alegro


También se encuentra en: Sinónimos.

alegro

(Del ital. allegro.)
1. adv. MÚSICA Allegro, con ritmo moderadamente vivo.
2. s. m. MÚSICA Composición o parte de ella que se ha de ejecutar con un movimiento moderadamente vivo.
Sinónimos

alegro

sustantivo masculino
(art.) composición.
Traducciones

alegro

allégro

alegro

allegro

alegro

froh

alegro

lieto

alegro

blij

alegro

rád

alegro

glad

alegro

iloinen

alegro

שמח

alegro

うれしい

alegro

glad

alegro

ดีใจ

alegro

SMallegro
Ejemplos ?
Le agradezco, estimado amigo rector, esta invitación. Me alegro de haber hablado con ustedes, y con la franqueza con que es mi obligación hacerlo.
¿Que es usted amado? Me alegro por usted, y que sea por muchos años. ¿Que se casa y apechuga con ese gran divisor que se llama suegra?
Al contrario, si alguna cosa no quiero, me alegro de no poderla hacer; pues ¿Qué queja ni qué incomodidad hay en haber desfallecido aquello que debía acabarse?
Viva satisfacción brilló en los ojos del Conde, y avanzando hacia el prisionero, le dijo: — jAh, señor Antesana! Me alegro de verlo.
Ion: He conseguido el primer premio, Sócrates. Sócrates: Me alegro y animo, porque es preciso tratar de salir vencedor también en las fiestas Panateneas.
Joseíto se incorporó bruscamente, y cuando aquél penetró en la habitación: -No puées tú figurarte lo que me alegro de verte -le dijo-, poique es que yo ya no pueo seguir asina ni una horita más; yo necesito ver a mi Rosalía o que mi Rosalía se venga, y, sobre to, que con eso de mi Rosalía to lo veo yo una miajita turbio, y sa menester que tú me platiques la verdá y que me digas si es que mi jembra está más peor, poique pa mí que tiée que estarlo, cuando ella no se ha arrancao ya por carceleras y se ha vinío a mi querencia.
El recordar hace que me debilite. - ¿Traficante? ¡Es monstruoso! - Me alegro que usted sí lo comprenda. -sonrió amargamente. - ¿Y la policía que ha hecho?
El cráneo, desnudo y horrible, recordaba el de esos gigantescos moros que se incorporan chorreando sangre bajo el caballo del Apóstol. Yo le dije con una sonrisa: —Fray Ambrosio, estoy por decir que me alegro de que no triunfe la Causa.
—Dice el coronel— fueron las palabras del emisario al apro- ximársele su compañero,- que no fusiles á estos cholos y que los lleves al depósito de prisioneros. —Me alegro— contestó Lujan,— porque el capitancito me ha sido simpático, como que me ha hecho nada menos que su heredero.
-En paz a la presente. -Vaya, pues me alegro mucho. -Parece que las buenas gentes de este pueblo se oponen al desentierro, en gracias siquiera de la Universidad que les di, aunque luego se la quitaron, y me temo que han de dar un disgusto a Ruiz Zorrilla si este patriota insiste en no dejarme en paz, ni más ni menos que si yo hubiera militado bajo las banderas de Narváez.
¡Por fortuna ya me ha explicado su señor primo todo lo que importaba saber respecto del carácter de nuestro amabilísimo huésped! Me alegro, pues, de verle de tan buen humor; y ¡así esta pícara fatiga me permitiese a mí bromear también!
-Pos, hombre, me alegro de saberlo, porque si eso es asín, lo otro pudiera pasar tamién de matute, porque la verdá es que es un dolor que su compadre de usté a la chita callando...