alfarje

(redireccionado de alfarjes)

alfarje

1. s. m. Piedra baja del molino de aceite, que sirve para moler la aceituna antes de exprimirla.
2. Pieza o sitio donde está el alfarje.
3. ARQUITECTURA Techo o pavimento de maderas labradas y entrelazadas artísticamente.

alfarje

  (del ár. háĝar, la piedra)
m. Artefacto que en los molinos de aceite sirve para moler la aceituna antes de exprimirla.
Lugar donde está el alfarje.

alfarje

  (del ár. far?, pavimento)
m. Techo con maderas labradas y entrelazadas artísticamente.
Ejemplos ?
En la nave central la techumbre es de madera, de limas moamares, con tirantes. En las naves laterales hay alfarjes con decoración pintada.
Entre los adornos llamados compuestos se enumeran como más significativos los siguientes: artesonados, techos muy adornados con artesones alfarjes, artesonados mudéjar que se forman con entrelazados de madera.
Desde su construcción inicial en 1506, sufrió varias modificaciones hasta su estado actual, en estado casi ruinoso aunque ha estado habitado hasta nuestros días. En su interior guarda alfarjes mudéjares profusamente decorados con motivos renacentistas.
Las cámaras dispuestas en torno al patio con alfarjes de vigas y carreras policromadas con las armas reales de Castilla y León en las tabicas.
Los pares se apeinazan en los cabos y centro con lazo de ocho y el almizate aparece cuajado de lazo; los cuadrales dobles apoyan en canes de acanto. El programa de carpintería mudéjar se completa con dos interesantes alfarjes.
La escalera es de dos tramos en escuadra, con meseta central y cubierta de techumbre de alfarjes, los peldaños son de granito de una sola pieza.
A la mediación del tramo de la epístola destaca la figura de san Sebastián. Estos alfarjes, junto a la viga frontal, fueron restaurados en el año 2005.
Los alfarjes, de estilo mudéjar, están decorados por un conjunto de mocárabes (ocho en la parte central y cinco en el lateral), flores y formas geométricas (utilizándose una figura similar a la del artesonado).
El palacio refleja el carácter y gusto predominante, dentro de la arquitectura civil, en las provincias de Andalucía a partir del siglo XV, así también como muestra de la pervivencia del arte hispanomusulmán en los territorios conquistados por los cristianos, que ha dejado buena muestra de ello en los alfarjes que aún conserva.
En el interior se construyó una casa-palacio como zona residencial para el Maestre de la Orden de Calatrava, construida en las primeras 4 décadas del siglo XV, basándonos en los motivos heráldicos de los Guzmán que aparecen en los alfarjes policromados de dos de sus salas.
De gran valor son además los dos alfarjes del sotocoro que conforman un conjunto con la tribuna del coro, a los pies de la nave central (de 8,7x4,45 metros) y la de la epístola (de 6x4,30 metros).
Otra de las características de los palacios de Guadalajara es el extremado cuidado con que se abordaba el programa decorativo de sus dependencias, aplicando sobre sus paredes zócalos de vistosos azulejos y cenefas de yesería mudéjares. Y, en las techumbres, dejando a la vista las carreras de los forjados, o desplegando alfarjes ornamentales.