Ejemplos ?
Y, porque llore aún con más contento la blanca sutil mano, el brazo soberano, el ademán suavemente altanero, aquel desdén altivamente llano, y aquel pecho opulento, torre de entendimiento, me veda este lugar alpestre y fiero; y no sé ya si espero verla antes que alce el vuelo; porque a veces del suelo se yergue la esperanza y luego achica; y, en el caer, publica que no he de ver a la que honra el cielo, donde hay Honestidad y Cortesía y ruego yo también verme algún día.
Y te pregunto, además, si le está permitido a nadie disponer algo en contra de la libertad evangélica. ¡Eso bien me lo sé yo! - respondió el hermano Elías altivamente -; pero no quiero responderte. Métete en tus cosas.
Un nuevo César avanzó altivamente por las calles de Roma resucitada, y con velas de púrpura y remos movidos al son de las flautas, otra Cleopatra remontó el río, hacia Antioquía.
Resintiendo al Gobierno Británico el insulto que se le habia inferido con la espulsion de su colonia de puerto Egmont por laespedicion del Gobernador Bucarelli, reclamó altivamente del Gabinete de Madrid una viva satisfaccion.
El hermoso y brillante pabellón que San Martín, Alvear y Urquiza llevaron altivamente en cien combates, haciéndolo tremolar con toda gloria en las tres mas grandes epopeyas que nuestra patria atravesó incólume, ha sido vilmente enlodado por el General Mitre gobernador de Buenos Aires.
El general se irguió altivamente, adoptó una actitud firme, dio dos pasos atrás y uno hacia delante como si bailase un minué, y en sus rasgos se reflejó una expresión como sólo podía reflejar el distinguido rostro del general.
Unas viven altivamente fieles a un corazón que la muerte les arrebató prematuramente; mártires del amor, dan con el secreto de ser mujeres sólo de alma.
-Pero es que mi nene zorrito es grande y fornido. -Definitivamente no.- Y levantando altivamente la nariz, el tigre ocelote pasaba de largo.
A ellos les contestó altivamente de esta manera: «O esto es bueno o es malo; si es bueno, no se me obste; y si es malo, no se me mande».
Debido a su gran aceptación popular y su humilde origen, los demás clubes en forma de burla y creyendo inferirle el máximo insulto (debido al clasismo reinante en épocas anteriores), le endilgaron el apelativo de "Club del Pueblo", con lo cual pretendían calificarlo como de la más baja ralea. Altivamente, los dirigentes del club recogieron y aceptaron el mote, transformándolo "en escudo de su heráldica".
Al respecto, el Memorial del Ejército de Chile señaló: Herido alevosamente en los últimos días de su carrera por una mano criminal, armada por la venenosa propaganda anarquista, sufrió altivamente las injusticias de la suerte y no repuesto todavía de las heridas que recibiera, se le vio de nuevo en la brecha del trabajo diario, dedicando las últimas energías de su vida en provecho de la Nación y del Ejército.
Se rememora esta generosa acción por la causa, pero su gran hazaña fue encarar altivamente a un oficial realista que llegó a su hacienda para abastecer a su tropa.