alhaja


También se encuentra en: Sinónimos.

alhaja

(Del ár. al-haya, utensilio, joya.)
1. s. f. INDUMENTARIA Y MODA Joya u objeto de mucho valor guarda las alhajas en una caja de seguridad.
2. coloquial Persona o animal al que se atribuyen, en ocasiones, excelentes cualidades de manera irónica.
3. ¡buena alhaja! coloquial Expresión usada irónicamente para referirse a una persona astuta o pícara.

alhaja

 
f. Joya.
Adorno o mueble precioso.
fig.Cosa de mucho valor.
Persona o animal de excelentes cualidades.

alhaja

(alˈaxa)
sustantivo femenino
1. adorno de material rico o fino Guarda las alhajas en la caja fuerte.
2. cosa de mucho valor y estima Su amistad es una alhaja.
Sinónimos

alhaja

sustantivo femenino
Traducciones

alhaja

parure

alhaja

SF
1. (= joya) → jewel, gem; (= objeto precioso) → precious object, treasure; (= mueble) → fine piece (of furniture)
2. (= persona) → treasure, gem
¡buena alhaja! (iró) → she's a fine one!
Ejemplos ?
Tiene la casita un soberbio billar de caoba, grande y con todo su aparato de arañas, guarda-tacos, reglas del juego, etc., etc. Es alhaja para un sitio real.
270 Yo nací noble; éste fue de mi mal el primer paso, que no es pequeña desdicha nacer noble un desdichado; que aunque la nobleza sea joya de precio tan alto, es alhaja que en un triste sólo sirve de embarazo; porque estando en un sujeto, repugnan como contrarios, ..
embarcado leí en el Currier de Londres un artículo que fue para mí decisivo de la determinación del citado gobierno a cortar la tan impolítica cuestión que había suscitado la ciega codicia y arrogancia de los Norteamericanos apropiándose la alhaja.
--- Eran diez meses después, y las diez de una mañana del revuelto mes de marzo: en una anchurosa estancia que seis opuestos balcones en luz todo el día bañan, y que adornan por doquiera preciosos lienzos y estatuas, y en cuyo centro, de mármol un velador se levanta, sobre el cual, y bajo un velo, hay colocada una caja que en la materia y la forma de que es hecha y trabajada parece que encerrar debe alguna preciosa alhaja; sentados están dos mozos que con aquestas palabras en este momento siguen conversación empezada.
uando era yo muchacho oí, como frase corriente entre doncellas de malandanza, que, cuando querían deprimir el mérito O precio de una alhaja, exclamaban haciendo un mohín nada mono: — iQuiá!
o que más encargaba Berándiz el joyero a sus dependientes era que no se fiasen de las señoras guapas y muy bien vestidas, que además vienen en coche y hablan con desdén olímpico de las sumas que puede costar una alhaja.
Un partidario de este temple es una alhaja impagable para toda especie de gobiernos, mientras haya imprenta; y más si añadimos que cree como en su salvación en los partes de los encuentros y escaramuzas que en los papeles públicos suelen venir consignados, y se extasía de placer cuando se encuentra con aquello de que: «De los enemigos murieron tantos centenares de hombres, y nosotros no hemos tenido más que un contuso y algún sargento desmayado», o cosa semejante.
Y yo, señora, lo veo: podrá llevarme a casar; pero en vez de preparar las galas del himeneo, que a tenerme se limite una cruz y una mortaja; que esta gala y esta alhaja será lo que necesite.
Para evitar tiempo, papel y paciencia, diremos que en fuerza de acosar y prometer el uno, acabó el otro por ir largando trapo, ésta que del último remiendo de los calzones sacó un magnífico cronómetro de bolsillo, alhaja que, sin conocerla, le había dado tanto que discurrir.
-Pues, señor, resulta de que yo, a la vera de la casa, tengo un güerto de carro y medio de tierra, que, en buen hora lo diga, es una alhaja pa el dicho de coger patatas y posarmos pa el avío de la casa...
Como no han encontrado nada en su habitación, no tiene nada que temer. Usted no ha cogido la alhaja, ¿verdad?, pues no sea tonta y no se apure...
-Pues al coche. Y el pajecito cargaba con la alhaja, a la vez que uno de los catalanes apuntaba el precio en un papel. Llegado el momento del pago, dijo el secretario: -Iremos por las talegas al palacio arzobispal, que es donde está alojado su señoría, y él nos esperará aquí.