alfarero

(redireccionado de alfareros)
También se encuentra en: Sinónimos.

alfarero, a

s. Persona que fabrica vasijas de barro.

alfarero

 
m. El que tiene por oficio hacer vasijas de barro.

alfarero, -ra

(alfaˈɾeɾo, -ɾa)
sustantivo masculino-femenino
persona que fabrica objetos de barro el barrio de los alfareros
Sinónimos

alfarero

sustantivo masculino
Traducciones

alfarero

potter, ceramist

alfarero

vasaio

alfarero

Potter

alfarero

Поттер

alfarero

Potter

alfarero

Potter

alfarero

Potter

alfarero

פוטר

alfarero

Potter

alfarero

/a SM/Fpotter
Ejemplos ?
125. Anquilostomiasis. Mineros, ladrilleros, alfareros, terreros, jardineros, areneros y fabricantes de teja. 126. Leishmaniasis.
Los alfareros antiguos del Japón resaltaban estas cicatrices al soldar con metales preciosos la pieza y en muchos casos le daban más valor a una obra así obtenida.
La calzada occidental o de la puerta de Toledo, había ido generando en sus márgenes un barrio de talleres alfareros, puesto que las industrias de la ciudad debían asentarse fuera del recinto urbano al ser generadoras de contaminación y desechos.
Es muy probable que (el complejo Tirúa) haya tenido sus raíces en el complejo Diaguita de más al norte, o en el estilo Aconcagua del valle central, los tipos alfareros de El Vergel, Tirúa y Valdivia están vinculados entre sí, como también con el complejo Aconcagua, compartiendo tradiciones comunes, dado que muchos elementos simbólicos propios de su gráfica, como también la forma de los objetos en los cuales se instala dicha gráfica, tienden a ser los mismos, como se puede apreciar al comparar los objetos que se conservan en museos y colecciones privadas.
A este opúsculo siguieron otros tantos cuadernos de poesía, obras dramáticas y narrativas como Cancionero del arroyo (1920), Dolorosa errante (1921), Rosas negras (1921), Yo y mis versos (1921), La venganza de la gitana (1921), Sombras (1922), Por el amor de Dios (1922), Sor Misericordia (1923, obra teatral escrita junto a Mario Arnold), El aluvión (1924), Maruja la de Cristo (1924), Mis memorias (1924), El rey de los milagros (1924), La reina del bosque (1925), Baladas (1926), Los lauros (1926), La cortesana del Regina (1927), Los dos alfareros (1927), El rufián (1928)...
En este momento se observa la paulatina desaparición de la cerámica a mano peinada y la aparición de talleres alfareros en los castros, como el taller de Las Cogotas.
El valle de Quillota ha tenido una considerable densidad de población desde por lo menos 2000 años, cuando los grupos Agro alfareros de las Culturas Bato y Llolleo se asentaron en la ribera sur del curso inferior del Río Aconcagua.
La necesidad de aumentar las posibilidades de venta de las piezas realizadas obligaba a los alfareros a acudir a las ferias o mercados del entorno, actividad que aún hoy se mantiene.
El trabajo de la madera tiene tradicionalmente en la zona buenos artesamos. Hay buenos alfareros. Actualmente hay un taller de alfarería en Arcos de la Polvorosa y uno de cerámica en Benavente.
Las herramientas de los alfareros son sus manos, llenas de magia, que convierten el barro en hermosos cántaros, barriles, platos, botijos… Los alfareros de Arroyo de la Luz ya eran conocidos en los mercados españoles del siglo XVI por su cerámica sin pintar y por los alfares que producían objetos de uso doméstico: cántaros, búcaros, botijos, pucheros, hornillos… que han prevalecido hasta la actualidad.
Actualmente, aunque se ha reducido el número de alfareros, se ha producido una profunda transformación en la concepción del oficio, el cual ha ganado en calidad y arte.
El uso del barro procede de la primitiva cerámica llevada a cabo por los antiguos guanches, quienes desconocían el uso del torno. Los alfareros de la isla trabajan la arcilla con las manos, lo que imprime una gran autenticidad a sus obras.