alguacil

(redireccionado de alguaciles)
También se encuentra en: Sinónimos.

alguacil

(Del ár. al-wazir, ministro.)
1. s. m. y f. ADMINISTRACIÓN, DERECHO Cargo de oficial inferior de justicia, que ejecuta las órdenes de un tribunal.
2. Funcionario subalterno de un ayuntamiento.
3. s. m. Argent. ZOOLOGÍA Caballito del diablo, libélula.

alguacil

 
m. Oficial inferior de justicia, que ejecuta las órdenes de un tribunal.
Ant. gobernador de una ciudad, con jurisdicción civil y criminal.
alguacil de ayuntamiento El que ejecuta los mandamientos de los alcaldes y tenientes de alcalde.

alguacil, -lesa

(alγwaˈθil, -'lesa)
sustantivo masculino-femenino
funcionario que depende de la autoridad administrativa el alguacil del tribunal

alguacil


sustantivo masculino
funcionario que depende de la autoridad administrativa el alguacil del tribunal
Sinónimos

alguacil

sustantivo masculino
esbirro (desp.), satélite.
Esbirro se aplica despectivamente a todos los encargados de ejecutar personalmente órdenes de las autoridades: guardias, consumeros, policías, etc.
Traducciones

alguacil

agutzil

alguacil

Libelle

alguacil

sheriff

alguacil

شريف

alguacil

Szeryf

alguacil

Sheriff

alguacil

Sheriff

alguacil

שריף

alguacil

シェリフ

alguacil

보안관

alguacil

Sheriff

alguacil

SM (Jur) → bailiff, constable (EEUU) (Taur) (tb alguacilillo) → mounted official
Ejemplos ?
Echó, pues, infatigable Tras damas de vida incierta, Que tienen por mayorazgos Lo que de vivos heredan; Para lo cual de alguaciles Tenía en campaña puesta Multiplicada falange En tales ojeos diestra.
VI.- Y en cuanto al sexto, que el Alcalde de dicho pueblo o puerto que se poblare, sea con facultad de que el que lo usare pueda nombrar Alguaciles Españoles y naturales, y Gobernadores, Alcaldes de Indios, removerlos, y quitarles cuando conviniere, y poner otros, de nuevo, y nombrar Escribanos y remover y quitarlos, proveyó su Señoría que le guarde en cuanto a éste capítulo, lo respondido por el Señor Fiscal.
Vino luego un exército de frayles en filas de dos en dos, blancos, negros, pardos, calzados, descalzos, con barba, imberbes, con capilla puntiaguda, y sin capilla; iba luego el verdugo; y detras, en medio de alguaciles y duques, cerca de quarenta personas cubiertas con sacos donde habia llamas y diablos pintados.
Baste decir que comenzó a notarse tal bullicio en el templo, que el asistente se puso en pie y los alguaciles entraron a imponer silencio confundiéndose entre las apiadas olas de la multitud.
Cada día 25 de septiembre, aunque no se confesara ni se enmendara cosa, le llevaba su buena ofrenda y asistía a toditas las funciones. Tal vez por eso el alcalde mayor y los alguaciles le disimulaban sus fechorías.
Hace dos siglos que una pobre mujer se encontraba ante el alcalde del crimen en graves apuros, pues su señoría, después de tomarla declaración, dijo a los alguaciles que la llevasen a la cárcel de corte ínterin la reclamaba, como no podía dejar de suceder, la Santa Inquisición.
Comparecieron en el pueblo diez alguaciles reales, como diez torres; me le echaron mano a mi señor don Francisco; jalaron con él hasta la propia orilla del mar y me lo embarcaron en una navío.
Al siguiente día, a las once de la mañana, los alguaciles la condujeron a Santo Domingo, en cuyo templo la estaban esperando el juez, el escribano y dos o tres padres graves del convento.
Contó que los alguaciles reales lo llevaron a una isla del mar, donde vivía gente muy pirata; que allí topó compañeros de robo y se volvió con ellos a la España del Rey Nuestro Señor, donde emprendieron vida de salteadores.
Y el mismo día que la soltaron pescó a un marinero, que pagó por el bretón, con el mismo embuste del soplo; porque veas, Cipión, cuántos y cuán grandes inconvenientes nacieron de mi golosina.» CIPIÓN.—Mejor dijeras de la bellaquería de tu amo. BERGANZA.—Pues escucha, que aún más adelante tiraban la barra, puesto que me pesa de decir mal de alguaciles y de escribanos.
Mercaderes, marineros, soldados, guardias, espías, alguaciles, galeotes, canónigos y sopistas, caballeros, capitanes, frailes legos y de misa, charlatanes, valentones, rateros, mozas perdidas, mendigos, músicos, bravos, quincalleros y cambistas, galanes, ilustres damas, gitanas, rufianes, tías.
Éste, que le libró de la cárcel, no le pudo librar del hado, siendo a todos manifiesto cuán impaciente fue el amor de Africano, pues sin sufrir la común ley, el mismo día que quitó a su hermano de las manos de los alguaciles se opuso, siendo persona particular, a la autoridad del tribunal del pueblo.