allá


También se encuentra en: Sinónimos.

allá

(Del lat. illac, por allá.)
1. adv. Indica un lugar alejado del que habla, pero con menos precisión que allí vive allá arriba; viene por allá.
2. Indica un tiempo pasado sin determinar allá por los años cuarenta.
3. Expresa alejamiento del sitio en que se halla el hablante vámonos allá; va hacia allá.
4. allá tú (...) o allá se las componga o allá cada cual coloquial Expresiones que indican despreocupación del hablante respecto a las consecuencias de los actos de otros.
5. el más allá El otro mundo, el mundo de ultratumba nos volveremos a ver en el más allá.
6. muy allá loc. adv. En frases negativas significa no gozar de buena salud o no ir bien un asunto los negocios no andan muy allá.

allá

 
adv. l. Allí. Indica lugar menos circunscrito o determinado que el que se denota con esta última voz. Por eso allá admite ciertos grados de comparación que rechaza allí. Empléase a veces precediendo a nombres significativos de lugar, para denotar lejanía.
adv. t. Precediendo a nombres significativos de tiempo, denota el remoto pasado.
El más allá. El otro mundo; lo que hay después de la muerte.

allá

(aˈʎa)
adverbio
1. acá en un lugar lejano y poco preciso Está allá afuera.
2. en un tiempo lejano y poco preciso allá en mis tiempos
en una época lejana, en aquellos tiempos Allá por los años treinta, era muy buen bailarín.
indica que el hablante no se responsabiliza por las acciones de la otra persona Él te ha pedido que vayas, pero si no quieres ir, ¡allá tú!
tener que realizar muchas actividades, sin orden ni lógica Me tienen de acá para allá con los trámites.
el mundo que está después de la muerte Mi padre me cuida desde el más allá.
expresa que no se tiene en cuenta lo que sigue Más allá del éxito del libro, debemos tener en cuenta su calidad.
no ir muy bien un asunto o estar enfermo Sus estudios no andan muy allá.
Sinónimos

allá

adverbio
1 allí, ahí. acá.
Allá y allí indican lugar alejado del que habla, pero allí es mucho más determinado y preciso que el que denota allá. Por esto, allá admite grados de comparación: más allá, tan allá.
acáaquí
2 allí.
Tiene allá la misma vaguedad e indeterminación que el allí adverbio de lugar. Un viejo dice: allá en mi mocedad. En cambio, si decimos: allí fue el reír de la gente, señalamos una ocasión determinada y circunscrita, que equivale a entonces, en tal momento.

el más allá adverbio ultratumba, el otro mundo, el otro barrio, la otra vida.
Traducciones

allá

dorthin

allá

allá

poza

allá

отвъд

allá

ADV
1. (indicando posición) → there, over there; (dirección) → (over) there
allá arribaup there
allá abajodown there
allá en Sevilladown in Seville, over in Seville
allá mismoright there
allá lejosway off in the distance, away over there
no tan allánot so far
más alláfurther away, further over
más allá debeyond
más allá de los límitesbeyond the limits
cualquier número más allá de sieteany number higher than seven
no sabe contar más allá de diezshe can't count above ten, she can't count beyond ten
por alláthereabouts
vamos allálet's go there
¡allá voy!I'm coming!
el más alláthe beyond, the great beyond
no muy allá (= valer poco) → not much cop
no está muy allá (de salud) → he isn't very well
allá lo veremoswe'll see when we get there, we'll sort that one out later
2. allá túthat's up to you, that's your problem
¡allá él!that's his lookout!, that's his problem!
allá cada unothat's for the individual to decide
3. (indicando tiempo) allá en 1600back in 1600, way back in 1600, as long ago as 1600
allá por el año 1960round about 1960
allá en mi niñezin my childhood days
Ejemplos ?
--Sí, ¡que toque! --Un vals.... --No..., ¡una polca!... --¡Polca!... ¡Quita allá! ¡Un fandango! --Sí..., sí..., ¡fandango! ¡Baile nacional!
La naturaleza estaba vacía y solemnemente muda; ni un soplo de aire agitaba las hojas; el mismo regato, tan cantador y vivo, los pardillos y gorriones inquietos, dijérase que callaban y se adormían inmóviles. Allá, a lo lejos, un jirón de niebla, deshilachado suavemente por el sol, flotaba, engarzándose en los riscos de Penamoura.
Al alcance de mi mano, como irónica tentación, estaban las riquezas abandonadas, las maravillas de arte que acaso codicié: ningún ojo sino el mío para contemplar los cuadros de Velásquez, las estatuas de Fidias, las cinceladuras de Cellini; y allá en las secretas cajas de los abandonados bancos, ninguna mano sino la mía para hundirse en los montones de billetes y centenes de oro...
-Por señas, amigo -añadió el jefe-. Señale dónde es, que allá vamos. Débil, extinguido, salió por fin un acento de la apretada gorja.
Y no me diga usted que me equivoco, porque eso sería faltar a la verdad. Y allá va la prueba. ¡Si usted no me quisiera a mí, no la querría yo a usted!...
Y nuevamente nos encontramos con que el pueblo de allá acaba de ungir Presidente electo a uno de ellos, Rómulo Gallegos, amigo mío personal y que sufrió en su tiempo la persecución que ahora sufro.
Mira, pues, Phaidros, si te conviene escuchar un elogio que ni irá más allá de los límites de la verdad y en el que no habrá efectos rebuscados en las palabras ni en su sintaxis.
Ceto, en contacto amoroso con Forcis, alumbró por último un terrible reptil que en sombrías grutas de la tierra, allá en los extremos confines, guarda manzanas completamente de oro.
Las cárceles de la Nación serán sanas y limpias, para seguridad y no para castigo de los reos detenidos en ellas, y toda medida que a pretexto de precaución conduzca a mortificarlos más allá de lo que aquella exija, hará responsable al juez que la autorice.
Hacia otra parte, entretanto, dos africanas llevaban arrastrando las entrañas de un animal; allá una mulata se alejaba con un ovillo de tripas y resbalando de repente sobre un charco de sangre, caía a plomo, cubriendo con su cuerpo la codiciada presa.
¡Guarda los de la puerta! ¡Allá va furioso como un demonio! Y en efecto, el animal acosado por los gritos y sobre todo por dos picanas agudas que le espoleaban la cola, sintiendo flojo el lazo, arremetió bufando a la puerta, lanzando a entre ambos lados una rojiza y fosfórica mirada.
Una parte se agolpó sobre la cabeza y el cadáver palpitante del muchacho degollado por el lazo, manifestando horror en su atónito semblante, y la otra parte compuesta de jinetes que no vieron la catástrofe se escurrió en distintas direcciones en pos del toro, vociferando y gritando: —¡Allá va el toro!