alejandrino

alejandrino, a

1. adj. De Alejandría, ciudad de Egipto.
2. s. Persona natural de esta ciudad.
3. adj. HISTORIA De Alejandro Magno, rey de Macedonia.
4. adj./ s. m. POESÍA Se aplica al verso que tiene catorce sílabas divididas en dos hemistiquios.

alejandrino, -na

 
adj.-s. De Alejandría.
filos. y lit. escuela alejandrina Escuela neoplatónica, constituida a principios del s. III y cuyos principales representantes fueron Amonio Sacas, Plotino, Porfirio y Jámblico.
m. lit. Verso castellano de arte mayor, formado por dos hemistiquios de siete sílabas.
rel. Escuela catequística del s. II. Sus figuras principales son Orígenes y san Clemente.
Traducciones

alejandrino

alessandrino

alejandrino

Александрийский

alejandrino

Alexandrijnse

alejandrino

亚历山大

alejandrino

亞歷山大

alejandrino

Alexandrijská

alejandrino

SMalexandrine
Ejemplos ?
La Nueva Educación, que intentaba romper los esquemas de la escuela tradicional, ya sea atendiendo a la individualidad del niño o a la socialización del mismo, con un rompimiento de horarios, aulas, asignaturas, métodos, arrasó con los puntales de la escuela Alejandrino-Medieval y homuncular del pasado.
Mas, nada tan inexacto como calificar a Heine de griego; no pasa de un greco-alejandrino que viajó por Asia, leyó a Luciano i hojeó la Antología de Meleagro.
El espíritu de Ariel presida, con su invisible, pero cierta presencia, vuestra lírica guerra; sed altos, sed nobles, sed puros; haceos diamantinos, por la claridad y la firmeza, y acordaos que las almas excelentes, como las piedras preciosas, deben multiplicar en infinitas irradiaciones, la luz que reciben. Grabad en vuestros blasones, como divisa, el alejandrino de Rubén: :Adelante, en el vasto azur; siempre adelante.
Todo lo que hace el filósofo para mostrarnos que somos ruines y que pudiéramos ser más dignos del Criador, es delinear el hombre imaginario. Tal es don Quijote: en poco está que este loco sublime no derrame lágrimas al sentarse a la mesa, cual otro Isidoro Alejandrino.
Como atestigua Clemente Alejandrino, «es por sí misma perfecta la doctrina del Salvador y de ninguno necesita, siendo virtud y sabiduría de Dios.
Todos conocen las disputas de Clemente Alejandrino, que el mismo Jerónimo, para honrarlas, recuerda así: «¿Qué hay en ellas de indocto?
Mas, nada tan inexacto como calificar a Heine de griego; no pasa de un greco-alejandrino que viajó por Asia, leyó a Luciano y hojeó la Antología de Meleagro.
El domingo 11 de julio de 1813, reunidos en la casa del gobernador teniente coronel Antonio de Rivero la junta eligió al primer ayuntamiento de Tacna y fueron: Manuel Calderon de la Barca (Alcalde primero), Nicolás Buteler (Alcalde segundo), Manuel Vicente Belaunde, Pedro Alejandrino Barrios, Cipriano de Castro, Alejo Bustios, Mariano Coronel Zegarra, Bonifacio Quelopana, Sebastián Romero (Regidores), Toribio Ara (Cacique y gobernador de naturales), José Barrios y Hurtado (Síndico Primero), Juan Flores (Síndico Segundo).
Los principales representantes fueron Clemente de Alejandría (filósofo cristiano griego) y Orígenes (Padre de la Iglesia, alejandrino).
Sin embargo, supo transmitir a sus discípulos la inquietud por explicar el hecho anterior y asociado a él, por qué las bombas aspirantes-impelentes (órgano hidráulico inventado por el alejandrino Ctesibio, contemporáneo de Arquímedes) no podían hacer subir el agua de los pozos a una altura superior a los 10 m.
Los libros incluidos en la versión de los LXX son: Génesis, Éxodo, Levítico, Números, Deuteronomio, Josué, Jueces, Rut, los dos libros de Samuel (I Samuel y II Samuel), los dos libros de los Reyes (I Reyes y II Reyes), los dos libros de las Crónicas (I Crónicas y II Crónicas), Esdras, Nehemías, Ester, Job, los Salmos, los Proverbios, el Eclesiastés, el Cantar de los Cantares, Isaías, Jeremías, las Lamentaciones, Baruc, Ezequiel, Daniel, Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahúm, Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías y Malaquías. Los judíos tenían dos cánones para sus libros santos: el breve o palestinense y el largo o alejandrino.
Jesús debió usar el canon corto o palestinense, pero los apóstoles, al llevar el Evangelio a todo el Imperio romano, usaron el canon alejandrino.