aljófar


También se encuentra en: Sinónimos.

aljófar

(Del ár. al-yawhar, perlas.)
s. m. INDUMENTARIA Y MODA Perla pequeña de forma irregular y conjunto de ellas el manto de la virgen estaba orlado por aljófares diminutos.

aljófar

 
m. Perla pequeña de figura irregular.
Conjunto de aljófares.
fig.Cosa parecida al aljófar.
Sinónimos

aljófar

sustantivo masculino
Traducciones

aljófar

pearl

aljófar

SM (= perla) → pearl; [de rocío] → dewdrop
Ejemplos ?
Lágrimas no enjugó más de la aurora Sobre vïolas negras la mañana, Que arrolló su espolón con pompa vana Caduco aljófar, pero aljófar bello.
Músicas hojas viste el menor ramo 590 del álamo que peina verdes canas; no céfiros en él, no ruiseñores lisonjear pudieron breve rato al montañés que, ingrato al fresco, a la armonía y a las flores, 595 del sitio pisa ameno la fresca hierba cual la arena ardiente de la Libia, y a cuantas da la fuente sierpes de aljófar, aún mayor veneno que a las del Ponto tímido atribuye, 600 según el pie, según los labios huye.
La diosa, conmovida al justo lloro, de opaca y densa niebla rodeada, la oculta, y luego la madeja de oro corre en hilos de plata liquidada; no de coral, de aljófar es tesoro la sangre de las venas desatada, y al deshacerse en los cristales puros, bullen la blanda carne y huesos duros.
El rocío nocturno, que tendía una red de aljófar y diamantes sobre la hierba, había empapado las ropas del labriego y penetrado hasta sus huecos secos y vetustos.
34 El Alba así cuajada de arreboles no se mostró tan plácida y lozana, aunque recame bien sus tornasoles de aljófar blanco y colorada grana, como se muestra bella con dos soles, Aurora más feliz, nuestra aldeana un sábado a la tarde, que podría jurar que vio tres soles en un día.
Resbala entre rosas tan rápida y leve, Tan frágil y breve, Tan blanca y sutil, Cual son de la vida los sueños de amores, Y el beso de almíbar que en copa de flores Nos brinda gozosa la edad infantil. Acaso de un ángel la lágrima sea Que amor centellea Con luz celestial, La gota de aljófar de un niño que llora.
Y esto lo dice el periodista porque presume, o sabe, o quiere hacer creer que concurrieron a los salones espléndidos de la encantadora marquesa del Rábano o de la Colifor, la seductora baronesa de la Ortiga, la adorable condesa del Pámpano, las hechiceras señoritas de Azafrán, la interesante viuda de Mogol, el opulento banquero Potosí, el ilustre diplomático vizconde del Tornasol, el mimado poeta Aljófar, el lisonjero folletinista que lo cuenta, Jarabe, y el artista sublime más en boga en el regio coliseo, si de Madrid se trata.
De las destrozadas fieras, las blancas manos teñidas lava en el cristal undoso, sin que el cristal las distinga; 15 corta el agua y, más que aljófar, blancas centellas salpica, de cuyo ardor las arenas fueron doradas cenizas.
Contenta con tus redes, a la playa arenosa mojado me sacabas; pero vivo, ¿qué importa? Cuando de rojo nácar se afeitaba la aurora, más peces te llenaban que ella lloraba aljófar.
Cuando a las manos vengo con el muchacho ciego, haciendo rostro embisto, venzo, triunfo y resisto la flecha, el arco, la pozoña, el fuego, y con libre albedrío lloro el ajeno mal y canto el mío Cuando la aurora baña con helado rocío de aljófar celestial el monte y prado, salgo de mi cabaña, riberas de este río, a dar el nuevo pasto a mi ganado, y cuando el sol dorado muestra sus fuerzas graves, al sueño el pecho inclino debaxo un sauce o pino, oyendo el son de las parleras aves o ya gozando el aura donde el perdido aliento se restaura.
Cuando a las manos vengo con el muchacho ciego, haciendo rostro embisto, venzo, triunfo y resisto la flecha, el arco, la pozoña, el fuego, y con libre albedrío lloro el ajeno mal y canto el mío Cuando la aurora baña con helado rocío de aljófar celestial el monte y prado, salgo de mi cabaña, riberas de este río, a dar el nuevo pasto a mi ganado, y cuando el sol dorado muestra sus fuerzas graves, al sueño el pecho inclino debaxo un sauce o pino, oyendo el son de las parleras aves o ya gozando el aura donde el perdido aliento se restaura.
Aun las de nuestro amor flores preciadas, que, en aljófar de lágrimas bañadas, son la mejor corona de tu duelo, puede ser que, pasado el negro día de llanto y desconsuelo, cobren nuevo vigor y gallardía...