alfombra


También se encuentra en: Sinónimos.

alfombra

(Del ár. al-jumra.)
1. s. f. Tejido usado para cubrir y adornar el suelo durmió sobre la alfombra del salón. estera
2. Conjunto de cosas que cubre el suelo adornaron las calles con una alfombra de flores. tapiz
3. MEDICINA Alfombrilla, erupción cutánea.
4. alfombra de moqueta TEXTIL La de la textura de felpa.
5. alfombra de nudo TEXTIL La hecha anudando en los hilos de la trama los hilos que forman el pelo o felpa.

alfombra

 
f. Tejido, gralte. de lana, con que se cubre el piso de las habitaciones y escaleras.
fig.Conjunto de cosas que cubren el suelo.

alfombra

(alˈfombɾa)
sustantivo femenino
1. tejido grueso que cubre el piso de las casas una alfombra para el dormitorio
2. conjunto de cosas que cubren una superficie una alfombra de hojas en la calle
Sinónimos

alfombra

sustantivo femenino
estera, felpudo, moqueta, tapiz.
Estera es una alfombra de esparto, juncos o palma; el felpudo se usa principalmente en la entrada de las casas como limpiabarros; con la moqueta se fabrican alfombras y tapices.

alfombra:

esteraalfombrilla, tapiz, ruedo, felpudo, esterilla, moqueta,
Traducciones

alfombra

mat

alfombra

catifa, tapís

alfombra

koberec, celoplošný koberec

alfombra

tæppe, gulvtæppe, væg-til-væg-tæppe

alfombra

tapiŝo

alfombra

فرش, قالی

alfombra

matto, ryijy, kokolattiamatto, pieni matto

alfombra

tapis, moquette

alfombra

שטיח

alfombra

ćilim, sag, tepih postavljen po mjeri sobe

alfombra

szőnyeg

alfombra

カーペット, 絨毯, ぴったり合うように敷かれたカーペット, ラグ

alfombra

양탄자, 바닥 전체를 덮는 카펫, 카펫

alfombra

covor

alfombra

koberec

alfombra

matta, heltäckningsmatta

alfombra

พรม, พรมที่ปูติดแน่น, พรมผืนเล็ก

alfombra

thảm, thảm gắn cố định, thảm nhỏ

alfombra

килим

alfombra

地毯

alfombra

SF (grande) → carpet; (pequeña) → rug, mat
alfombra de bañobath mat
alfombra de oraciónprayer mat
alfombra mágicamagic carpet
alfombra voladoraflying carpet

alfombra

f. rug.
Ejemplos ?
Hincaron el abeto en un voluminoso barril lleno de arena, pero no se veía que era un barril, pues de todo su alrededor pendía una tela verde, y estaba colocado sobre una gran alfombra de mil colores.
Me encontraba tumbado en medio de mi habitación, el cuerpo en la alfombra, la cabeza apoyada en el sillón, y De Jacquels, vestido de gala bajo una túnica de monje daba órdenes a mi atolondrado ayuda de cámara, mientras las dos velas encendidas, llegado su fin, hacían estallar sus arandelas y me despertaban...
La verde hierba, salpicada de florecillas blancas y coloradas, hacía de alfombra, las lilas y rosales silvestres eran otros tantos ramilletes naturales, y para lavabo tenía todo el río, de agua límpida y fresca, con los juncos y cañas que se inclinaban como para darle las buenas noches y los buenos días.
En medio de la estancia hallábase un hombre puesto a cuatro pies sobre la alfombra: encima de él estaba montado un niño de tres años espoleándolo con los talones, y otro niño, como de uno y medio, colocado delante de su despeinada cabeza, le tiraba de la corbata, como de un ronzal, diciéndole borrosamente: -¡Arre, mula!
La tripulación sube a las vergas; extiéndese rica alfombra en la escala de estríbor, y la música y los tambores baten la Marcha Real Española...
Todos los niños y niñas de mi escuela habíamos ido al bosque tan arbolado que en medio de nuestra diversión no nos dimos cuenta del cambio de clima. El otoño deshojaba los árboles y una alfombra de hojas se extendía a nuestros pies.
Ninguno copiaba modelos gastados o envejecidos; pues la Naturaleza, ese monstruo que, según la Bruyere, goza en devorarse a sí mismo, no envejece nunca y en cada nuevo sol, la autora, el océano, la soledad imponente de los bosques, las maravillas del cielo, sereno o tempestuoso, los crepúsculos, el canto de las aves que convierten en arpas los árboles, el volcán con sus nieves eternas, las montañas con sus ventisqueros pavorosos, y las llanuras con alfombra de mieles cuajadas de espigas, todo cuanto decora y puebla nuestra vivienda universal, parece que nace en las montañas para esconderse y dormir bajo el manto estrellado de la noche.
I Amazonas extensa y gloriosa Inmortal y altiva llevas en el alma El insigne hermoso nombre de Leticia Mujer legendaria, hoy hecha realidad; Amazonas próspera y ardiente, Verde alfombra extendida hacia la gente Eres el pulmón del mundo y la esperanza, Soñado refugio de la humanidad.
El césped era verde y mullido y le pasaban con frecuencia el rodillo, lo segaban y cuidaban para que se pudiera andar sobre él como sobre una alfombra.
En el cuarto de junto una madre desolada no oculta su llanto; dos jóvenes aprietan puños y dientes y sin mirar, miran la alfombra desgastada de aquel sitio.
CAPÍTULO VI Cuando todo había vuelto a quedar en silencio, al terminar la melodiosa cancioncilla, los pajarillos cantores se dirigieron hasta el resplandeciente carruaje y con sus picos colocaron una alfombra para que una bellísima mujer de cabellera negrísima tocase piso.
Las paredes eran de oro, las ventanas estaban adornadas con cortinas tejidas de piedras preciosas y el suelo tapizado con una gruesísima alfombra de terciopelo rojo.