Ejemplos ?
Una autonomía que le permita alzar su voz como producto del rigor científico de sus investigaciones, del trabajo cultural de sus docentes, de su comunidad. Que ese alzar la voz sea, en algún sentido, expresión de la libertad creadora, de innovación y anticipación.
Dichos equipos a disgusto con la organización decidieron alzar la voz y bloquear los tramos, incluso la policía tuvo que intervenir para evitar problemas mayores, pero finalmente la prueba continuó.
Debemos utilizar el patrimonio propio y común: la palabra y el arte, para abrir caminos y alzar la voz en pro de una reflexión de alcance planetario, sobre la vida que queremos para nosotros y para nuestros hijos.
Se ha especulado innumerables veces sobre quien es el padre del grunge. Para los fans que vieron crecer al grunge como género musical, han sido los primeros en alzar la voz.
El edificio del Tribunal de la Primera Prisión es enorme, construido en estilo griego, allí reina un silencio absoluto, nadie puede alzar la voz en ese lugar sagrado.
En grupos más tradicionales de las iglesias libres, tales como los Hermanos de Plymouth, cualquier miembro puede liderar parte del servicio, llamar a los cánticos, alzar la voz en la oración, predicar, partir el pan.
Jinetes y cabalgaduras entre charcos de sangre, terceloras, sables y morriones caídos acá y acullá, tacos todavía humeantes, lanzones mal encajados en el suelo blando de la hondonada con sus banderolas hechas flecos, algunos heridos revolviéndose en las hierbas, lívidos, exangües, sin alientos para alzar la voz: tal era el cuadro en el campo que ocupó el enemigo.
Señores: Alzar la voz en medio de vosotros no era tal vez misión de un hombre nuevo. La palabra que no persuade y convence en materias de saber y de estudio, parece que resuena más poderosa en nuestros oídos, cuando nace de los labios de un hombre que el tiempo ha sazonado.
Yo creo que a veces innecesarias porque después de todo cuando uno tiene razón no tiene porque ofender, o insultar, basta con alzar la voz y plantear las ideas para que el otro pueda escuchar.
Noiray El primer Orfeo, Gaetano Guadagni, era considerado un buen actor que ciertamente había recibido lecciones mientras estaba en Londres del célebre actor shakespeariano David Garrick. Guadagni fue aparentemente capaz también de proyectar un tono conmovedor y emotivo sin alzar la voz.
Esto garantizaba que todas las opiniones pudieran ser escuchadas sin necesidad de alzar la voz para imponerse, un fenómeno común en muchos debates tradicionales.
Actualmente la Asociación Proyecto Cultura Joven está promoviendo la creación de la Casa Museo Patrocinio de Biedma y el papel desarrollado por la autora en defensa de la mujer como la primera feminista Jiennense y una de las primeras en Andalucía en alzar la voz contra el machismo rural en la sociedad.