alfarero


También se encuentra en: Sinónimos.

alfarero, a

s. Persona que fabrica vasijas de barro.

alfarero

 
m. El que tiene por oficio hacer vasijas de barro.

alfarero, -ra

(alfaˈɾeɾo, -ɾa)
sustantivo masculino-femenino
persona que fabrica objetos de barro el barrio de los alfareros
Sinónimos

alfarero

sustantivo masculino
Traducciones

alfarero

potter, ceramist

alfarero

vasaio

alfarero

Potter

alfarero

Поттер

alfarero

Potter

alfarero

Potter

alfarero

Potter

alfarero

פוטר

alfarero

Potter

alfarero

/a SM/Fpotter
Ejemplos ?
8 Pídeme, y te daré por heredad las gentes, Y por posesión tuya los términos de la tierra. 9 Quebrantarlos has con vara de hierro: Como vaso de alfarero los desmenuzarás.
Las piedras del santuario están esparcidas por las encrucijadas de todas las calles. 2 Los hijos de Sión, preciados y estimados más que el oro puro, ¡Cómo son tenidos por vasos de barro, obra de manos de alfarero!
41 Y lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero, y en parte de hierro, el reino será dividido; mas habrá en él algo de fortaleza de hierro, según que viste el hierro mezclado con el tiesto de barro.
iene su aprendizaje cada oficio, y le debe tener según mi juicio: en la forma que el fraile de novicio, cuando novio el casado, son muchos los deberes de su estado. ¿ No tiene aprendizaje el alfarero?
9 Entonces se cumplió lo que fué dicho por el profeta Jeremías, que dijo: Y tomaron las treinta piezas de plata, precio del apreciado, que fué apreciado por los hijos de Israel; 10 Y las dieron para el campo del alfarero, como me ordenó el Señor.
26 Y al que hubiere vencido, y hubiere guardado mis obras hasta el fin, yo le daré potestad sobre las gentes; 27 Y las regirá con vara de hierro, y serán quebrantados como vaso de alfarero, como también yo he recibido de mi Padre: 28 Y le daré la estrella de la mañana.
En cuanto a su naturaleza, nació de la misma masa, que originalmente estaba toda inficcionada y corrompida; pero Dios, «como insigne alfarero (esta semejanza trae muy a propósito, el Apóstol), hizo de una misma masa un vaso destinado para objetos de estimación y aprecio, y otro para cosas viles».
¿No somos entonces más que peones de ajedrez puestos en juego por una fuerza invisible, más que vasi­jas que el alfarero modela a su gusto para honor o des­crédito?
¿No están forjados con hierro y fuego? ¿No hizo uno el escultor, y otro el fundidor de bronce, y otro el platero, y el alfarero otro?
A esta misma tribulación la llama fuego como en otro lugar dice: «los vasos del alfarero los prueba el horno, y a los, hombres justos la tentación de la tribulación», y «cuáles sean las acciones que cada uno hubiere hecho, el fuego lo averiguará».
Entendiose con él San Martín, y el alfarero se comprometió a fabricar una olla con doble fondo, tan diestramente preparada que el ojo más experto no pudiera descubrir la trampa.
Los sumos sacerdotes recogieron las monedas y dijeron: No es lícito echarlas en el tesoro de las ofrendas, porque son precio de sangre. 27.7. Y después de deliberar, compraron con ellas el Campo del Alfarero como lugar de sepultura para los forasteros. 27.8.