altivo


También se encuentra en: Sinónimos.

altivo, a

1. adj. Que se comporta con orgullo o soberbia siempre se manifiesta de forma altiva. orgulloso llano
2. literario Que es elevado.

altivo, -va

 
adj. Orgulloso, soberbio.
Sinónimos

altivo

, altiva
adjetivo
altanero, arrogante, despreciativo, orgulloso, soberbio, despectivo.
«Altivo, altanero. Expresiones que indican la manía y locura de los hombres por elevarse sobre los demás, dominarlos, humillarlos y abatirlos, manifestándolo en todas las acciones y de todos los modos posibles. A veces se toma en buen sentido la palabra altivo, sobre todo cuando corresponde a la sublime elevación de las ideas. Altanero nunca tiene buen sentido, como no sea hablando metafóricamente de las cosas (...). Los modales altaneros causan enfado y rencor a los que tienen que sufrirlos, manifiestan la vanidad de los necios y llegan a hacerlos ridículos. El aire altivo acobarda al débil, al apocado, al esclavo; irrita a los hombres independientes (...) aun cuando esta altivez provenga de buenas causas, como la razón, la justicia y la legítima autoridad.»
Pedro María Olivé
Ejemplos ?
MOUSSE DE EMOCIONES Con su largo pelo negro, batido al viento, iba Susanita despreocupada; cuando un altivo joven, a la Plaza Sotomayor se acerca.
Pero he aquí que estalló una espantosa tormenta; todas las flores del campo recogieron sus hojas y bajaron la cabeza mientras la tempestad pasaba sobre ellas; sólo el alforfón seguía tan engreído y altivo.
Blanco lirio, que entre nieve cosiguió brotar apenas transplantado a las amenas praderías del Genil, en sus cármenes fecundos con su riego nutritivo, perfumado, fresco altivo, desplegó su flor gentil.
Y ellos a amarse constantes, y él a perseguirles fiero, nadie cederá primero, ni el tutor, ni los amantes. Mas pobre el mozo y altivo, rica Valentina y bella, y el tutor prendado de ella...
Y así en amarse constantes, y en él perseguirles fiero, nadie cederá primero, ni el tutor, ni los amantes. Mas pobre el mozo y altivo, rica Valentina y bella, y el tutor prendado de ella...
Como un novicio dócil, audaz como un marino, sumiso como un mártir, altivo como un rey, creyente sincerísimo, de buena fe cristiano y alerta siempre y siervo tenaz de su deber, para cumplir su sino, para alcanzar su empresa y en sus tribulaciones para encontrar sostén, buscó en la cruz amparo y pan pidió al convento; consejo pidió al monje, se confesó con él, con firme fe en sí mismo y en Dios con la esperanza, ceder no quiso un ápice ni paso atrás volver.
Mas si desvanecerle o perturbarle pudo, o darle el triunfo vértigos de olímpica embriaguez; si altivo con los unos, fué ingrato con los otros, y a algunos vió con ira, y a algunos con desdén, de la flaqueza humana no había nacido exento; y al ajustarle cuentas, en cuenta hay que tener que fueron sus proezas mayores que sus faltas, que en pro de España todas las hizo; que por él en la mitad del mundo se habla hoy en castellano (y la mitad del mundo no es una media nuez); y que cuando iba en busca del mundo americano, de aquél y de su flota como Almirante y juez, señor iba de todos y no sumiso a nadie y no iba para santo, sino para virrey; y en su gestión omnímoda, entonces como ahora, lealtad pedirle, bueno: mas santidad ¿por qué?
Como no obtuviese respuesta, me incliné y toqué la espalda de aquella mujer que ni quería contestarme y hacía lo posible por que no viese su rostro. Fui insinuante y altivo.
¿Sabrá con firme pulso de la severa ley regir el freno; brillar en torno aceros homicidas en la dudosa lid verá sereno; o animoso hará frente al genio altivo del engreído mando en la tribuna, aquel que ya en la cuna durmió al arrullo del cantar lascivo, que riza el pelo, y se unge, y se atavía con femenil esmero, y en indolente ociosidad el día, o en criminal lujuria pasa entero?
Pueblo vibrante, fuerte, apasionado, altivo; pueblo que tiene la conciencia de ser vivo, y que, reuniendo sus energías en haz portentoso, a la Patria vigoroso demuestra que puede bravamente presentar en su diestra el acero de guerra o el olivo de paz.
Ni ave ni bestia alguna en la estatua del portal que se llamara "Nunca más". Mas el cuervo, altivo, adusto, no pronunció desde el busto, como si en ello le fuera el alma, ni una sílaba más.
Todos reconocen cuán magníficos son los hayedos de Dinamarca, pero en la mente de Antón se levantaba más magnífico todavía el bosque de hayas de Wartburg; más poderosos y venerables le parecían los viejos robles que rodeaban el altivo castillo medieval, con las plantas trepadoras colgantes de los sillares; más dulcemente olían las flores de sus manzanos que las de los manzanos daneses; percibía bien distintamente su aroma.