunos temas escritos por Don Amacho son: "Ave sin nido"(Huayno), "Quizás quizás" (Huayno), "El Paria" Huayno, "La última huella" (Pasodoble), "Llegó Rafael"(Pasodoble), "Oro fino"(Huayno) después conocido con los nombres de "Se acabaron las ilusiones" y “Soñé que la nieve ardía”; "Vuelve a mí" (Huayno), "Para todos hay mañana" (Huayno) después conocido como "Fuego de amor", "El Inca en Yungay” o “Llanto del Indio" (Danza Camel), "Serenata de Amor" (Vals), "Escorsonera" (Huayno) entre muchas otras canciones de extraordinaria belleza.
La pólvora no lo pica ni lo hace acurrucar naides lo ve cabeciar, aunque el pelo le chamusquen en fin por donde lo busquen es amacho melitar.
o me raiba, compañeros, sin poderlo remediar, cuando comensó a contar otro caso verdadero, de un juez de paz terutero yamao don Manuel Rovira, ¡Pucha, parece mentira! Si al negrete más amacho pa largar al mundo guachos, por veinte leguas lo tira.
la figura del bersolari, ese admirable bardo de la Euskalerría genuinamente popular, que con asombrosa agilidad de imaginación y habilidad en versificar riñe torneos de ingenio discurriendo por los temas más dispares Dignos discípulos del inmortal Iparraguirre, también voluntario de Carlos V, que con su voz arrebatadora, subyugaba auditorios de naciones extranjeras, cantando a la amacho maitia, al blanco querube de Euskalerría, a España, “lur hoberikan, ez da Europa Guziyan”, la tierra mejor cual no hay otra en Europa...”.8 Jesús Etayo escribe en El Pensamiento Navarro, 17 de mayo de 1921, el artículo “Ante el cuarto centenario de la herida de Iñigo de Loyola”.