almojarifazgo


Búsquedas relacionadas con almojarifazgo: estanco

almojarifazgo

1. s. m. HISTORIA Conjunto de impuestos de origen árabe que se incorporó a la hacienda real castellana.
2. OFICIOS Y PROFESIONES Antiguo oficio de almojarife.
NOTA: También se escribe: almojerifazgo

almojarifazgo

 
m. Impuesto que se pagaba por las mercaderías que entraban o salían de España, o por aquellas con que se comerciaba de un puerto a otro dentro del reino.
Oficio y jurisdicción del almojarife.
Ejemplos ?
Durante el reinado de Fernando VI ocupó el cargo de Contador de Cuentas del Almojarifazgo en Huelva y en este puesto le sorprendió el famoso terremoto de 1755, del cual informó a las autoridades de Madrid.
Con el mismo fin, introdujo (o reintrodujo) otros gravámenes y tributos extraordinarios. Estos fueron la alcabala, la “composición” de tierras, los permisos a extranjeros, el almojarifazgo y la avería.
Por sus declaraciones se sabe que nació hacia 1500 y llegaba a Santa Ana de Coro el 8 de marzo de 1530, como funcionario real para fiscalizar las operaciones recaudatorias como impuestos, derechos de almojarifazgo, quinto real y otros, además de vigilar el trato a los indígenas, la marcha de los acontecimientos y el estricto cumplimiento de las capitulaciones alemanas, después de que se le otorgaba a los Welser (banqueros alemanes), la concesión del territorio occidental de la Provincia de Venezuela.
Además también informaba de que cuando los alemanes venían a Venezuela traían un abundante cargamento de provisiones y telas que vendieron al llegar a Coro sin pagar los derechos de almojarifazgo.
Introdujo de manera definitiva el almojarifazgo, impuesto que gravaba la entrada y circulación de mercancías (impuesto que se había dejado de cobrar en los primeros años de la conquista); y creó el impuesto de "señoreaje", sobre los marcos de plata.
Si la Aduana exigía a los comerciantes marítimos el Almojarifazgo, los contratos de compra y venta de mercancías, ya sean importadas desde España o producidas en las colonias tenían que pagar el sello de Alcabala (similar al IVA), esta tarifa era exclusiva de cada Gobernación y el monto recaudado era considerado ingreso de la Hacienda Pública de las Gobernaciones.
En el plano del comercio transatlántico, el principal impuesto era el Almojarifazgo, tanto por ciento cobrado por las Aduanas de las Gobernaciones a razón de los productos que entraban o salían a territorios del imperio, o que se comerciaban entre puertos dentro de él.
En esta época Juan Ponce mantenía buenas relaciones, según Nieto Cumplido, con la Mezquita-catedral de Córdoba, a la que había donado diversos bienes, y con la Orden de Calatrava, pero entre los años 1322 y 1323, como señaló Sanz Sancho, los partidarios de Juan Ponce y él mismo se apoderaron ilegalmente y «en la práctica» de las rentas que la Corona recaudaba en el almojarifazgo de la ciudad de Córdoba, y Sanz Sancho señaló que todos ellos lo hicieron valiéndose del método de apoderarse de los arrendamientos de esas rentas y establecer la cantidad que deberían producir, y al mismo tiempo todos ellos se negaron a abonar al cabildo catedralicio cordobés el diezmo de esas rentas que le correspondía.
El Almojarifazgo era determinado por cada Director de Aduana, o Almojarife en cada zona. Cada Aduana, usualmente exigía impuestos conexos al Almojarifazgo exigida por la corona; estas exigencias, obedecían a los intereses personales de las élites hacendadas, que querían defender sus productos de la competencia española o de otras regiones.
Con la llegada del virreinato, que afianzó la centralización, y las relaciones de mando con la península, estos impuestos conexos al Almojarifazgo fueron desapareciendo, pues eran castigados con la democión y posiblemente, un juicio, el cual usualmente fallaba en contra del acusado.
Una peculiaridad del subsuelo del barrio de la Villa es la presencia en el mismo de una serie de cuevas que se utilizaban como almacenes y silos, debido a la importancia que tenía el municipio como Puerto Seco y Almojarifazgo con ganado, lana y trigo.
Se trasladó por tierra a la ciudad de Panamá, ordenó la construcción de caminos y vías, resolvió los conflictos de intereses enfrentados, estableció el derecho de almojarifazgo, reunió a los indios en nuevas reducciones y persiguió a los negros cimarrones que asolaban la región.